Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Flan de queso

Flan de queso
Receta de La Lechera
Postres en 5 minutos
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

49

votos
Fácil 8
personas
5 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Con sus cientos de variedades, el queso es una opción excelente para la hora del postre, ya sea para degustar al natural como para elaborar todo tipo de recetas perfectas para estos momentos, como el flan de queso que te presentamos a continuación. Si te gustan los postres cremosos, pero no demasiado dulces, ¡esta propuesta te cautivará desde el primer bocado!

Aunque este lácteo no formaba parte de la receta original del flan, elaborado solo con huevos, leche y azúcar, sus enormes posibilidades culinarias convierten al queso en un ingrediente ideal para darle un toque diferente a estas deliciosas tartas frías, aprovechando la gran variedad de sabores y aromas que ofrece.

El flan de queso es un postre enormemente popular en América Latina, con variedades tan exquisitas como el “flan napolitano”, típico de México, elaborado con queso crema. La leche condensada también es un ingrediente habitual en los flanes tradicionales de este continente, como el flan de coco de Panamá, el “quesillo” venezolano o la crema volteada peruana.

¿Te gustaría conocer más sobre la historia de este postre? ¿Qué debes tener en cuenta a la hora de ponerte manos a la obra? Después de descubrir la receta de este riquísimo flan de queso casero, no olvides consultar los consejos de nuestros expertos reposteros para que siempre te quede en su punto perfecto. ¡Delicioso!

Flan de queso, con nueces, al chocolate, de café, con frutas... ¡Existen tantas variedades de flanes que escoger tu favorito puede suponer un auténtico dilema! En España, esta receta se conoce sobre todo como un postre dulce pero, ¿sabías que, en sus orígenes, el flan podía ser también una tarta salada?

Aunque sus primeros antecedentes se encuentran en la gastronomía de los antiguos griegos y romanos, el flan tal y como lo conocemos hoy en día se popularizó en Europa durante la Edad Media. Además del flan de huevo clásico, en esta época también aparecieron otras variantes, tanto dulces, como el flan de queso y miel o el flan con frutas, como saladas, incorporando ingredientes como pescado o verduras.

Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, los conquistadores europeos exportaron esta receta al continente americano, que le aportó su propio estilo. En la repostería latina, el flan de queso suele elaborarse con queso cremoso, leche condensada, leche evaporada y un toque de vainilla y se sirve acompañado de nata o dulce de leche.

Para ponértelo fácil, en esta ocasión te proponemos preparar tu flan de queso con un queso blanco cremoso. Las variedades para untar son ideales para esta receta, pero también puedes usar quesos de textura similar, como el mascarpone, la burrata o el rulo de cabra.

Este flan de queso ofrece una combinación de sabores tan exquisita que no necesita nada más pero, si te gusta variar, siempre puedes añadir un toque de vainilla, frutos secos, ralladura de limón o incluso, unas gotas de licor.

En cuanto a su elaboración, tal y como has podido comprobar, este flan de queso es realmente sencillo, ¡y solo necesitas cinco minutos para prepararlo! ¿Quieres algunos consejos para asegurarte un buen resultado? Una de las razones que hace a los flanes tan apetecibles es su textura suave, cremosa y uniforme. Para lograrlo, a la hora de mezclar sus diferentes ingredientes no debemos batirlos en exceso, ya que al hacerlo incorporaremos aire a la mezcla. Este exceso de aire hará que la textura del flan se torne más esponjosa y pueden aparecer pequeños agujeros.

A la hora de meter el flan de queso al horno al baño María, es suficiente con que el agua cubra los moldes hasta la mitad. Puedes utilizar tanto flaneras individuales como moldes más grandes, si prefieren un flan tamaño familiar, siempre que te asegures de que el recipiente se mantiene estable, ya que si no podría moverse cuando el agua comience a burbujear.

Como ves, con propuestas como estas, ¡disfrutar a la hora del postre nunca fue tan fácil!