Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Flan de naranja

Flan de naranja
Receta de La Lechera
Postres en 5 minutos
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

116

votos
Fácil 6-8
personas
5 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Cuánto tiempo crees que necesitas para preparar un postre delicioso? La repostería casera suele representar un desafío para los cocineros más inexpertos, pero con esta receta de flan de naranja, te invitamos a perderle el miedo con una variante realmente exquisita del flan de huevo tradicional, que puedes preparar en solo cinco minutos.

Aunque el origen del flan se remonta a la antigua Grecia y Roma, el flan de huevo tal y como lo conocemos hoy en día, con su característica cobertura de caramelo, nace en Francia en el siglo XVII y se conocía como “creme renversée au caramel”. Estos flanes se elaboraban básicamente con huevos, leche y azúcar, aunque posteriormente fueron añadiéndose nuevos ingredientes para aromatizar y dar sabor.

En este flan de naranja, apostamos por la frescura y el aroma inigualable de este cítrico excepcional para preparar un postre riquísimo ¡y muy refrescante! Si te gustan los postres ligeros y cremosos, ¡seguro que te encantará!

Este flan de naranja al horno es una receta muy fácil pero, si quieres asegurarte el éxito, más abajo te contamos algunos de los trucos de nuestros expertos para que siempre te quede en su punto perfecto y repasamos algunas de las claves para conseguir un flan de huevo perfecto.

Con este flan de naranja, rendimos homenaje a una de las frutas más apreciadas de la huerta española, como la naranja valenciana. Estos jugosos y aromáticos cítricos son originarios del sureste de China y Malasia, aunque actualmente su cultivo se ha extendido a todo el mundo. En España, la naranja fue introducida por los árabes. En el siglo X, comenzaron a cultivarse naranjas amargas en la zona de Andalucía, mientras que las variedades dulces se popularizaron durante los siglos XV y XVI.

Actualmente, las naranjas más famosas son las valencianas, distinguidas con la Indicación Geográfica Protegida “Cítricos Valencianos”. Las variedades típicas del Mediterráneo se conocen como naranjas sanguinas, con un sabor único fruto de las condiciones climáticas características de esta región, que las convierte en un ingrediente perfecto para preparar postres como este flan de naranja.

Además de estar delicioso al natural, este cítrico también es excelente para aromatizar bizcochos o cremas dulces para rellenar tartas y pasteles o preparar salsas como la famosa salsa agridulce típica de la gastronomía oriental. También es una elección fabulosa para elaborar todo tipo de postres fríos, como mousses, sorbetes, helados o irresistibles flanes caseros, como el flan de naranja que te proponemos en esta receta.

En cuanto a su preparación, ¿cuál es el secreto para conseguir un flan perfecto? Como puedes comprobar con esta receta, este postre fácil y rápido se prepara con muy pocos ingredientes. A diferencia del flan de huevo tradicional, elaborado con huevos y leche, para este flan de naranja utilizaremos leche condensada, lo que brindará a su textura un toque más suave y cremoso.

Una vez metidos en faena, el primer consejo a tener en cuenta es mezclar los ingredientes sin batirlos en exceso. Los expertos recomiendan usar varillas manuales, para no incorporar demasiado aire a la mezcla. Si esto ocurre, en vez de su característica textura compacta y uniforme, el flan adquirirá una textura más esponjosa y con burbujas.

La segunda clave para triunfar con cualquier receta de flan de huevo casero es no pasarse con la temperatura y los tiempos de cocción. Para este flan de naranja, será suficiente hornear al baño María durante unos 45 minutos aproximadamente, manteniendo el horno a una temperatura de 180º.

Para terminar, recuerda que, antes de probarlo, este flan de naranja necesita unas cuatro o cinco horas para terminar de cuajar y alcanzar su punto perfecto. Lo ideal es prepararlo el día anterior y dejarlo enfriar durante una noche en la nevera. Después, ¡solo queda disfrutarlo!