Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Empanadillas de carne
Volver

Los mejores rellenos para triunfar con la masa de empanadillas

04/12/2018

Es una cena con la que aciertas seguro con la familia, pero también una fantástica opción para tus comidas informales con amigos: preparar empanadillas (fritas o al horno) te puede dar mucho juego. Con la masa de empanadillas Buitoni que puedes encontrar en cualquier supermercado y los rellenos para empanadillas que te explicamos, te saldrán deliciosas.

La cuestión, en una empanadilla, es que la textura crujiente exterior que las caracteriza contraste con la jugosidad del relleno y para la combinación de ingredientes del relleno puedes jugar tanto como te lo permita tu imaginación.

También es importante que las obleas que utilices para tus empanadillas sean fáciles de doblar y de cerrar, y que no se rompan ni se peguen. La masa de empanadillas Buitoni te ayuda a conseguir unas empanadillas perfectas.

MIL Y UNA EMPANADILLAS SALADAS

Si quieres preparar empanadillas saladas, el relleno clásico es el de atún con salsa de tomate y huevo duro. Son un éxito asegurado. El tomate frito estilo casero de Solís será un gran aliado en rellenos como este.

Ahora bien, si quieres ser un poco más original y sorprender a tus invitados, puedes innovar. Por ejemplo, puedes aprovechar los restos de un pollo asado para preparar unas deliciosas empanadillas de pollo con maíz y aguacate. Para los amantes del pescado, las empanadillas horneadas de bacalao y tomate al curry son ideales, y además no tienen la forma clásica. Y finalmente, las de jamón dulce y queso que son una apuesta segura para niños.

Existen muchas otras opciones vegetarianas, por ejemplo las empanadillas de queso y rúcula. Puedes combinar dos quesos fundentes (uno de cabra y uno de vaca), y freírlas para conseguir un resultado más sabroso. Y para los veganos, son perfectas estas empanadillas a base de espinacas, uvas y tofu, que puedes decorar con semillas de sésamo para diferenciarlas de las demás.

Las clásicas empanadas argentinas son rellenas de carne. Podemos preparar una versión picante con las obleas de masa para empanadillas, solo tenemos que variar los ingredientes de los sofritos clásicos y darle un toque de ají molido.

Para los carnívoros, tenemos otras versiones de empanadillas, como estas con carne picada y calabaza que sorprenden al cambiar la forma de cerrar las obleas.

Terminamos con unas empanadillas de gambas muy cremosas y jugosas. Tienen un relleno muy sorprendente que contrasta con el crujiente exterior de la masa frita.

IDEAS DE RELLENOS DE EMPANADILLAS DULCES

La masa de empanadillas tanto nos sirve para unas empanadillas saladas como dulces. Lo que marca el sabor final de la receta es el relleno. Así pues, si necesitas ideas originales para meriendas o postres, las empanadillas dulces son una buena baza ya que las puedes rellenar de mil y una maneras.

Un ejemplo de los rellenos dulces más clásicos y que siempre triunfan es el de manzana y canela, pero si estamos en otoño es una buena idea aprovechar la temporada del boniato para preparar empanadillas de boniato, canela y avellanas, una delicia muy saludable.

Si a los tuyos, grandes o pequeños, les gusta el chocolate, puedes hacerlos disfrutar con unas empanadillas rellenas de plátano y chocolate. Decoradas con un poco de azúcar espolvoreado y chocolate fundido, harán que cualquiera se chupe los dedos.

LAS MEJORES OPCIONES PARA EMPANADAS SALADAS

Cuando la empanadilla se hace grande, se convierte en empanada. Como mínimo en España donde es un pastel salado y horneado, normalmente rectangular, relleno de diferentes ingredientes. Además, debe elaborarse con una masa para empanadas al horno Buitoni, que se puede encontrar fresca en el supermercado.

Lo más importante a la hora de preparar tu empanada es utilizar una masa que sea manejable y resistente, como la masa Buitoni.

¿Qué rellenos para empanadas se pueden utilizar? Pues, para empezar, la más clásica entre las clásicas: la empanada gallega tradicional. Esta empanada va rellena de atún fresco (en dados y sin espinas), cebolla, pimiento, tomate y huevo duro. Para prepararla, desenrollamos dos masas, extendemos el relleno bien sofrito en una dejando los bordes limpios. Cubrimos con la obra masa y juntamos bien los bordes apretando con los dedos. La pintamos con huevo batido, abrimos un agujero en el centro para que respire y la horneamos 20 minutos a 200 ºC con el horno precalentado.

Muy parecida a la empanada gallega es la de atún y tomate con un relleno de atún en conserva, tomate frito, aceitunas y huevo duro. Es una opción fácil para preparar en poco tiempo y con ingredientes que, seguro, tienes en la despensa.


En Galicia, otra de las más habituales y muy populares es la de bacalao con pasas y piñones. Es una opción de empanada de pescado pero que huye del atún de siempre.

Una opción marinera y muy elegante es la empanada de pulpo con pimientos y un poco de pimentón dulce y picante. Siguiendo con productos del mar, esta empanada de gambas y espinacas conjuga a la perfección el marisco con la verdura.

A los amantes de los vegetales les va a encantar la empanada de pisto, con una buena cantidad de verduras. Finalmente, para los carnívoros también hay rellenos, como el de carne picada de ternera con tomate frito.


La masa que usamos para estas elaboraciones es una masa para empanadas al horno, que no sirve como masa para empanadas fritas. Las empanadas españolas siempre van horneadas y las empanadas argentinas (de pequeño tamaño) generalmente también. En cambio, las empanadillas clásicas que recordamos de toda la vida suelen freírse.

Las obleas para empanadillas se pueden preparar tanto fritas como al horno. Puedes hacer tus pruebas para descubrir cuál de las dos cocciones (fritas o al horno) te gusta más en cada caso. No está de más recordar que con el horneado se ahorra la grasa de la fritura y, por tanto, también unas cuantas calorías. Recuerda que en el caso de cocinar empanadillas al horno, pintarlas con huevo batido siempre es recomendable para darles un toque de brillo y un acabado más atractivo. ¡Buen provecho!