Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Muffins de chocolate

Muffins de chocolate

¿Buscas postres fáciles de preparar en casa con los que darte un capricho? Estos muffins de chocolate son una oportunidad fabulosa para iniciarte en el fascinante mundo de la repostería, muy sencillos de preparar y con un resultado realmente espectacular gracias a ese toque inigualable que aporta a cualquier postre el sabor del cacao.

¿Cuál es el origen de este famoso dulce? El muffin es una receta de origen londinense. A principios del siglo XVIII ya encontramos referencias a este panecillo en los recetarios ingleses, consumido normalmente a la hoya del desayuno. Los muffins de chocolate son una de sus variantes más conocidas, pero también era frecuente acompañarles de fruta fresca o deshidratada. A mediados del siglo XX, los muffins ganaron popularidad en las cafeterías y pastelerías inglesas y americanas y se extendieron al resto del mundo.

Aunque los muffins de sean hermanos de las magdalenas típicas de la repostería tradicional, existen algunas diferencias entre ellos. ¿Cómo podemos reconocer un buen muffin? Su textura resulta más densa, ya que la masa contiene menos aire y, en consecuencia, sube menos en el horno y su aspecto es más chato. Además, la receta tradicional de los muffins contiene menos azúcar y se elabora con mantequilla, mientras que para las magdalenas suele utilizarse aceite de oliva.

Estos muffins de chocolate encantarán a los más golosos y te permitirán disfrutar de este dulce en todas sus variedades, desde la intensidad del chocolate negro a la suavidad del chocolate con leche o el chocolate blanco. ¿O porqué no tenerlo todo, con unos muffins tres chocolates? Otra buena idea para darles un toque diferente es añadir a la masa pepitas de chocolate, como las que se utilizan para preparar las cookies, incorporando un punto crujiente, ¡y delicioso!

Además, uno de los grandes atractivos de esta receta clásica de la repostería inglesa es su versatilidad para combinar con todo tipo de ingredientes. Las frutas, como los arándanos, la naranja o los frutos rojos, o los frutos secos, como las nueces o las avellanas, por ejemplo, son algunas opciones excelentes para acompañar tus muffins de chocolate.

Y si quieres rizar el rizo, ¡atrévete a jugar con las texturas! Añade un corazón cremoso a tus muffins de chocolate y los convertirás en un bocado irresistible. Muffins rellenos de nata, de crema pastelera o de chocolate, de queso... También puedes decorarlos con un glaseado de azúcar o mermelada de fresa o de frambuesas, ideal como contrapunto al chocolate. ¡Descubre todas sus posibilidades con estas propuestas!

10 RECETAS