Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Chuchos

Chuchos
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

19

votos
Fácil 8
personas
30 min.
de preparación
30 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Cuando se trata de disfrutar de un buen postre, ¡nada puede superar a los dulces caseros de toda la vida! Los chuchos son una de las recetas típicas de la repostería tradicional española que han puesto un toque dulce a la infancia de muchas generaciones de españoles. Si eres de los que recuerdan el placer inigualable de saborear esos dulces bocados rebosantes de crema y recubiertos de azúcar, ¿qué te parece volver a hacerlo aprendiendo a prepararlos tú mismo?

Los chuchos, también conocidos como susos o “xuxos”, en Cataluña, son un postre de origen girundés, aunque también es muy popular en otras regiones de España, como Albacete o la Comunidad Valenciana.

Con esta receta, en Nestlé Cocina vamos a enseñarte a preparar unos chuchos tradicionales, con una fórmula muy sencilla y rápida, totalmente adaptada a las necesidades de las familias modernas, que no siempre pueden permitirse el lujo de invertir mucho tiempo en los fogones. ¿El secreto? Para hacerlo, usaremos masas de hojaldre refrigeradas, lo que te permitirá acortar considerablemente el proceso, con un resultado final inmejorable.

¿Te gustaría saber más sobre la creación de esta receta? Según la leyenda popular, los chuchos fueron el resultado de una bonita historia de amor. Si quieres descubrirla, ¡más abajo te contamos todos los detalles!

Con la receta de estos chuchos, te invitamos a realizar un viaje a través de los sentidos para recordar esos sabores únicos que llenaron de felicidad nuestras vivencias infantiles, con una propuesta realmente fácil de hacer en casa y muy sencilla en cuanto a sus ingredientes, ideal para disfrutar en familia.

Durante muchos años, este pastel frito relleno de crema fue uno de los productos estrella de las churrerías que jalonaban las calles y plazas de los pueblos y ciudades españolas durante el invierno y hoy todavía podemos encontrarlo en los escaparates de muchas pastelerías tradicionales.

El origen histórico de los chuchos, distinguidos con la certificación de “Producte de la Terra” por la Generalitat de Cataluña, se encuentra en Gerona en los años 20 del siglo pasado, concretamente en la pastelería de Emili Puig, ubicada en la calle Cort Reial. Buscando nuevos bocados deliciosos que ofrecer a sus clientes, parece que Puig se inspiró en la receta de un pastel elaborado con pasta choux y relleno de crema que le enseñó un maestro repostero francés, dándole su propio toque para convertirlos en el delicioso dulce que conocemos hoy.

Sin embargo, la tradición popular cuenta con otra versión mucho más romántica y pintoresca para explicar la creación de los chuchos. Los oriundos de Gerona o aquellos que hayan visitado esta ciudad durante las fiestas o las Navidades seguramente conocerán bien al Tarlá, un acróbata que durante años entretuvo a los viandantes en la Rambla, concretamente en la calle Platería.

La leyenda nos cuenta que este artista callejero se enamoró de la hija de un pastelero. Durante una de las visitas furtivas a su amada, el Tarlá fue sorprendido por la llegada del padre de la joven y para evitar ser descubierto, se escondió en un saco de harina. Sin embargo, parece que esta idea no resultó demasiado bien, ya que al final, la harina hizo estornudar con un sonoro “xui-xui”, relevando su escondite. Según la tradición, el nombre de los chuchos hace referencia al sonido de este inoportuno estornudo. Para calmar el enfado del padre de la joven parece que el acróbata, además de prometer casarse con su hija, también le ofreció compensarle enseñándole la receta de un delicioso pastel.

Desde entonces, los chuchos se convirtieron en uno de los dulces favoritos de los gerundenses y rápidamente ganaron popularidad en toda España, pasando a convertirse en una de los pasteles clásicos de nuestra repostería tradicional. Y ahora, ¿te animas a probarlos?