Pollo a la cerveza

Pollo a la cerveza
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

4

votos
Fácil 4-6
personas
10 min.
de preparación
60 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Asado, a la cazuela, a la plancha, al microondas... Existen muchas formas de preparar el pollo, pero para disfrutar de los guisos tradicionales una rica opción es este pollo a la cerveza. Este plato no solo te sorprenderá por su increíble sabor, también es realmente fácil de preparar así que, si estás buscando buenas ideas para iniciarte en el fascinante mundo de la cocina, ¡prueba con esta receta y seguro que repites!

El pollo a la cerveza es un plato tradicional típico de países como Alemania, maestros por excelencia en la elaboración de esta bebida de cebada malteada. En la gastronomía española es habitual acompañar la carne con salsas a base de vino tinto o bebidas alcohólicas como el cognac, pero la cerveza también es un ingrediente fantástico para aderezar estos platos.

Además, con esta receta vamos a enseñarte a preparar un pollo a la cerveza en un tiempo récord usando una bolsa de horno para que, por muy poco tiempo libre del que dispongas para cocinar, siempre puedas darte el gusto de disfrutar del sabor inimitable de una buena comida casera.

Si es la primera vez que cocinas usando bolsas para asar, más abajo encontrarás algunos consejos para sacar el máximo partido a este práctico elemento. ¡Anímate a ponerlos en práctica preparando este delicioso pollo a la cerveza!

El arte culinario es un universo fascinante pero, una vez nuestro plato está listo, todavía queda por delante una de las partes más engorrosas y aburridas del proceso: la limpieza. Después de cocinar, es habitual que nuestro fregadero se llene hasta arriba con sartenes, cazuelas, fuentes y demás utensilios. Y si además has usado el horno, ¡la tarea se complica! Sin embargo, con este pollo a la cerveza te demostramos que es posible cocinar platos al horno riquísimos sin manchar nada, para que incluso los más perezosos se animen a descubrir el mundo de la cocina casera.

El pollo a la cerveza es una receta perfecta para aprovechar las posibilidades que nos ofrecen las bolsas para asar o bolsas de horno, una invención fabulosa para cocinar carnes, pescados o verduras en su propio jugo. Usando una bolsa para horno, conseguiremos el mismo efecto que con el papillote. Esta técnica de cocina utiliza papel de aluminio u otro envoltorio resistente al calor para envolver los alimentos a cocinar aprovechando los vapores que desprenden durante la cocción.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de utilizar estas bolsas de horno? Un primer consejo a considerar es que este recipiente está indicado para cocinar alimentos en porciones o piezas pequeñas, como alitas o muslos de pollo o carne o pescado troceado. Sin embargo, su tamaño no es suficiente para cocinar un pollo entero, por ejemplo.

Otra de las ventajas de las bolsas de asar es que normalmente incluyen especias o hierbas aromáticas para condimentar nuestros platos y lograr asados más sabrosos. Las hierbas provenzales son un aderezo magnífico para este pollo a la cerveza, pero también combinan muy bien con carnes blancas, como el cerdo o pescados asados. Esta mezcla de hierbas aromáticas está compuesta por especies típicas del mediterráneo, como el orégano, el tomillo, el romero, el hinojo, el estragón, el laurel o la albahaca.

Después de introducir en la bolsa todos los ingredientes necesarios para preparar este pollo a la cerveza, es importante realizar unos pequeños agujeros en la parte superior. Este proceso solo te llevará unos segundos pero es realmente importante. Las incisiones permitirán liberar parte del vapor generado durante la cocción, mientras que el resto se condensará dentro de la bolsa y se mezclará con los jugos de la carne.

Antes de pasar al horno, es importante recordar que estas bolsas de asar siempre deben colocarse sobre la bandeja fría y no deben estar en contacto con las paredes del horno ni con las resistencias eléctricas. Como ves, ¡preparar este pollo a la cerveza es tan fácil que tendrás que probarlo para creerlo!