Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Pollo al chilindrón

Pollo al chilindrón
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

17

votos
Fácil 4-6
personas
15 min.
de preparación
60 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si no quieres renunciar a poner las mejores viandas en tu mesa, pero no tienes tiempo para pasarte horas en la cocina, ¿qué te parece inspirarte en la cocina tradicional y preparar un suculento pollo al chilindrón? Esta receta popular típica de la gastronomía aragonesa y navarra es una propuesta culinaria que nunca falta en las fiestas patronales de estas regiones de España, ideal para compartir en las grandes comidas y cenas familiares.

Además, al estar elaborado con ingredientes sencillos y asequibles para todos los bolsillos, como el pollo y las verduras, el pollo al chilindrón también representa una opción excelente para tus menús diarios, que nos ofrece una forma diferente y muy apetecible de cocinar esta carne blanca.

¿Y si además te decimos que tan solo necesitas media hora para prepararlo? Para que, por muy poco tiempo del que dispongas, siempre puedas darte el lujo de disfrutar de la mejor cocina casera, en Nestlé Cocina vamos a enseñarte una forma muy fácil de preparar este pollo al chilindrón, usando bolsas de asar. Solo necesitarás introducir todos los ingredientes en estas bolsas especiales para el horno siguiendo los pasos que te indicamos a continuación y dejar cocinar todo en el horno durante una hora aproximadamente. ¡Te aseguramos que quedará increíble!

Como puedes comprobar, esta receta de pollo al chilindrón es muy fácil de hacer y además, resulta de lo más económica, por lo que es una opción fantástica para rentabilizar al máximo tu presupuesto para la cesta de la compra. Y por si fuera poco, ¡también se trata de un plato de lo más sabroso, que seguro que encantará a toda la familia!

En esta receta te hemos enseñado cómo preparar el pollo al chilindrón al estilo aragonés, aunque este plato también forma parte del recetario tradicional de Navarra y otras regiones de la zona norte. La diferencia fundamental reside en los ingredientes utilizados. Mientras que en Aragón, el pollo al chilindrón se prepara con tomate, cebolla troceada y pimientos rojo asados, en la receta navarra se prescinde del tomate y suelen utilizarse pimientos secos. Además, en Navarra la salsa al chilindrón también es un acompañamiento muy popular para el cordero.

¿Sabes de donde procede el nombre de este plato? Aunque muchos piensen que haya sido bautizado así por el uso de pimientos o chiles en la salsa, según la tradición popular esta denominación se asocia a un juego de cartas, tan populares en los bares y tabernas españoles. En este juego, el chilindrón era una combinación ganadora, formada por una sota, un caballo y un rey. De la misma forma que este trío aseguraba el triunfo en la partida, en esta receta el tomate, el pimiento y la cebolla forman una mezcla perfecta y deliciosa. Como ves, ¡con esta receta de pollo al chilindrón es imposible fallar!

Además, con esta propuesta te ofrecemos una receta realmente rápida de hacer, que puedes preparar en apenas un cuarto de hora. ¿Cuál es el secreto para conseguirlo? Para este pollo al chilindrón, utilizaremos bolsas de asar para horno, un invento fantástico para ahorrar tiempo en la cocina y conseguir asados de lo más sabrosos, cociendo la carne en su propio jugo y además, ¡sin manchar nada!

El pollo al chilindrón es una receta ideal para utilizar estas bolsas para horno, ya que utilizamos el pollo en porciones. También puedes usar estas bolsas para un rico pollo en pepitoria, a la cerveza, a las finas hierbas... El proceso siempre es el mismo: introduce los ingredientes dentro de la bolsa, ciérrala y practica unas pequeñas incisiones, para dejar salir el vapor liberado durante la cocción, y colócala dentro del horno con cuidado de que no roce las paredes ni la resistencia superior. Para este pollo al chilindrón, precalentamos el horno a 200º y dejaremos que se cocine durante alrededor de una hora. ¡Es tan fácil que tendrás que probarlo para creerlo!