Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Flan de coco y especias

Flan de coco y especias
Receta de La Lechera
Postres en 5 minutos Pruébalo sin lactosa
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

19

votos
Fácil 8
personas
5 min.
de preparación
40 min.
de cocción
Pruébalo sin lactosa

Qué me aporta esta receta...

Ahora que se acerca el verano, ¿qué te parece disfrutar de un postre ligero y refrescante? Con este flan de coco te invitamos a probar una versión realmente deliciosa de este postre tradicional, del que ya disfrutaban los antiguos fenicios, griegos y romanos. Una elección fabulosa que encantará a toda la familia, aderezada con especias para darle un toque diferente.

El flan de coco es una variante muy popular del flan de huevo tradicional, elaborado únicamente con huevos, azúcar y leche. Existen muchas formas de prepararlo, aunque merece una mención especial el flan de coco panameño, que incluye también leche condensada y leche evaporada entre sus ingredientes, para lograr una textura aún más cremosa.

Y para convertir esta sencilla receta en un postre de primera categoría, ¡las especias serán tus grandes aliadas! Para este flan de coco, en vez de usar aromatizantes clásicos como la vainilla o la ralladura de limón, te proponemos un aderezo más sofisticado a base de jengibre, canela y nuez moscada. Y como toque final, una deliciosa cobertura de caramelo. ¡Absolutamente irresistible!

A continuación, te enseñamos a preparar este exquisito flan de coco, paso a paso. Si necesitas un poco de ayuda, más abajo encontrarás algunos trucos y consejos muy útiles para principiantes, con los que asegurarte un resultado de lujo.

Con este flan de coco y especias te invitamos a disfrutar de un postre con un refrescante toque tropical, que supone un exponente perfecto de las enormes posibilidades culinarias de estos aderezos. El jengibre, también conocido como kion, es una especia muy apreciada por su sabor y su aroma ligeramente picantes. La nuez moscada destaca por su sabor dulce, sutil y delicado, mientras que la canela es una especia muy utilizada en cocina, tanto para platos salados como para postres.

En esta receta, te proponemos una combinación exquisita de aromas y sabores, con una textura cremosa que se funde delicadamente en el paladar, descubriendo sus diferentes matices. ¡Un bocado realmente sublime, que no puedes quedarte sin probar!

Como has podido comprobar, preparar este flan de coco no puede ser más sencillo. Solo tienes que mezclar todos los ingredientes y hornear al baño María hasta que la mezcla esté bien cuajada. Sin embargo, como en cualquier receta, siempre hay trucos que pueden ayudarte a que este postre te quede perfecto. ¡Veamos algunos de ellos!

La cocción al baño María permite una distribución uniforme del calor aprovechando el agua, lo que resulta ideal para este tipo de postres. Si quieres asegurarte de que tu flan de coco tenga una textura homogénea y sin agujeros, al estilo de los flanes franceses, los expertos recomiendan hornearlo a fuego bajo, en torno a 140º.

Si por el contrario, eres de los que prefieres los flanes más esponjosos y con agujeros, necesitarás subir la temperatura del horno, para conseguir llevar el agua al punto de ebullición. En este sentido, ¡el flan perfecto es cuestión de gustos!

¿Nunca has cocinado al baño María? Esta es una de las técnicas básicas que todo buen cocinero debe conocer pero, si eres principiante en el mundo de los fogones, ¡no te preocupes! Aquí te contamos todo lo que debes saber para aplicarla correctamente. Solo necesitas dos recipientes: uno para los alimentos que vayas a cocinar y otro de mayor tamaño, que llenaremos de agua.

Para este flan de coco, es suficiente con que el agua cubra las flaneras hasta la mitad de su altura. Algunos cocineros también recomiendan cubrir los moldes con papel de aluminio, para evitar que se forme una película sobre su superficie.

Y una vez en el horno, ¿cómo podemos saber que nuestro flan de coco está listo? Si al mover el molde, notas que el flan se mueve pero la parte central no está líquida, significa que está bien cuajado. Ahora, ¡solo queda probarlo!