Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Receta con pollo y patatas utilizando bolsas para asar - header
Volver

5 maneras de usar bolsas de asar y cocinar a la perfección

20/12/2018

Una de las cosas que más valoramos a la hora de cocinar en casa es preparar platos que requieran limpiar y recoger lo mínimo posible. Por eso son tan interesantes las bolsas de asar, también conocidas como bolsas para horno. Estas bolsas nos permiten cocinar asados sabrosos y crujientes ¡y no tener que limpiar el horno después!

Las bolsas para asar son un magnífico invento. Son ideales para cocinar carnes, como un pollo en bolsa de asar, pero también pescados y verduras. Estas bolsas actúan como un papillote, pero proporcionando un delicioso tostado y manteniendo toda la jugosidad de los alimentos, así como las vitaminas y minerales que se normalmente se pierden en el jugo de la cocción.

TODO LO NECESARIO. Lo mejor de las bolsas de horno es que ya vienen con los condimentos necesarios para hacer un asado especiado o con aroma a hierbas. Lo llevan todo para facilitarnos la vida diaria: meter el alimento en la bolsa, condimentar, cerrar y… ¡asar! Sin ensuciar cazuelas, horno ni cocina.

Usar las bolsas de asar es de lo más sencillo, pero para que los alimentos que cocinemos queden perfectos hay que seguir unos pasos imprescindibles.

ENTERO O EN PORCIONES.En primer lugar, hay que aclarar que las bolsas para horno tienen capacidad para cocinar un pollo entero, pero que cuanto más grande sea la pieza más tiempo requerirá de cocción. Son igualmente útiles para cocinar alimentos más pequeños o en porciones, como por ejemplo alitas de pollo, jamoncitos o cualquier otro alimento troceado (pescados, verduritas…).

LOS CONDIMENTOS. Una vez ya tenemos el alimento en el interior de la bolsa, entero o en porciones, debemos añadir los condimentos que contiene el paquete y agitar un poco para que las hierbas y especias impregnen bien el alimento en cuestión. ¡Sin ensuciar nada!

CERRAR. En tercer lugar, cuando los alimentos ya están condimentados, cerraremos con un precinto a modo de brida que también viene incluido en el paquete. Al quedar cerrada de forma estanca, los jugos que sueltan los alimentos quedan concentrados en el interior de la bolsa y podemos utilizarlos después para hacer una salsa con todo el aroma y sabor de lo que hemos cocinado.

AGUJEREAR. Antes de meter la bolsa en el horno y asar los alimentos es aconsejable practicar unas pequeñas incisiones en la parte superior de la bolsa para dejar escapar el vapor.

COCINAR. Las bolsas de horno resisten hasta 200ºC y se pueden utilizar tanto en cocinas de gas como eléctricas, siempre que no se sobrepase esta temperatura. No hay que olvidar algo muy importante: la bolsa no debe tocar nunca resistencias eléctricas ni las paredes internas del horno y la bandeja del horno debe estar fría.

POLLO EN BOLSA DE ASAR

Uno de los platos más socorridos y que gusta a toda la familia es el pollo al horno y, si está bien sazonado y condimentado, todavía más. Con las bolsas de horno que encontramos en los paquetes de la gama Jugoso al Horno podemos preparar muslitos, alitas, pechugas o el pollo entero de diferentes maneras, al gusto de cada miembro de la familia.

Por ejemplo, con Jugoso al Horno Hierbas Provenzales podemos disfrutar de una auténtica receta de pollo al horno al aroma de hierbas provenzales de la manera más sencilla, práctica y limpia. Maggi ha preparado una selección de especias y hierbas aromáticas deshidratadas como albahaca, tomillo, cilantro y romero para hacer un pollo al horno realmente gustoso.

Para los más tradicionales, las bolsas para asar de Jugoso al Horno de Maggi cuentan con otras variedades: podemos preparar un pollo asado tradicional a base de especias, plantas aromáticas y verduras deshidratadas como chirivía, tomillo, jengibre y aceite de girasol. O un pollo al ajillo al toque de perejil, con una mezcla de especias como pimentón dulce, ajo blanco, cúrcuma y aceite de girasol.

Y los amantes de la cocina especiada de otras partes del mundo también tienen sus opciones de preparar un sabroso pollo a la barbacoa, con cebolla, tomate, mejorana y pimienta negra, o un picantito pollo receta mejicana, con comino, guindilla, canela y pimentón dulce, o bien un pollo marroquí con aroma del desierto a base de comino, aceite de oliva, cilantro y curry.

Una vez visto lo fácil, rápido y limpio que es preparar un pollo asado nos falta la guarnición. Al mismo tiempo que cocinamos el pollo, o bien otras carnes o pescados, también podemos introducir en la misma bolsa unas cuantas verduras que, además, soltarán sus jugos y ayudarán a que la carne o pescado quede más jugoso. De esta manera, ¡en una sola cocción tenemos plato principal y guarnición!

OJO CON EL VAPOR. El único cuidado que debéis tener a la hora de utilizar bolsas para cocinar es al abrirlas después de la cocción, ya que os podéis quemar con los vapores que salen del interior.

Las bolsas para cocinar al horno se pueden encontrar en cualquier supermercado, son baratas, fáciles de usar y nos proporcionan un amplio abanico de posibilidades en la cocina. Es tan fácil y limpio cocinar con bolsas en el horno o microondas que solo podemos dar un consejo final: ¡poned una bolsa de asar en vuestra vida! Os hará cambiar la percepción de lo “duro” que es cocinar.