Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Mousse de chocolate blanco

640

votos
Fácil 4-6
personas
10 min.
de preparación

Qué me aporta esta receta...

Mousse de chocolate blanco
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

Si te gustan los postres ligeros, ¡pocos ganarían a la delicada textura y el sabor de esta mousse de chocolate blanco! Con esta receta, te enseñamos cómo preparar este delicioso postre casero usando únicamente dos ingredientes y en tan sólo diez minutos. Fácil, rápido, económico y por supuesto, riquísimo. ¿Qué más razones necesitas para probarlo? Aprende a hacer esta receta de Mousse de chocolate blanco fácil en 10 minutos. En Nestlé Cocina te damos todos los trucos para que saques notaza de chef.

Esta mousse de chocolate blanco es un bocado cautivador, que se funde delicadamente en el paladar, con un sabor perfecto para los paladares más golosos. La mousse es uno de los postres más representativos de la gastronomía francesa, caracterizada por su textura suave y esponjosa. La primera receta de mousse de la que tenemos constancia aparece en el libro “Les soupers de la cour”, del cocinero francés Menon, publicado en 1755.

¿Quieres algunas ideas para lucirte con la presentación de este postre basado en una deliciosa mousse de chocolate blanco? Los frutos rojos y las frutas del bosque, por ejemplo, combinan muy bien con el sabor de esta mousse de chocolate blanco. Solo necesitas colocarlas con un poco de arte para lograr una presentación mucho más colorida y apetecible a la vista. El melocotón o las frutas tropicales al natural, como el mango o la piña, son otros acompañamientos fabulosos para esta mousse. También puedes usar unas hojas de menta para decorar. Sea como sea, ¡estará exquisita! Hacer esta mousse de chocolate blanco es súper fácil y solo te llevará unos poco minutos.

Después de conocer esta receta, ¿te animas a preparar esta mousse de chocolate blanco en casa? La elaboración de este postre apenas te llevará diez minutos, pero antes de meterte en faena necesitarás que la nata para montar se encuentre a la temperatura adecuada, por lo que hay que organizarse con un poco de antelación. Recuerda guardar la nata en la nevera durante al menos una hora, para que esté bien fría en el momento de utilizarla. Después, ¡llega el momento de ponernos manos a la obra y seguir con la receta de mousse de chocolate blanco!

Comenzaremos por fundir el chocolate, un proceso básico necesario para la elaboración de multitud de recetas de repostería, que todo buen cocinero debería conocer. El método tradicional para lograrlo es calentar el chocolate al baño maría, siempre a fuego lento. El control de la temperatura es esencial en este proceso, ya que el chocolate es un ingrediente muy delicado y se quema fácilmente. Va a salirte una mousse de chocolate blanco espectacular.

Además, es importante saber que cada tipo de chocolate se derrite a una temperatura diferente. La variedad que vamos a utilizar para esta mousse de chocolate blanco solo contiene manteca de cacao y azúcar, mucho más sensibles al calor que las variedades con cacao puro como la que utilizamos en esta otra propuesta de mousse de chocolate intenso. El chocolate blanco de repostería se funde más rápidamente, por lo que controlar el tiempo y la potencia del fuego es aún más importante si cabe en este caso.

Si quieres ahorrar tiempo o te resulta más cómodo, también puedes fundir el chocolate en el microondas. Para fundir la cantidad necesaria para preparar esta mousse de chocolate blanco serán suficientes con un par de minutos a una potencia de 500 vatios. Para no arriesgarse, lo mejor es probar con intervalos de tiempo cortos, comprobar la textura del chocolate y repetir si es necesario. Es clave para que te salga una mousse de chocolate blanco ideal.

Para montar la nata, te recomendamos usar unas varillas eléctricas para batirla hasta que alcance el punto de nieve. Por supuesto, también puedes usar unas varillas manuales, aunque el proceso precisará de un poco más de esfuerzo. Por otra parte, cuando se trata de productos lácteos, es importante no pasarse con el tiempo de batido ya que si lo hacemos, la nata podría cortarse y volverse inservible.

¿Se sientan comensales veganos a la mesa? Pues, ¡no hay problema! Puedes transformar esta mousse de chocolate blanco en un postre 100% vegetal sustituyendo la nata por la bebida vegetal que prefieras, como La Lechera Veggie, elaborada a base de avena y arroz, y aquafan, que aportará consistencia a la mousse. Así, ¡todo el mundo podrá disfrutar de esta delicia culinaria! A ver qué tal te sale tu mousse de chocolate blanco esponjosa. ¡Vamos allá!