Espagueti a la carbonara

Espagueti a la carbonara
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

4

votos
Fácil 2-4
personas
10 min.
de preparación
5 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si hablamos de gastronomía italiana, los espagueti a la carbonara ocupan un lugar de honor dentro de los platos que la han hecho famosa y apreciada en todo el mundo. Esta receta de pasta tradicional, originaria de la región de los Apeninos, es uno de los platos imprescindibles que cualquier viajero que visite Italia debería probar pero, ¡tampoco necesitas salir de casa para disfrutarla!

Estos espagueti a la carbonara son una receta estupenda para incluir en tus menús diarios, que encantará a grandes y mayores. Y si te apetece sorprender a tu pareja con una cena romántica, solo tienes que acompañarlo con un buen vino y un postre casero, como un tiramisú italiano, para gozar de una velada perfecta.

Este plato derrite paladares gracias a su cremosa salsa, el toque crujiente del bacon y el sabor intenso del queso. Además, con esta receta, vamos a enseñarte a preparar unos espagueti a la carbonara mucho más ligeros, utilizando leche evaporada para preparar una salsa más baja en calorías, pero con el mismo sabor que la tradicional.

Más abajo, te contamos en detalle todo lo que necesitas saber para preparar estos espagueti a la carbonara como un chef italiano experto y te contamos algunas curiosidades sobre la historia de este plato italiano icónico.

Después de conocer esta receta, ¡seguro que no puedes esperar para probar esta delicatessen de la cocina italiana! Pero antes, ¿qué te parece descubrir un poco más sobre su historia? Como tantas recetas tradicionales sublimes, como la inimitable tortilla de patatas española, los espagueti a la carbonara también tienen un origen humilde.

La mayoría de los historiadores sitúan su nacimiento en las minas de carbón cercanas a los montes Apeninos, al norte de Italia. Parece que los espagueti a la carbonara eran uno de los platos favoritos de los mineros. La receta original acompañaba la pasta con una salsa elaborada a base de huevos, queso pecorino, aceite de oliva y pimienta. Es precisamente debido al color negro, similar al del carbón, que aportaba al plato este último condimento que fueron bautizados como “spaguetti carbonari” o a la carbonara.

Sin embargo, ¿sabías que el bacon, tan típico de los espagueti carbonara modernos, no se incorporó hasta el siglo XX? Para ese entonces, este plato se había popularizado en toda Italia y parece que las tropas aliadas desplegadas en Roma durante la Segunda Guerra Mundial decidieron darle su propio toque y hacerlo algo más contundente, añadiendo panceta. En Italia, también se utiliza el guanciale, una chacina elaborada con carrillo de cerdo condimentado con sal, pimienta negra y pimentón.

Hoy, lo más habitual es usar bacon en lonchas, bien dorado y crujiente. De igual forma, aunque en la receta tradicional suele utilizarse queso pecorino romano, fuera de Italia lo más habitual es preparar los espagueti a la carbonara con queso parmesano. En general, cualquier variedad de queso graso y de sabor intenso, como el gruyere, es adecuada para acompañar este plato.

En cuanto a la salsa, aunque en España estamos acostumbrados a preparar los espagueti carbonara con una salsa cremosa de nata, los más puristas consideran este añadido un verdadero sacrilegio, que altera la receta original. Lo cierto es que, al igual que ocurre con el eterno dilema de la tortilla de patata con o sin cebolla, este plato está delicioso tanto si usamos nata como si no. En esta receta, te enseñamos una nueva forma de prepararlos, añadiendo leche evaporada para brindarles un toque más suave y cremoso, sin añadir demasiadas calorías.

Respecto a su preparación, uno de los secretos para conseguir unos espagueti carbonara perfectos es añadir una yema de huevo justo al final del proceso, después de tener los espaguetis cocidos y la pasta lista. La yema añadirá textura a la salsa y tus espaguetis quedarán mucho más jugosos. ¡Para chuparse los dedos!