Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Cómo preparar la mesa y sus protocolos - header
Volver

Curso exprés de protocolo en la mesa

20/12/2018

Si cocinar es un arte, el protocolo en la mesa, también. Para desenvolverse correctamente en el campo de la etiqueta social se requieren ciertos conocimientos.

Como anfitriones es habitual preguntarse cómo poner la mesa correctamente para quedar bien ante los invitados. Hay mesas más o menos completas, dependiendo de los platos y bebidas que se vayan a servir y de si es una comida formal o informal. Entre unas y otras solo varía el número de piezas que se colocan en la mesa.

Actualmente hay muchas opciones creativas para poner una mesa, con elementos como caminos de mesa, individuales, frascos para cubiertos… En estos casos no se aplica el protocolo ya que son formas de servir mucho más libres y de inspiraciones variadas. Pero en casos más formales es preciso conocer el protocolo de la mesa.

Una mesa bonita, como un buen espectáculo, puede alegrarnos la comida. Así que el primer paso básico para una mesa formal, será elegir un mantel de tela adecuado para la ocasión, con servilletas también de tela, y la vajilla a juego. A partir de aquí, ¡ya podemos empezar a poner la mesa!

LOS CUBIERTOS

Uno de los aspectos principales de la etiqueta social es el dominio de la cubertería. A la hora de poner la mesa, cada elemento ocupa un lugar específico. En el caso de los cubiertos el orden es el siguiente:

  • A la derecha del plato se sitúan los cuchillos con el filo hacia la izquierda. Junto al plato va el cuchillo de la carne, le sigue el de pescado y, si hay sopa, una cuchara.
  • En el lado izquierdo van los tenedores, siguiendo el mismo orden.
  • Los cubiertos del postre van en la parte posterior del plato: la cuchara mirando hacia la izquierda y el tenedor hacia la derecha, uno debajo del otro, con la cuchara encima.

La regla de oro de los cubiertos es que nunca habrá más cubiertos por cada comensal de los que se van a utilizar.

LOS PLATOS

Tal vez sea el aspecto más fácil de resolver. Si se trata de una comida o cena informal, colocaremos solo un plato en la mesa. Si se trata de algo más formal, deberemos colocar un plato para segundo en la base, uno para primero encima y, arriba de todo, el plato para servicio o entrantes.

En algunos casos también se coloca un bajo plato o plato de presentación, es decir el posavasos de los platos, antes de colocar la vajilla. Este elemento es opcional y más decorativo que funcional.

LAS SERVILLETAS

Una vez tenemos colocados los cubiertos y los platos, llega el turno de la servilleta.

Las servilletas son necesarias en todas las mesas, aunque a veces olvidamos su importancia. La servilleta debe ir a juego con el mantel. Se coloca a la izquierda del plato, junto al tenedor o tenedores, o bien encima del plato para protegerlo del polvo si preparamos la mesa con mucha antelación. Lo más habitual es doblar la servilleta en forma de triángulo o rectángulo.

En comidas o cenas informales, podemos dar colorido a la mesa para hacer el ambiente más divertido y presentar las servilletas dobladas de formas más artísticas: por ejemplo, en abanico, en forma de cuadrado, de mitra de obispo o de corona.

LAS COPAS

Las copas generan muchas dudas a la hora de poner la mesa. Lo primero a tener en cuenta es que se empiezan a colocar desde el centro del plato hacia la derecha y en el siguiente orden:

  • Primero la del agua, la de mayor tamaño y ligeramente abombada. Se debe llenar, como mucho, hasta 4/5 de su capacidad.
  • Luego la del vino tinto, una copa ancha, abombada. Se llena hasta ¾ de su capacidad.
  • Y por último la del vino blanco, algo más pequeña y estrecha que la de vino tinto. Se recomienda llenar a la mitad de su capacidad para que no se caliente el vino.
  • La copa de cava se sitúa detrás de la del agua, es más alargada que el resto y se llena ¾ de su capacidad.

Otro aspecto muy ligado a la etiqueta, es el protocolo de cómo servir una mesa. Para un servicio formal debemos tener en cuenta estas reglas básicas:

  • La comida se sirve por la izquierda del comensal o invitado mientras que los platos vacíos se retiran por la derecha.
  • Las bebidas se sirven siempre por la derecha.
  • Las bebidas siempre deben llegar antes que la comida.
  • A la hora de servir el postre, hay que despejar la mesa de todo lo que no se use como pan, platos y copas.

En lo que se refiere a los vinos, podemos distinguir entre tres categorías según su color, su edad y su sabor. En este sentido, se sirven antes los blancos que los tintos, primero los jóvenes y luego los más añejos o primero los más suaves y luego los más intensos.

EL PAN

Como invitados, ¿cuántas veces nos hemos preguntado cuál era nuestro pan, el del platillo de la izquierda o el de la derecha? ¿Y cuántas veces hemos esperado a que alguien tomara el primer trozo para imitarle nosotros a continuación? Se acabaron las dudas. El pan se coloca en el lado izquierdo del servicio principal y se parte con los dedos, en pequeños trozos equivalentes a un bocado. Si en el platito del pan hay un cuchillo, éste será para untar la mantequilla. El pan nunca se corta con el cuchillo.

Hasta aquí las reglas y consejos para anfitriones sobre cómo poner y servir la mesa correctamente.

EL IDIOMA DE LOS CUBIERTOS

También existe el protocolo cuando comemos fuera de casa. De hecho, nos podemos encontrar con situaciones más o menos sorprendentes. Cenando en un restaurante, ¿os sorprendería si os levantáis para ir al baño y al volver se han llevado vuestro plato aunque estaba todavía lleno? Pues ahora que ya conocemos todos los secretos para poner la mesa según el protocolo, nos fijaremos en el lenguaje de los cubiertos para que eso no vuelva a ocurrir.

La posición del cuchillo y el tenedor sobre el plato durante y después de la comida nos ayuda a indicar al camarero o anfitrión si hemos terminado y si nos ha gustado el plato:

  • No hemos terminado pero estamos haciendo una pausa: colocamos el cuchillo y el tenedor sobre el plato en forma de V invertida, sin tocarse.
  • Hemos terminado el primer plato y estamos listos para el segundo: formamos una cruz con el tenedor vertical y el cuchillo horizontal.
  • Hemos terminado el plato: cuchillo y tenedor en vertical y paralelos entre sí.
  • Nos ha gustado el plato: cuchillo y tenedor paralelos en el centro del plato pero en horizontal.
  • No nos ha gustado el plato: cuchillo y tenedor en forma de V invertida pero tocándose entre sí. A veces el cuchillo se introduce entre las puntas del tenedor.

Con estos pequeños consejos y reglas de protocolo “en un minuto”, podéis estar seguros de desempeñar un gran papel tanto si sois anfitriones como si sois invitados.