Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Palmeritas de hojaldre

Palmeritas de hojaldre
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

68

votos
Fácil 6-8
personas
10 min.
de preparación
13 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si te gusta el dulce, ¿por qué no preparar unas riquísimas palmeritas de hojaldre para acompañar tus desayunos o meriendas? Estos pequeños y exquisitos bocados se consideran una especialidad de la repostería francesa, donde se les denomina ‘palmier’, pero también son muy populares en España. En Cataluña, las palmeritas de hojaldre se conocen como ‘ulleres’, que significa gafas, mientras que en Latinoamérica se bautizó este dulce como ‘orejas’, en alusión a su forma redondeada característica.

Con esta receta, te invitamos a disfrutar de las palmeritas de hojaldre en su forma más clásica, utilizando únicamente masa de hojaldre y azúcar. Por supuesto, siempre puedes preparar tu propio hojaldre casero, usando la técnica tradicional, pero en esta ocasión hemos optado por usar una masa de hojaldre preparada, ideal para simplificar el proceso de elaboración de cualquier receta de hojaldre y lograr resultados de una excelente calidad, ¡en un tiempo récord!

En estas palmeritas de hojaldre nos decantamos por este dulce en pequeño formato, deliciosas para tomar junto a una taza de café o chocolate caliente. Si lo prefieres, también puedes preparar palmeras individuales, de tamaño más grande. ¡Seguro que a tus hijos les encantará la idea!

Si el hojaldre todavía supone un reto para ti, más abajo encontrarás algunas recomendaciones y trucos para que trabajar con esta masa no tenga secretos para ti. ¡Anímate a descubrir el auténtico sabor de la repostería casera con estas palmeritas de hojaldre!

Como ves, esta receta resulta muy básica en cuanto a sus ingredientes, ya que solo utiliza hojaldre y azúcar. El secreto de estas irresistibles palmeritas de hojaldre reside en el proceso de plegado de la masa, que nos permitirá conseguir su textura característica, con un acabado crujiente y dorado pero esponjoso en el interior, gracias a las múltiples capas de hojaldre que componen la masa.

Si quisiéramos preparar estas palmeritas de hojaldre a la manera tradicional, necesitaríamos trabajar concienzudamente la masa de hojaldre para conseguir estas capas. El hojaldre está compuesto de capas superpuestas de masa de harina y mantequilla, que se doblan sobre sí mismas. Al hornear esta masa, el aire hace que las capas se separen, brindando al hojaldre su textura esponjosa característica.

Según los expertos en cocina, al menos necesitamos doblar el hojaldre seis veces para conseguir un resultado de buena calidad. Después de extender la mantequilla, la masa se dobla hacia el centro, de forma similar a un sobre, con lo que el número de capas se multiplica por tres. Si repetimos este proceso seis vueltas, obtendríamos un total de 730 capas de masa. Además, después de cada vuelta es necesario dejar reposar la masa al menos durante media hora a baja temperatura.

Como ves, obtener una buena masa de hojaldre es un proceso largo y trabajoso, que requiere de técnica y habilidad. Por esta razón, actualmente la mayoría de las recetas que usan esta base como ingrediente, como estas palmeritas de hojaldre, optan por masas de hojaldre refrigeradas, con las que no tendremos ninguno de estos inconvenientes.

La masa de hojaldre Buitoni, con la que te proponemos elaborar esta receta, cuenta con un total de 196 capas hojaldradas y resulta muy fácil de manipular, cualidades excelentes para lograr unas palmeritas de hojaldre con una textura perfecta. Cuando trabajamos con hojaldre, lo ideal es hacerlo en un entorno a baja temperatura, para manejar la masa más fácilmente. ¿Quieres un truco para evitar que la masa se pegue en el rodillo? Prueba a meter este utensilio en la nevera antes de empezar a trabajar con él y espolvoréalo con un poco de harina o azúcar antes de comenzar a amasar.

Antes de meter las palmeritas de hojaldre en el horno, recuerda precalentarlo para que alcance la temperatura adecuada, en torno a 200º. Esta receta no precisa de demasiado tiempo de cocción. En solo diez o quince minutos, podrás ver como tus palmeritas de hojaldre adquieren ese color dorado que las hace tan apetecibles y nos indica que la masa está lista. Después... ¡Solo queda disfrutarlas!