Galletas de chocolate

Galletas de chocolate
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

5

votos
Fácil 12
personas
25 min.
de preparación
10 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Deliciosas a la hora del desayuno o la merienda, para acompañar el café o para darte un capricho dulce entre horas, ¡siempre es buen momento para unas buenas galletas de chocolate! Estos bocados se consideran uno de los primeros alimentos cocinados de la historia de la humanidad, elaborados originariamente con cereales cocidos.

Con el paso de los siglos, la ampliación de los ingredientes disponibles y el desarrollo de nuevas técnicas culinarias hicieron que esta receta evolucionara enormemente, dando lugar a la inmensa variedad de galletas que conocemos hoy en día: galletas de mantequilla, rellenas, obleas, pretzel, galletas tipo María, muy populares tanto en España como en América Latina... Las galletas de chocolate aparecieron en el siglo XX, con recetas tan populares como las cookies americanas o las galletas recubiertas de chocolate en Europa.

La harina, los huevos, el azúcar y la mantequilla o el aceite de oliva son los ingredientes básicos para la elaboración de las galletas clásicas. En el caso de estas galletas de chocolate, también utilizaremos chocolate especial para repostería, magnífico para este tipo de postres.

Con esta receta, te enseñamos a preparar unas riquísimas galletas de chocolate caseras de forma fácil y rápida para que, incluso si eres principiante en la cocina, puedas disfrutar del placer incomparable que suponen estos dulces tradicionales. ¿Comenzamos?

Con estas galletas de chocolate, en Nestlé Cocina te invitamos a rendir homenaje a uno de los dulces más populares de la repostería internacional con una receta muy sencilla de hacer en casa, para que disfrutes de su incomparable sabor siempre que te apetezca. Y si buscas un buen postre casero con el que sorprender a tu familia, ¡con estas galletas de chocolate triunfarás seguro! Eso sí, una vez que las pongas en la mesa, no te duermas en los laureles... ¡porque seguro que nadie podrá resistirse a probar solo una!

¿Estás dando tus primeros pasos en el mundo de la repostería y te gustaría conocer algunos trucos para que estas galletas de chocolate queden perfectas? ¡Pues sigue leyendo y prepárate para tomar buena nota!

En primer lugar, una recomendación básica para preparar cualquier postre: respeta a rajatabla los ingredientes, proporciones e instrucciones indicadas en cada receta. Si bien existen muchos dulces caseros realmente sencillos de hacer – y estas galletas de chocolate son un excelente ejemplo de ello-, en este tipo de recetas variar la cantidad de los ingredientes empleados, aunque sea ligeramente, puede alterar notablemente el resultado final y hacer que incluso el postre más exquisito de convierta en un desastre sin remedio.

Por esta razón, para estas recetas es altamente recomendable contar con una báscula de cocina para pesar los ingredientes sólidos y un vaso calibrado, para los líquidos. ¿Y si en vez de en gramos, las cantidades vienen indicadas en tazas o en cucharadas? Para que no tengas problema, en Nestlé Cocina también encontrarás información sobre las medidas y equivalencias más utilizadas en cocina.

En el caso de esta receta, el ingrediente más delicado de trabajar es el chocolate, muy sensible al calor y los cambios bruscos de temperatura. Para estas galletas de chocolate, te recomendamos usar un chocolate específico para repostería, como los de la gama Nestlé Postres, con un mayor contenido en manteca de cacao que las tabletas convencionales y más fáciles de fundir y trabajar. Las galletas de chocolate negro son una propuesta clásica que nunca falla, pero también puedes innovar preparando esta receta con chocolate blanco, con leche, a los tres chocolates...

Para trabajar la masa y dar forma a tus galletas de chocolate, un buen consejo es dejarla refrigerar previamente en la nevera durante un rato. Así, evitarás que la masa se pegue y sea mucho más maleable y fácil de moldear. Para terminar, no te olvides de precalentar el horno antes de meter las galletas, respetar los tiempos de cocción y dejarlas enfriar antes de retirarlas de la placa, para evitar que se rompan. Después, ¡solo queda probarlas!