Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Pastel de cabracho

Pastel de cabracho
Receta de Solís
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

42

votos
Fácil 4-6
personas
20 min.
de preparación
75 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Estrella entre los aperitivos navideños, el pastel de cabracho es un bocado sublime que suele reservarse para ocasiones especiales pero, ¿por qué renunciar al placer de disfrutarlo siempre que te apetezca? Con esta receta, te demostraremos que este exquisito pastel de pescado es muy fácil de hacer en casa así que, ¡atrévete a prepararlo y sorprende a tu familia con un aperitivo de lujo! No te puedes perder la receta de pudin de cabracho y todos los pasos y trucos. Con Nestlé Cocina ningún invitado, familiar o comensal se podrá resistir a este paté o pastel de cabracho.

¿Quién fue el creador de esta receta genial? Muchos historiadores consideran que el pudin de cabracho es una variación del pudin de merluza incluido dentro del recetario “La Cocina Completa”, publicado en 1933 y obra de María Mestayer, marquesa de Parabere, considerada una de las grandes referentes de la cocina de la posguerra española. Sin embargo, para otros muchos la receta del pudin de cabracho tal y como la conocemos hoy en día es una creación del chef donostiarra Juan Mari Arzak, uno de los grandes impulsores de la conocida como Nueva Cocina Vasca.

Si te interesa conocer la historia del plato de paté o pastel de cabracho, más abajo te contamos cómo nació la idea y cuáles fueron las principales aportaciones de Arzak a esta receta, que nos ofrece una forma deliciosa de disfrutar de este sabroso pescado de roca. Y ahora, ¿te animas a ponerte el delantal y empezar con tu pudin de cabracho?



El pastel o pudin de cabracho es una de las preparaciones más típicas que utiliza este pescado de roca, que tradicionalmente solía reservarse para hacer caldos o calderetas por su cantidad de espinas. El cabracho o pez escorpión es un pescado blanco, conocido como “tiñosu” en Asturias, “kabraroka o itxaskabra en el País Vasco y “escaparote en Galicia. Desde el punto de vista culinario, el cabracho destaca por su carne firme y prieta, con un intenso sabor a marisco, con un color que puede ir desde el rojo intenso al rosa pálido, dependiendo de las características del fondo marino en el que se alimenta.

El principal inconveniente del cabracho a la hora de prepararlo es que es un pescado con muchas espinas que, además, son venenosas, por lo que tendremos que armarnos de paciencia para retirarlas todas con cuidado para evitar sorpresas desagradables en la mesa. Una vez libre de espinas y bien desmenuzado, el cabracho está listo para cocinarse. Y te quedará una receta de pastel de cabracho única.

Ciertamente, el pastel de cabracho es muy similar a otras recetas de pasteles de pescado tradicionales, como el pastel o pudin de merluza, pero no fue hasta los años 70 cuando el cocinero Juan Mari Arzak creó la receta moderna. Según cuenta él mismo, la pastela de merluza era uno de sus pinchos favoritos dentro de la extensa gama de aperitivos que ofrece la capital donostiarra, así que decidió inspirarse en este plato para adaptarlo a un pescado típico de esta región, como el cabracho.

Como ocurre tantas veces en la cocina, parece que el primer intento no salió bien y el pastel de cabracho se desmoronó totalmente al sacarlo del molde. Para no desperdiciar el plato, Arzak decidió añadirle más huevos y cuajarlo al baño María y al probarlo, ¡descubrió que el resultado era mucho más que satisfactorio! Esta receta tuvo tanto éxito que el cocinero decidió incluirla dentro de los aperitivos de los menús degustación de su restaurante familiar y décadas más tarde, el pudin de cabracho se ha convertido en un bocado gourmet conocido en todo el mundo.

Para crear su pudin de cabracho, el cocinero vasco decidió añadir un toque de nata, un ingrediente habitual en la cocina francesa. En esta receta, en su lugar utilizaremos leche evaporada, con la que conseguiremos un resultado igual de esponjoso pero reduciremos el contenido graso. También fue idea de Arzak incorporar un poco de salsa de tomate al paté o pastel de cabracho, que combina a la perfección con el sabor intenso del marisco y además, aporta un plato un color de lo más apetecible típico de las recetas con tomate. ¡A por tu pudin de cabracho ya!

Sabías que...

El cabracho es un pescado muy apreciado en el mundo culinario, pero ¿sabías que también está considerado uno de los peces más feos del mundo? Este pescado de roca, también conocido comúnmente como pez escorpión o diablo de mar, tiene el cuerpo recubierto de espinas venenosas, que le sirven como sistema defensivo.

Retirar estas espinas es uno de los pasos previos comunes a cualquier receta elaborada con este pescado, como el pastel de cabracho. Si bien es cierto que este proceso requiere un poco de paciencia, ¡te aseguramos que el esfuerzo merece la pena con creces! Una vez limpia, la carne blanca y prieta del cabracho lo convierten en un bocado realmente exquisito, con un marcado sabor a marisco que lo hace inconfundible, que se ve realzado por la salsa de tomate.

¿Eres de los que normalmente tienen poco tiempo para cocinar? ¡No hay problema! Teniendo en reserva una lata de tomate frito natural, como el tomate Solís, podrás ahorrar tiempo en la elaboración de tus platos, con un resultado final excelente. La salsa de tomate frito se prepara a base de tomates triturados y tamizados, para eliminar las semillas y las pieles. Después, se fríen en aceite con cebolla, ajo o hierbas aromáticas, hasta que adquiere su textura característica.

Así, podrás tener listo un magnífico pastel de cabracho en un tiempo récord, para que lo disfrutes en casa siempre que te apetezca, pero también puedes animarte con otras muchas recetas deliciosas con tomate frito: bacalao con tomate frito, merluza a la vizcaína, albóndigas con tomate, pasteles de patata con carne o pescado, hojaldres rellenos, empanadas y empanadillas... ¡Lo más difícil será decidir cuál quieres probar primero!

En nuestro blog puedes descubrir otros muchos más secretos y curiosidades del tomate Solís, que seguro te resultarán muy útiles tanto para pastel de cabracho como para cualquier otra receta. Sin duda, ¡un básico de la cocina económica que siempre debería estar en tu despensa!