Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Receta de Salmorejo y Gazpacho

Recetas de gazpacho y salmorejo

¿Sopas, cremas o ensaladas? El salmorejo y el gazpacho son recetas tan originales que resultan difíciles de encuadrar en una única categoría. Sobre lo que sí hay consenso general, sin embargo, es sobre su sabor sublime, que los ha convertido en grandes abanderados de la cocina española a nivel internacional. Si todavía no las has probado, ¡estas recetas de gazpacho y salmorejo son la oportunidad perfecta para hacerlo!

A continuación, encontrarás diferentes propuestas para preparar estas deliciosas sopas de verduras, con una tradición centenaria. Los orígenes del gazpacho se remontan al siglo VIII, cuando la mayor parte de la Península Ibérica pasa a estar bajo dominio musulmán. En la época de Al-Ándalus, la receta del gazpacho ya era muy similar a la que conocemos hoy en día, con migas de pan, ajo, aceite de oliva, vinagre, agua y sal como principales ingredientes.

El tomate, sin embargo, es un ingrediente relativamente moderno. Esta fruta originaria de América no se incorporó a la receta del gazpacho hasta el siglo XIX. Hoy en día, es un ingrediente imprescindible en los gazpachos rojos, típicos de la zona más occidental de Andalucía, pero también existen otras variedades, como los gazpachos blancos tradicionales de Málaga, Córdoba y Granada, por ejemplo.

Además, aunque el gazpacho se haya popularizado como “gazpacho andaluz”, lo cierto es que esta receta también se extiende a otras regiones españolas, como Castilla-La Mancha y Extremadura. De hecho, muchos expertos en cocina consideran que es más correcto considerar al gazpacho como una técnica culinaria, más que como una receta definida.

¿Y en cuanto al salmorejo? Aunque aún es común considerar esta crema fría como una variante más del gazpacho andaluz tradicional, existen suficientes diferencias entre ambas para considerarlas recetas diferentes. El salmorejo cordobés se elabora únicamente con miga de pan, tomate, aceite de oliva, ajo y sal, mientras que la receta del gazpacho admite otros muchos ingredientes.

Si para el salmorejo suele utilizarse pan fresco, como la telera típica cordobesa, en el gazpacho se usa habitualmente pan duro. Además, en la receta del salmorejo no se añade agua a la mezcla. Como resultado, su textura resulta mucho más densa, más similar a una crema que a una sopa.

Con estas recetas, podrás aprender a preparar gazpacho o salmorejo al estilo tradicional o darles un toque más innovador, con propuestas tan deliciosas como el gazpacho de sandía o el salmorejo de tomate con pesto. Y ahora, ¿por cuál prefieres empezar?

8 RECETAS