Salsa carbonara IDEAL

Salsa carbonara IDEAL
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

125

votos
Fácil 2-4
personas
10 min.
de preparación
10 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Originaria de la región del Lacio, la salsa carbonara es una de las recetas más famosas de la gastronomía italiana. Esta salsa cremosa es un acompañamiento tradicional para la famosa receta de pasta carbonara, pero también combina muy bien con carnes, pescados o patatas. ¿Te gustaría aprender a prepararla? ¡Sigue leyendo y descubre el secreto de su sabor incomparable!

Para comenzar, ¿cuáles son los ingredientes de la salsa carbonara original? La receta tradicional italiana se elaboraba a base de huevos, queso pecorino romano y parmesano, pimienta negra, aceite de oliva y guanciale, una chacina típica del país alpino, preparada normalmente con carne de cerdo, aderezada con sal, pimienta negra y pimentón.

Una de las principales diferencias de esta salsa carbonara tradicional con la que hoy podemos probar en cualquier restaurante italiano es que, en la versión original, no se usa nata. La textura cremosa característica de esta salsa se consigue controlando el punto de cuajado de los huevos, mezclados con el queso rallado.

En esta ocasión, te proponemos una receta inspirada en la salsa carbonara clásica, sustituyendo la nata por leche evaporada, perfecta para lograr ese punto suave y cremoso pero con menor contenido graso. Además, más abajo encontrarás algunos trucos y consejos útiles para su preparación e ideas para sacarle el máximo partido a esta salsa deliciosa.

La salsa carbonara resulta irresistible por su textura cremosa y su sabor potente, si bien también destaca por su alto valor calórico, por lo que siempre debemos consumirla con moderación. Como ves, en esta receta no utilizamos ni una gota de aceite, ya que el bacon se cocina en su propia grasa. El uso de leche evaporada como alternativa a la nata también contribuye a hacer de esta salsa carbonara una variante más ligera que la salsa clásica.

¿Cómo nació la receta de salsa carbonara? Como ocurre con muchas recetas tradicionales, existen diferentes versiones sobre su historia. Algunas fuentes sitúan su origen en la zona de los Apeninos, en el norte de Italia, con una importante actividad minera. Parece que los espaguetti acompañados con esta salsa eran muy populares entre los mineros del carbón de la región o “carbonari”, de los que toma su nombre.

Para otras historiadores, la salsa carbonara fue bautizada de esta forma por el uso de la pimienta negra utilizada para su elaboración, con un color similar al del carbón.

Durante la Segunda Guerra Mundial, esta receta original evolucionó para incorporar el bacon o la panceta, un ingrediente imprescindible en la salsa carbonara moderna. Parece que el bacon y los huevos eran los únicos alimentos disponibles en abundancia para alimentar a las tropas británicas y norteamericanas que combatían en el frente italiano. Aprovechando esta circunstancia, los cocineros añadieron el bacon a esta salsa típica, creando un plato de lo más sabroso y nutritivo.

Como te hemos contado, la salsa carbonara originalutiliza quesos típicos de la región italiana del Lacio, como el pecorino romano y el parmesano, de sabor intenso. Sin embargo, esta salsa también puede prepararse con otros tipos de queso, como el gruyer que te proponemos en esta receta.

El secreto para lograr su deliciosa textura cremosa reside en el cuajado de los huevos. Después de llevar a ebullición la leche evaporada, aderezada con pimienta negra y sal, no necesitamos el fuego para terminar de cocinarla. La yema de huevo se añade durante la fase final, para que cuaje con el calor contenido en la mezcla, creando una salsa cremosa.

Además, a medida que la salsa carbonara ganaba popularidad en todo el mundo, fueron apareciendo diferentes variantes, adaptadas al gusto de cada país y región. Algunas utilizan los huevos enteros para prepararla, mientras que en otras solo se usa la yema. Otras variantes sustituyen el aceite de oliva por mantequilla. También existen recetas que incorporan verduras, como la cebolla, los guisantes o los champiñones. Y para ti, ¿cómo es la salsa carbonara ideal?