Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Flan de huevo

Flan de huevo
Receta de La Lechera
Postres en 5 minutos
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

124

votos
Fácil 10-12
personas
5 min.
de preparación
40 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿A quién no le gusta terminar la comida con un buen postre? El flan de huevo es una receta tradicional, presente en la gastronomía de muchos países del mundo, especialmente popular en Europa y Latinoamérica. Si te apetece darte un capricho y disfrutar del sabor suave y delicado de este postre, ¡sigue leyendo y te enseñamos a prepararlo como un experto!

¿Cuál es el origen del flan de huevo? Esta tarta puede presumir de una historia centenaria, ya que ya era una receta conocida por los antiguos griegos, fenicios y romanos. Su principal antecedente lo encontramos en la “tyropatina”, una tarta elaborada a base de huevos, leche y miel, que podía ser tanto dulce como salada.

En la Edad Media, el flan de huevo se volvió un dulce bastante popular, consumido especialmente en épocas como la Cuaresma, en la que estaban prohibidos determinados alimentos. Su nombre actual deriva del vocablo latino “flado”, que podríamos traducir como “torta plana”.

¿Quieres conocer algunos trucos para que este flan de huevo te quede siempre en su punto? Más abajo, te contamos todo lo que necesitas saber para cocinar al baño María y te descubrimos algunas otras variantes de esta riquísima receta.

¿Te quedas sin ideas para las meriendas de tus hijos? ¿Te gusta disfrutar del dulce, pero no quieres pasarte con el azúcar? Este flan de huevo es un postre muy ligero, ideal para tomar durante los días de verano. Con esta receta, te enseñamos a prepararlo tal y como lo hacían nuestras abuelas, horneándolo al baño María para lograr su característica textura temblorosa y con un delicioso toque de caramelo.

El flan de huevo tradicional se elabora utilizando únicamente leche, huevos y azúcar aunque, con el paso del tiempo, fueron apareciendo otras muchas variantes añadiendo ingredientes como frutos secos, café, ralladura de naranja o de limón... En la repostería latinoamericana, el flan de huevo también suele incorporar dulce de leche o leche condensada, como en el caso del flan napolitano típico de México o el quesillo venezolano, por ejemplo.

En cualquier caso, la receta del flan de huevo siempre consta de dos pasos básicos: la preparación de la mezcla y su cocción al baño María. En primer lugar, comenzamos por preparar el caramelo. Si no tienes tiempo, puedes usar caramelo líquido para postres, muy fácil de encontrar en los lineales de cualquier supermercado. No obstante, prepararlo en casa al estilo tradicional es realmente sencillo: solo tienes que calentar azúcar y un poco de agua en una sartén, manteniendo el fuego a baja potencia para que el azúcar se vaya fundiendo lentamente.

Uno de los errores más comunes a la hora de preparar este flan de huevo es quemar el caramelo, lo que le dará al flan un regusto amargo. Para evitarlo, solo tienes que estar bien atento a la sartén. Cuando en la mezcla comiencen a aparecer burbujas y el azúcar cambie de color, adquiriendo un tono dorado, será señal de que el caramelo está listo.

Después, vertemos el caramelo en el fondo de las flaneras, con lo que, al desmoldarlos, nuestro flan de huevo lucirá una deliciosa corona de caramelo líquido. A continuación, batimos los huevos y los mezclamos con la leche condensada, el agua y la vainilla, excelente para aromatizar estos postres, y la distribuimos en las flaneras. En este caso, nos hemos decantado por recipientes individuales, pero también puedes optar por un flan de huevo tamaño familiar, utilizando una flanera o una fuente de cristal grande.

A continuación, debemos ubicar nuestras flaneras dentro de un recipiente lleno de agua, para cocerlos al baño María. Este método permite cocinar los alimentos de forma indirecta, utilizando el calor del agua para cocerlos a baja temperatura. Cuando la mezcla haya cuajado, deja enfriar los flanes antes de proceder a desmoldarlos, volteando con cuidado las flaneras con ayuda de un plato, ¡y a disfrutar!