Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Empanadillas de bacalao al horno con pimiento, huevo duro y tomate

Empanadillas de bacalao al horno con pimiento, huevo duro y tomate
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

8

votos
Fácil 4
personas
15 min.
de preparación
12 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si buscas algo rico para comer, ¿qué te parece disfrutar de una receta que lleva conquistando paladares desde la Edad Media? Las empanadillas de bacalao como estas eran una preparación típica en épocas como la Cuaresma, en la que los cristianos tenían vetado el consumo de carne. Este bocado también era muy habitual entre los peregrinos que recorrían el Camino de Santiago o los trabajadores del campo, ya que, al envolver el relleno con masa, resultaba muy fácil de transportar y se conservaba durante más tiempo.

Las empanadillas de bacalao pueden presumir de una historia centenaria, ya que figuran entre las primeras variantes de empanadillas que conocemos, junto a otros clásicos, como las empanadillas de atún o de carne. En España, los rellenos de pescado son muy típicos de las regiones de la zona norte, desde Galicia al País Vasco, con una larga tradición pesquera.

Con esta receta, te enseñamos cómo preparar unas riquísimas empanadillas de bacalao con obleas Buitoni, una opción ideal si te gustan este tipo de platos pero no quieres complicarte demasiado en la cocina. Además de asegurarte un resultado de primera categoría, este tipo de masas también te permitirán preparar todo tipo de empanadas y empanadillas, en un tiempo récord. ¡Compruébalo tu mismo con esta deliciosa propuesta!

Como ves, preparar estas empanadillas de bacalao no puede ser más fácil. Solo necesitas un cuarto de hora para meterlas al horno, diez minutos de cocción ¡y listas para llevarlas a la mesa!

¿Quieres aprender algunos trucos y consejos útiles para lograr unas empanadillas perfectas? La primera clave, por supuesto, está en utilizar ingredientes de calidad para su relleno. En el caso de estas empanadillas de bacalao, te proponemos usar bacalao desalado, un formato muy práctico y habitual cuando se trata de cocinar con este pescado.

El bacalao más consumido en Europa pertenece pertenece a la variedad Gadus Morhua, que mora en las aguas frías del Atlántico Norte, desde Groenlandia hasta el Mar de Noruega, el Mar del Norte y el Mar de Barents, lindando con el Círculo Polar Ártico. El bacalao fresco era un pescado bastante caro hasta hace unos años, por lo que lo habitual era consumirlo desalado, tanto refrigerado como congelado. Para obtener el bacalao desalado, se utiliza bacalao salado en el punto de origen, al estilo tradicional, y desalado posteriormente por el fabricante para obtener un producto listo para el consumo.

Si prefieres preparar estas empanadillas de bacalao con bacalao en salazón tradicional, también puedes desalarlo tú mismo en casa dejándolo en remojo en agua fría hasta que alcance el punto de sal perfecto. ¿Cuánto tiempo necesitas para conseguirlo? Esta es una duda habitual para los cocineros principiantes, que depende del tipo de pieza que utilicemos. Los lomos de bacalao, por ejemplo, pueden requerir de hasta dos días de remojo. Sin embargo, en el caso de las migas, una opción fantástica para estas empanadillas de bacalao, apenas se necesita media hora para que eliminen el exceso de sal y estén listas para cocinar.

Actualmente, también puedes encontrar este pescado en otros formatos comerciales como el bacalao al punto de sal, que tampoco requiere de un proceso de desalación previa. Además, hoy en día el precio del bacalao fresco resulta mucho más asequible, por lo que también puede ser una buena opción a considerar para recetas como estas empanadillas de bacalao.

Una vez elegido el ingrediente principal, solo tienes que desmigarlo y mezclarlo con los huevos duros, los pimientos de piquillo y el tomate frito, que hará que el relleno de tus empanadillas de bacalao quede mucho más jugoso. Después, distribuiremos la mezcla sobre cada una de las obleas, las doblamos sobre sí mismas y presionamos los extremos con los dientes de un tenedor para sellarlas.

Un buen truco para que estas empanadillas de bacalao luzcan todavía más apetecibles al salir del horno es pintarlas con huevo batido, lo que las brindará un acabado más brillante, ¡absolutamente irresistible!