Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Tartas de galletas

Tartas de galletas

¿Puede haber un postre más seguro, rico y atemporal que la tarta de galletas? Seguro que te trae muchísimos recuerdos, porque desde hace decenas de años la tarta de galletas nunca ha pasado de moda. Es tan fácil su elaboración, tan rica su degustación, tan pocos los ingredientes necesarios y tan increíble el recuerdo que queda en tu paladar… ¡que es imposible olvidar una increíble tarta de galletas!
Además, una tarta de galletas te da cientos de opciones y combinaciones junto con otros ingredientes y puedes convertirla en la creatividad jamás nunca vista. Más abajo podrás ver múltiples recetas para inspirarte. ¡Dale rienda suelta a tu imaginación! Pero ahora un poquito de historia…
¿Sabías que la historia de la tarta se remonta al siglo XIII? Así es, hasta ese momento no se encuentran escritos donde se utilice la palabra inglesa “cake” en manuscritos de la época, según el Oxford English Dictionary. Al principio las tartas eran más parecidas al pan y se endulzaban con miel. Poco a poco se fueron añadiendo ingredientes nuevos a las tartas hasta llegar a mediados del siglo XVII en Europa, donde ya aparecen indicios de pasteles más modernos, redondos, con glaseados e incluso tartas de galletas como prácticamente las conocemos hoy en día.
Durante el siglo XVII, el mundo de la repostería dio un giro radical ya que se avanzó en todos los aspectos: fabricación, disponibilidad de moldes, introducción de nuevos ingredientes, como serían las galletas en las tartas, etc. Pero para entender las tartas de galletas como las comprendemos hoy tendríamos que esperar a mediados del siglo XIX. A partir de ese momento, la imaginación de cocineros, chefs y reposteros superó todo tipo de límites y empezaron a crear todo tipo de suculentos pasteles o tartas de galletas para los paladares más exigentes.
Y además de viajar al pasado de las tartas de galletas, ¿qué se sabe del inicio de las galletas según los historiadores? En la antigüedad, no había galletas redondas, crujientes o con trozos de chocolates. Las galletas empezaron siendo obleas planas, delgadas, con menos humedad que un pastel y que servían para que los romanos las mojaran en vino.
Su bajísimo contenido en humedad hizo a las galletas muy populares, ya que se conservaban muy bien en los hogares y duraban mucho tiempo. Este aspecto les otorgaba un gran valor. De ahí que ya en la Edad Media, las galletas fueran incorporadas a las tartas como un ingrediente clave. A lo largo de los años, las galletas han ido evolucionando y las tartas de galletas también. ¡Mira!

13 RECETAS