Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Salsa César

Salsa César
Receta de Ideal
Pruébalo sin lactosa
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

48

votos
Fácil 6
personas
20 min.
de preparación
Pruébalo sin lactosa

Qué me aporta esta receta...

La salsa césar es una de las salsas para ensaladas más conocidas en todo el mundo. Irresistible por su textura cremosa y con un toque salado, esta salsa ofrece un contrapunto perfecto para realzar el sabor de todo tipo de verduras... ¡y mucho más!

Más allá de las ensaladas, la salsa césar también es un condimento fabuloso para acompañar carnes y pescados empanados o convertir unas sencillas patatas fritas en un aperitivo totalmente irresistible.

¿Cuál es el secreto de su sabor característico? La salsa césar es uno de los ingredientes básicos de la ensalada homónima, convertida hoy en una de las ensaladas de moda a nivel internacional. Aunque actualmente existen muchas variantes de esta receta, las anchoas y la salsa inglesa siempre figuran entre sus ingredientes, aportándole su típico punto salado.

En esta ocasión, te proponemos una receta sencilla que podrás preparar en solo cinco minutos, ligera y cremosa, con todo el sabor de la salsa césar tradicional.

Si quieres saber más sobre la historia de esta salsa y sus posibilidades culinarias, más abajo te descubrimos algunos trucos y consejos que te serán muy útiles a la hora de prepararla. Además, te proporcionamos una serie de ideas y sugerencias de recetas para las que la salsa césar resulta un acompañamiento ideal.

Si eres amante de las ensaladas, la salsa césar es uno de los condimentos básicos que no puede faltar en tu repertorio de recetas. Disfrutar de su sabor es razón suficiente para animarte a descubrirla pero, además, si tus hijos se resisten a comer verduras o pescado, esta salsa también puede ayudarte a hacer estos platos mucho más apetecibles para los más pequeños de la casa.

Para conseguir una textura perfecta, asegúrate de machacar bien las anchoas y el ajo junto a la salsa inglesa, para evitar que queden trozos demasiado grandes. Trabaja la mezcla con mimo, tomándote tu tiempo hasta conseguir una pasta densa y homogénea.

Aunque la salsa césar sea famosa fundamentalmente como salsa para ensaladas, los matices de sabor que aportan sus diferentes ingredientes hacen que también resulte una buena elección como acompañamiento de pescados y carnes blancas, empanados, pastas o incluso, sándwiches y bocadillos. Dependiendo de la receta, puedes optar por una salsa más densa o más ligera. Para conseguirlo, solo tienes que jugar con las proporciones de la leche evaporada, añadiendo más o menos cantidad hasta conseguir una textura a tu gusto.

Además, es importante tener en cuenta que, independientemente del plato al que acompañe, la salsa césar siempre debe servirse fría, por lo que necesitas prepararla con un poco de antelación y dejarla refrigerar un tiempo antes de sentarte a la mesa.

Si todavía no conoces la salsa césar, ¿qué te parece comenzar con la receta a la que debe su fama internacional? La ensalada césar es un ejemplo perfecto de los magníficos resultados que pueden conseguirse aprovechando los ingredientes que tienes a mano en el momento.

Existen diversas versiones sobre el origen de esta receta. Para algunos su creador fue el chef italiano Caesar Cardini, que regentaba el restaurante Caesar's en la ciudad de Tijuana, en México, junto a su hermano Alex Cardini. Sorprendido con la despensa casi vacía en un momento de gran afluencia de clientes, Caesar Cardini improvisó esta genial ensalada con los pocos ingredientes de los que disponía. Otros atribuyen su invención al piloto italiano Alex Cardini, que improvisó esta ensalada para una cena con amigos americanos, destinados en la base militar de Rockwell en San Diego, California.

Más allá de su autoría, parece que la receta de la ensalada césar original incluía lechuga romana, trozos de pan tostado, queso parmesano y, por supuesto, anchoas, vinagre, zumo de limón y salsa inglesa, ingredientes básicos de la que hoy conocemos como salsa césar. A pesar de su sencillez, la combinación de sabores de esta receta resulta realmente única y ha conseguido seducir a paladares de todo el mundo así que, ¿por qué no te animas a probarla?