Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Saladitos

Saladitos

Cuando nos apetece algo rico para picar, los saladitos son una opción de lo más popular, que gusta a todo el mundo. Ante una fuente de estos pequeños bocados dorados, ¿quién puede resistirse a probar? Pues si te animas a prepararlos tú mismo, ¡te aseguramos que todavía te sabrán mucho mejor recién salidos del horno!

¿Estás cansado de cenas sosas y aburridas? ¿Vienen amigos a comer y no te apetece complicarte demasiado en la cocina? Estos deliciosos canapés con rellenos salados son una oportunidad de oro para lucirte y presumir de tus habilidades culinarias, agasajando a tus invitados con un aperitivo de lujo, con una presentación impecable. Por esta razón, los saladitos son un clásico que nunca falta en nuestra mesa en ocasiones especiales, como los festejos navideños pero, ¿por qué limitarte a disfrutarlos solo en fechas señaladas, cuando puedes prepararlos en casa siempre que te apetezca?

Además, lo mejor de los saladitos es que son muy sencillos y rápidos de hacer. Apenas necesitarás un cuarto de hora para preparar cualquiera de las recetas que encontrarás a continuación. Los pasos a seguir para su elaboración son básicamente los mismos: como base, usaremos una plancha de hojaldre refrigerado, cortada en cuadrados pequeños, que nos servirá como envoltura para el relleno. A partir de ahí, ¡los saladitos son un plato repleto de posibilidades!

Más adelante podrás encontrar algunas sugerencias deliciosas con las que siempre acertarás, como los saladitos de jamón y queso, de atún, de chistorra o de salchichas. Si quieres arriesgar un poco más con una propuesta más original y sofisticada, también contamos con bocados exquisitos, dignos de cualquier restaurante de alta cocina, como los saladitos de pera con nueces y queso Roquefort. Con estas recetas, encontrarás una fabulosa fuente de inspiración para descubrir la versatilidad de estos bocados hojaldrados pero, si te apetece variar, ¡no tengas miedo a innovar y experimenta con nuevos sabores y texturas para darles tu toque personal!

Para terminar, solo tienes que pintar los saladitos con huevo batido y meterlos al horno entre 15 y 20 minutos para que el hojaldre suba y adquiera su característico color dorado y brillante, que tan apetecible resulta a la vista.

Como ves, si estás dispuesto a convertirte en el anfitrión perfecto o simplemente, te apetece sorprender a tu familia con un plato diferente y delicioso, con esta magnífica selección de recetas de saladitos en Nestlé Cocina te lo ponemos fácil que tu cocina brille como nunca. ¡Descubre nuestras deliciosas propuestas y elige tu favorita!

7 RECETAS