Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Coulant de chocolate negro

Coulant de chocolate negro
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

225

votos
Fácil 4-8
personas
10 min.
de preparación
8 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Esponjoso por fuera y con un corazón líquido, el coulant de chocolate es una verdadera obra de arte de la repostería francesa, gracias a su ingeniosa combinación de texturas. Si a primera vista este bizcocho ya resulta una tentación casi irresistible, gracias al aroma y el color del chocolate, con la primera cucharada caeremos rendidos a sus pies al descubrir su interior de chocolate líquido. Una presentación realmente original, pensada para sorprender incluso a los paladares más sibaritas.

La receta original del coulant de chocolate fue patentada en 1981 por el chef francés Michel Bras en su restaurante de Laguiole, situado al noroeste de Francia, distinguido con tres estrellas Michelin. Actualmente, se ha convertido en uno de los postres más famosos del mundo ¡con el que los amantes del chocolate podrán disfrutarlo por partida doble!

Además, su aire elegante y sofisticado convierte al coulant de chocolate en una opción incomparable para convertir la hora del postre en una experiencia gourmet, ideal para celebraciones especiales. Porque ¿quién dijo que hay que acudir a un restaurante de lujo para degustar las delicias de la alta cocina?

Más abajo te descubrimos todos los trucos para preparar este coulant de chocolate como un experto maestro pastelero. ¡Atrévete a probar y seguro que repites!

Su corazón líquido constituye la principal seña de identidad del coulant de chocolate y uno de los motivos por los que este postre resulta tan atractivo. Su nombre procede del participio del verbo francés “couler”, que podríamos traducir como “fluido” o “derretido”. En la versión original del coulant, Bras utilizaba una capa de bizcocho de chocolate con una porción de ganache congelada en su interior, que se volvía líquida durante el horneado.

Tras triunfar en las cocinas de todo el mundo, aparecieron otras denominaciones para este postre, que fue bautizado como “volcán de chocolate” en Argentina, haciendo referencia a su presentación, mientras que en Italia se le conoce como “soffiato”.

Hoy, la mayoría de las recetas de coulant de chocolate, como la que te proponemos en esta ocasión, prescinden del ganache y se elaboran únicamente con bizcocho. El truco para conseguir el interior líquido que lo caracteriza reside en controlar el tiempo de horneado. Solo se necesitan siete u ocho minutos para conseguir que el bizcocho adquiera la textura perfecta. Si lo horneas en exceso, esta quedará uniforme, similar a la de un bizcocho de chocolate tradicional. El chocolate negro, con mayor contenido en cacao, es la variedad más apropiada para preparar este coulant de chocolate, ya que su combinación de texturas te permitirá disfrutar de su sabor y su aroma en toda su plenitud. ¿En qué se diferencia el chocolate de repostería de las tabletas de chocolate clásicas? Para ser considerado como tal, este tipo de chocolate, conocido como chocolate de cobertura, debe tener una proporción de más de un 31% de manteca de cacao o materia grasa.

En esta propuesta, nos hemos decantado por el chocolate negro clásico, pero si prefieres los sabores más intensos, actualmente también puedes encontrar en el mercado chocolates de cobertura con un contenido en cacao de hasta el 70%, que funcionarán igual de bien con esta receta.

Sea cual sea tu opción, recuerda que el chocolate es un producto muy delicado y puede quemarse fácilmente, por lo que debes asegurarte de no pasarte con el tiempo a la hora de fundirlo en el microondas.

Además, también es importante tener en cuenta que para disfrutar del coulant de chocolate como se merece, hay que servirlo inmediatamente después de hornearlo, mientras el interior se mantiene aún caliente. Si bien es cierto que para conseguirlo necesitarás un poco de planificación previa, te aseguramos que cuando lo pruebes... ¡El esfuerzo habrá merecido la pena!