Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Tarta de manzana

Prepárala paso a paso
Tarta de manzana
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

83

votos
Fácil 8
personas
15 min.
de preparación
20 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si buscas un postre para agasajar a tus invitados en una comida especial o ponerle un toque dulce a tu día, la tarta de manzana representa una apuesta segura. Esta receta ocupa un lugar preferente dentro de la repostería de la gran mayoría de países europeos, pero también es muy popular en Estados Unidos, donde el “American Apple Pie” es un verdadero icono nacional; o países de América Latina como Venezuela, donde acostumbran a tomarla como merienda o desayuno.

¿Te gustaría saber más sobre la historia de este postre exquisito? En Europa, las primeras referencias a la tarta de manzana aparecen en el libro de cocina 'The Forme of Cury', publicado en 1930 por los cocineros de Ricardo II de Inglaterra. En esta receta, además de manzanas también se utilizaban peras, higos y uvas pasas como relleno. A partir del siglo XVI los colonos británicos importaron la tarta de manzana a Estados Unidos, donde se convertiría en uno de los postres favoritos de los americanos.

Además de por su incomparable sabor, esta receta también es una opción ideal como postre casero por resultar muy sencillo de preparar. ¡Incluso puedes animar a los más pequeños de la casa a participar! Más abajo te contamos todos los secretos para conseguir la tarta de manzana perfecta y otras curiosidades sobre este postre espectacular ¡ideal para darte un capricho!

Como ves, solo necesitas media hora para tener lista una tarta de manzana que encantará a cualquiera que la pruebe. ¿Estás dando tus primeros pasos en el mundo de la cocina? Si es tu caso, la receta que te proponemos es perfecta para ti ya que la masa de hojaldre que usamos para su elaboración resulta muy fácil de manipular, sin romperse ni agrietarse.

¿Por qué es importante pinchar la masa con un tenedor? De esta forma evitarás que esta se hinche, con lo que nos quedaríamos sin sitio para colocar el relleno. Por la misma razón, al no pinchar los bordes conseguiremos que el perímetro de la tarta cuente con la altura adecuada, sin añadir tiras de masa adicionales.

Una vez hayas preparado la masa en la bandeja, ¡solo necesitas un poco de maña para colocar las láminas de manzana! Esta fase es perfecta para dejar volar tu creatividad y apostar por disposiciones atractivas a la vista, para darle a tu tarta de manzana tu toque personal. Además, como trabajamos con la masa en frío, tampoco hay peligro si quieres que los niños colaboren en su preparación. Seguro que después ¡este postre les sabrá aún más rico!

Si quieres darle a tu tarta de manzana un punto diferente, la repostería internacional representa una excelente fuente de inspiración para encontrar buenas ideas. En Holanda, por ejemplo, la tarta de manzana tradicional también incluye pasas y se utiliza zumo de limón y canela para añadir un toque aromático, mientras que en la versión francesa las manzanas se cocinan con mantequilla.

Otras de las variantes de tarta de manzana más conocidas son el 'strudel', de origen austríaco pero muy popular también en Alemania, Hungría, Rumanía o la República Checa; o la tarta Tatin francesa, una receta de fama internacional con una historia de lo más curiosa. Parece que esta famosa tarta de manzana se inventó por accidente en 1889 en las cocinas del Hotel Tatin, regentado por las hermanas Stéphanie y Caroline Tatin. Por descuido, las manzanas con las que iban a preparar el postre se cocinaron más de la cuenta y para no desaprovecharlas, las hermanas decidieron cubrirlas con la masa, invirtiendo la forma tradicional de prepararla.

Las especias como la canela, la nuez moscada o el cardamomo también representan opciones excelentes para aromatizar la tarta de manzana. También puedes añadir un poco de ron o licor, perfectos para realzar el sabor de la manzana. Y para los más golosos ¿qué te parece servirla con un poco de nata montada o una bola de helado de vainilla? Seguro que con estas ideas ¡nadie podrá resistirse al placer de este postre extraordinario!