Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Leche evaporada ideal
Volver

La leche evaporada: calorías y propiedades de la alternativa más ligera a la nata de cocina

04/12/2018

Conocer exactamente lo que comemos es fundamental para cuidar de nuestra salud y la de nuestra familia, aunque no siempre parece tarea fácil. Vivimos hoy rodeados de una gran cantidad de información sobre ingredientes y productos que a menudo nos lanzan mensajes contradictorios.

A diario surgen interrogantes incluso con los productos de toda la vida, muchos rodeados de falsos mitos extendidos por el desconocimiento. Así ocurre por ejemplo con la leche evaporada: calorías, nutrientes, beneficios... Son algunos aspectos que siempre producen mucha confusión al consumidor. ¿Cuántas calorías tiene la leche evaporada? ¿Qué propiedades tiene la leche evaporada? ¿Es saludable? ¿En qué se diferencia de la nata?

Para despejar todas tus dudas sobre la leche evaporada IDEAL, calorías y propiedades incluidas, hoy analizamos este tradicional producto que durante tantos años ha acompañado nuestra cocina, y que seguro recuerdas ya en la despensa de tus abuelos.

Composición nutricional y calorías de la leche evaporada

El propio nombre de la leche evaporada ya nos da pistas sobre sus ingredientes y elaboración: es leche a la que se ha quitado una parte del agua por evaporación. Por tanto, se trata de una leche concentrada que mantiene toda la riqueza de la leche natural original, tanto su sabor como sus nutrientes, y las calorías de la leche evaporada son también equitativas.

La leche es un alimento básico del ser humano durante todas las etapas su vida, fuente de nutrientes esenciales para un correcto desarrollo. Nos aporta grandes cantidades de calcio y otros minerales y vitaminas esenciales, además de ser fuente de proteínas de alta calidad. Al retirar parte del agua que contiene, se obtiene la leche evaporada que conserva todas las propiedades naturales y además proporciona por tanto una mayor concentración de sus nutrientes.

Para visualizarlo mejor, es un proceso parecido a cuando reduces el caldo de un guiso para espesarlo. El agua se evapora, convirtiéndose en una salsa más ligada y espesa, con los sabores más concentrados. Por eso la leche evaporada presenta una textura más densa y espesa, ligeramente cremosa, y con un color algo más amarillento.

¿Cuántas calorías tiene la leche evaporada? Las calorías de la Leche Ideal son las mismas que encontramos en la leche, salvo que en forma concentrada. Concretamente, la Leche Evaporada Ideal aporta tan solo 116 calorías por cada 100 g de producto (mientras que la nata líquida para cocinar aporta 125 calorías). Hay que recordar que, precisamente por ser concentrada, normalmente la usamos diluida al combinarla con otros ingredientes en las recetas, ya sea en salsas y cremas saladas o en masas y otras elaboraciones dulces.

Nutrientes y calorías: Leche Ideal, comparativa con otros lácteos

Con la variedad de productos lácteos que encontramos hoy en día en el supermercado es habitual que surjan dudas a la hora de elegir los que más convienen en nuestra cocina. En cuanto a la leche evaporada, calorías y otros nutrientes como la grasa, lo más fácil es hacer una simple comparativa con otros productos similares. Si tanto la leche evaporada como la nata se utilizan para cocinar salsas y cremas, ¿en qué se diferencian?

La Leche Evaporada Ideal se elabora a partir de la totalidad de la leche fresca, mientras que la nata para cocinar procede sólo de una parte de la leche, la grasa. Ideal tiene solo un 6% de grasa frente al aproximadamente 14% de la nata para cocinar. Además, al obtenerse directamente de la leche, Ideal mantiene toda la riqueza original de la leche, como el calcio, vitaminas, minerales y proteínas. Por tanto, la leche evaporada ideal tiene menos grasas y menos calorías, pero conserva todas las ventajas nutricionales.

Para evitar más confusiones es importante tener muy claras las diferencias de los demás productos lácteos usados en la cocina:

  • Nata. Existen de varios tipos, ligera o "para cocinar" y "para montar", que se diferencian por el porcentaje de grasa. En los dos casos la nata es un lácteo, pero para obtenerla se separa de una parte de la leche: es la grasa de la leche. En consecuencia, todas las variedades de natas son productos con un elevado contenido de grasa, por eso la mantequilla se obtiene directamente de batir la nata para montar.
  • Leche condensada. En apariencia se asemeja mucho a la leche evaporada, pues también es un lácteo concentrado. Sin embargo, la leche condensada presenta un contenido calórico mayor porque se le añade azúcar, y por eso es un ingrediente perfecto para la repostería casera.
  • Leche en polvo. Se trata de leche desnatada a la que se ha extraído toda el agua para obtener un producto completamente seco. Para consumirla hay que reconstituir pequeñas cantidades en agua o en otros líquidos. Una vez reconstituida, es como la leche desnatada líquida, y por tanto presenta las mismas características nutricionales.

Falsos mitos y creencias de la leche evaporada

Aunque la leche evaporada lleva muchos años en nuestras despensas, todavía circulan algunos falsos mitos y creencias equivocadas sobre ella. Esto se debe en parte a la creciente preocupación de la sociedad por saber el origen de los productos que compra y por llevar una alimentación saludable.

La leche evaporada sigue siendo un producto natural ya que se obtiene directamente de la leche fresca, sin añadir más ingredientes, así se mantiene su calidad original. La extracción de parte del agua tiene la ventaja de que alarga la conservación, comparada con la leche fresca. Pero si lo comparamos con la leche UHT la vida del producto son 12 meses, la misma que la leche evaporada.

Así se consigue una textura cremosa y suave que la hace tan especial para cocinar y enriquecer todo tipo de recetas, también dulces.

El color pálido ligeramente amarillento se debe simplemente a que es un producto concentrado, por eso también tiene una textura tan cremosa y suave. Las pocas calorías de la leche evaporada demuestran que es mucho más ligera que la nata para cocinar, con menos grasa, por eso es la alternativa perfecta para preparar salsas, cremas, guisos melosos o reducciones ligeras y con el máximo sabor.

Y además mantiene todos los nutrientes y propiedades de la leche fresca, ya que lo único que se quita en su elaboración es parte del agua natural. Por todo ello, ya no tienes que preocuparte por las calorías de la Leche Evaporada Ideal: es la solución culinaria perfecta para preparar salsas y cremas ligeras, con poca grasa y tan ricas como siempre.

Imágenes | Unsplash - Pixabay