Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Bolas de patata rellenas

Bolas de patata rellenas
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

36

votos
Media 6
personas
35 min.
de preparación
35 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Disfrutas descubriendo nuevos sabores y formas de cocinar? Si te gusta la cocina creativa, con estas bolas de patata rellenas te ofrecemos un bocado realmente sabroso, ideales para una cena o una comida familiar o para un picoteo con amigos. ¡Una receta infalible para innovar en la cocina, con una combinación de texturas y sabores exquisita!

Las bolas de patata son un plato muy popular en la gastronomía italiana o alemana, con una elaboración muy similar a las croquetas. En este tipo de recetas, en lugar de la tradicional salsa bechamel se utiliza como base el puré de patatas, que puedes preparar tanto al estilo tradicional como con puré de patata en copos deshidratados, una opción muy cómoda y rápida, ideal cuando no dispones de mucho tiempo pero no quieres renunciar al placer de disfrutar de una comida casera deliciosa.

Si te animas con esta receta, seguro que estas bolas de patata te encantarán por su acabado dorado y crujiente, que constituye la envoltura perfecta para su interior suave y cremoso, con un suculento corazón de carne picada aderezada con ajo y especias. ¡Una verdadera explosión de sabores para deleitar tu paladar, encerradas en un único bocado perfecto! Después de probarlas, ¡seguro que nadie puede conformarse con comer solo una!

Si ya te has decidido a ponerte el delantal y preparar estas ricas bolas de patata, a continuación vamos a darte algunos consejos que te ayudarán a que esta receta te quede siempre perfecta así que, ¡sigue leyendo y toma buena nota!

El primer paso en esta receta es la elaboración del sofrito que acompañará a la carne picada. Los sofritos de verduras son una preparación básica en infinidad de platos, que admiten una gran variedad de ingredientes. Para estas bolas de patata nos hemos decantado por la cebolla, que representa un acompañamiento fantástico para la carne, pero también podemos utilizar otras muchas verduras y hortalizas: pimientos, puerro, zanahoria, calabacín, apio.

Sean cuales sean los ingredientes que elijas, antes de pasar a la sartén debemos cortar los ingredientes en trocitos pequeños, para favorecer una cocción uniforme. En los sofritos de verduras, lo habitual es utilizar el corte brunoise, una de las técnicas básicas que todo buen cocinero debe conocer. Para realizar este tipo de corte, solo tenemos que trocear las verduras y hortalizas en daditos pequeños, de unos dos o tres milímetros de anchura. Normalmente se comienza cortando los ingredientes en juliana, es decir, en tiras finas y alargadas, realizando después cortes perpendiculares para darles forma de dados.

Cuando la cebolla esté bien pochada, añadiremos la carne picada, un toque de sal y pimienta y el tomate frito, cocinando la mezcla a fuego lento sin dejar de remover, para evitar que se pegue. En cuanto al puré, para esta receta necesitamos conseguir una textura firme y espesa, para que sea más fácil de moldear y las bolas de patata no pierdan su forma al freírse. Dejarlas refrigerar durante un cuarto de hora en la nevera también nos ayudará a que la mezcla adquiera mayor consistencia. Después, solo queda empanarlas y freírlas en aceite bien caliente, para que queden crujientes y doradas.

Como toque final, en esta receta te proponemos acompañar estas bolas de patata con una deliciosa salsa brava, una de las salsas estrella de la gastronomía española, con un irresistible por su toque picante que combina a la perfección con su relleno de carne picada. Si prefieres los sabores más suaves, también puedes acompañar estos pequeños bocados con mayonesa, alioli, salsa de queso... ¡Las posibilidades son casi infinitas!

Si después de probar estas bolas de patata rellenas, te has quedado con ganas de más, en Nestlé Cocina podrás encontrar otras muchas propuestas igual de apetecibles, fáciles de hacer y con ingredientes sencillos: croquetas de bacalao y puré de patatas, croquetas de pollo, con jamón y queso, con setas, con espinacas... ¡Anímate a descubrirlas y deja salir al chef que llevas dentro!