Mousse de chocolate intenso

Mousse de chocolate intenso
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

958

votos
Fácil 4-6
personas
15 min.
de preparación

Qué me aporta esta receta...

Suave y delicada como una nube, esta mousse de chocolate es un bocado casi celestial, que no puede faltar en tu recetario de cocina familiar. Este postre casero no solo te encantará por su delicioso sabor, también resulta una opción muy ligera para disfrutar del placer del dulce y como se sirve en frío, es un postre de mousse de chocolate perfecto para la temporada veraniega.

La mousse es una receta de origen francés, cuya primera referencia documentada aparece en 1755, con la publicación del recetario “Les soupes de la cour”, del cocinero francés Menon. En este libro de cocina tradicional se describen tres tipos básicos de mousse: la mousse de chocolate, la de café y la de azafrán.

Con esta receta de mousse de chocolate intenso, te proponemos disfrutar del cacao en su versión más fuerte o potente, utilizando chocolate negro 70%. ¡Una auténtica tentación para los amantes del dulce, a la que nadie podrá resistirte! Y si te gusta esta receta, también puedes darle un toque diferente utilizando otras variedades y animarte con una riquísima mousse de chocolate blanco o chocolate con leche. Tú decides cómo preparar tu mousse de chocolate.

Como verás a continuación, otra de las grandes ventajas de esta mousse de chocolate intenso es que resulta muy fácil de hacer pero, para que siempre aciertes, más abajo encontrarás algunos consejos y recomendaciones de nuestros expertos para ayudarte con todos los pasos sobre cómo preparar mousse de chocolate.

Punto de nieve, baño María... ¿Estos términos culinarios te resultan desconocidos? A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre estas técnicas básicas en cocina para preparar esta mousse de chocolate como un repostero experto.

Antes de ponernos manos a la obra, también es importante recordar que, aunque la mousse de chocolate es una receta muy sencilla, el tipo de chocolate utilizado será determinante en el resultado final. Para este tipo de postres, se recomienda usar chocolates con un porcentaje de cacao de al menos un 70%. ¿Quieres un truco para realzar su sabor? Añade al chocolate una pizca de sal y conseguirás potenciar su intensidad. El postre de mousse de chocolate nunca falla, pero estos trucos que te revelamos aquí ¡son claves!

El primer paso para preparar esta mousse de chocolate intenso es fundirlo al baño María, una técnica básica en cocina muy utilizada también para preparar flanes, cremas y salsas. Básicamente, el baño María utiliza el calor del agua para reducir la temperatura de cocción y conseguir que esta sea más lenta, lo que la hace idónea para productos delicados como el chocolate.

Para cocinar al baño María, solo necesitamos sumergir un recipiente en otro de mayor tamaño lleno de agua y llevar esta hasta el punto de ebullición. Esta técnica puede utilizarse tanto en el horno como al fuego. Los expertos recomiendan calentar primero el agua y colocar el segundo recipiente en su interior cuando ya esté hirviendo. Puedes utilizar una fuente o flaneras individuales, siempre que te asegures que su posición sea estable, ya que si no podrían moverse cuando el agua comience a burbujear y la mezcla podría derramarse.

Una vez dominado el baño María, ¡pasemos al siguiente paso para preparar esta rica mousse de chocolate fácil! Para batir las yemas con el azúcar, es recomendable que estas estén a temperatura ambiente. Utiliza un batidor o unas varillas de cocina para integrar bien ambos ingredientes, pero no los batas en exceso, ya que sino la mezcla podría volverse demasiado densa y más difícil de trabajar.

Para montar las claras al punto de nieve, sin embargo, es preferible que estas estén lo más frías posible, ya que la baja temperatura favorece el aireado. Para lograr esa textura esponjosa característica de la mousse de chocolate, bate con energía para incorporar aire a la mezcla. Se trata también de un truco infalible a la hora de preparar mousse de chocolate. Verás que poco a poco, las claras adquieren una textura espumosa y después se vuelven más consistentes. Cuando la nata tenga el cuerpo suficiente para que las puntas se mantengan firmes y podamos mover el recipiente sin que se muevan, habremos alcanzado el denominado “punto de nieve”.

Y ahora que ya conoces las técnicas claves para lograr una mousse de chocolate intenso realmente perfecta, ¿te animas a ponerlas en práctica con esta receta? Conviértete en experto en mousses ahora.