Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Tarta tatín de manzana

Prepárala paso a paso
Tarta tatín de manzana
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

55

votos
Media 6-8
personas
10 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Espectacular para el paladar, pero también para la vista, la tarta tatin figura entre los postres más famosos del mundo. Esta tarta de manzanas de origen francés es un imprescindible que no puede faltar en la carta de cualquier restaurante elegante. Con esta receta, te invitamos a disfrutar de este pequeño lujo en tu propia casa. ¡Una dulce tentación, a la que nadie podrá resistirse!

Como tantos otros inventos geniales, la tarta tatin es una receta que surgió de la improvisación. Su origen se sitúa en la localidad francesa de Lamotte-Beuvron, donde las hermanas Caroline y Stephanie Tatin regentaban un pequeño hotel restaurante, con los platos de caza y la tarta de manzanas de la zona como principales especialidades.

Aunque existen diferentes versiones sobre el nacimiento de la tarta tatin, la más extendida nos cuenta que Stéphanie, encargada del trabajo en la cocina, olvidó colocar la masa de esta tarta antes de hornear las manzanas. Para no desperdiciarlas, decidió colocar después la masa sobre ellas y darle la vuelta. Este nuevo postre no solo encantó a sus clientes, con el tiempo, también se convertiría en una de las tartas más famosas de la repostería francesa.

¿Quieres saber más sobre la historia de la tarta tatin? Más abajo te contamos otras curiosidades sobre este postre excepcional, además de algunos trucos y consejos para ayudarte a que te quede siempre perfecta. ¡Un bocado sublime, para disfrutar del auténtico sabor de la repostería casera!

Dentro de la gastronomía moderna, la tarta tatin es sinónimo de elegancia y sofisticación. Sin embargo, como has podido comprobar con esta receta, su elaboración resulta de lo más sencilla. Si la repostería todavía resulta un desafío para ti, este postre es perfecto para dar tus primeros pasos, fácil de preparar y con un sabor realmente magnífico.

La tarta tatin es una tarta de manzana invertida, ya que, al contrario que la tarta tradicional, en este caso el hojaldre no se utiliza como base sino que se coloca sobre el relleno. Gracias a esta peculiaridad, las manzanas se mantienen especialmente jugosas tras el horneado, con ese delicioso toque caramelizado típico de esta tarta.

¿Cuál es el secreto para lograr una tarta tatin perfecta? El primer paso para conseguirlo es caramelizar las manzanas. Para ello, debemos conseguir una temperatura de entre 180 y 200ºC. Trocear las manzanas en pedazos pequeños es un truco sencillo para conseguir que se cocinen antes. En esta fase, recuerda mantener siempre el fuego a baja potencia, para evitar que el caramelo se pegue y adquiera un apetecible color dorado.

Después, solo tendremos que colocar las manzanas en el fondo de nuestro molde para tartas. También puedes utilizar una fuente o una bandeja grande, siempre que sea apta para el horno. A continuación, cubriremos las manzanas caramelizadas con una capa de hojaldre, pinchando la masa. Estos pequeños agujeros permitirán que escape el vapor de agua generado durante la cocción, con lo que evitaremos que la masa se infle demasiado.

Tras hornearla, dejaremos reposar la tarta tatin unos minutos antes de darle la vuelta. Es importante realizar este proceso cuando la tarta aún esté caliente, ya que si dejamos enfriar el caramelo se solidificará y será mucho más complicado sacarla del molde. Ayúdate de una bandeja o un plato grande, para asegurarte de que el caramelo no gotee.

Su cobertura de manzanas caramelizadas ya convierte a esta tarta tatin en un verdadero espectáculo para la vista pero, si quieres rizar el rizo, puedes mejorar aún más la presentación de este postre usando el hojaldre de forma decorativa. Prueba a cortarlo en tiras y disponerlo de forma trenzada para lograr ese aspecto característico de las tartas de hojaldre caseras o tirar de creatividad y atreverte con decoraciones más artísticas, tan elaboradas como quieras.

El hojaldre es una masa muy fácil de trabajar para este tipo de acabados, así que incluso puedes invitar a participar a los más pequeños de la casa. De esta forma, además de introducir a los niños en el fascinante mundo de la cocina, ¡seguro que vuestra tarta tatin os sabrá todavía más rica!