Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Hojaldre de verduras y pollo

Prepárala paso a paso
Hojaldre de verduras y pollo
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

37

votos
Fácil 4
personas
20 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Disfrutas experimentando en la cocina, descubriendo formas diferentes de preparar tus ingredientes favoritos? Con este hojaldre de verduras y pollo, te proponemos una receta al más puro estilo mediterráneo, con una presentación ante la que resulta imposible que no se te haga la boca agua.

El hojaldre es un ingrediente muy usado en repostería, pero también resulta fantástico para la preparación de bocados salados, desde aperitivos a tartas, quiches y pasteles salados, como este sabroso hojaldre de verduras y pollo. En esta ocasión, nos hemos inspirado en la huerta mediterránea acompañando la carne con pimiento, calabacín, berenjena, cebolla y tomate, pero también puedes probar esta receta con cualquier otra verdura u hortaliza de temporada, según tus gustos.

En cuanto a su preparación, si bien este hojaldre de verduras y pollo requiere un poco de paciencia para conseguir que cada uno de sus ingredientes quede en su punto perfecto, te aseguramos que, una vez que lo pruebes, sentirás que el esfuerzo realizado ha merecido la pena con creces.

Si quieres sorprender a tu familia con una comida especial, esta receta de hojaldre de verduras y pollo representa una apuesta segura, que enamora a primera vista por su envoltura dorada y terminará de conquistarte a través del paladar. ¿A que te apetece probarlo?

Gracias a su deliciosa combinación de ingredientes, este hojaldre de verduras y pollo resulta de lo más completo y nutritivo, ideal para una cena de picoteo o una comida ligera. Cada ración aporta aproximadamente 413 kilocalorías, de las que el 25% corresponden a hidratos de carbono y un 23% a proteínas.

En cuanto a su preparación, este hojaldre de verduras y pollo es una receta sencilla, que puedes utilizar para elaborar otras muchas otras recetas de tartas y pasteles salados. En primer lugar, cortamos todos los ingredientes y preparamos un sofrito con las verduras y la salsa de tomate, que ayudará a que el relleno se mantenga jugoso durante la cocción.

A continuación, añadimos el pollo cortado cortado en trocitos pequeños y lo cocinamos durante unos pocos minutos, hasta que quede bien dorado. Esta carne de ave suele liberar bastante agua al cocinarse. Si observas que se acumula demasiado líquido en la sartén, la carne se cuece, en vez de freírse y dorarse como queremos. Para solucionarlo, solo tienes que retirar el agua con cuidado y volver a poner al fuego.

Para esta receta de hojaldre de verduras y pollo, el objetivo es que el relleno quede jugoso, pero con cierta consistencia. Si nos queda demasiado líquido, los jugos empaparán el hojaldre durante la cocción y podrían llegar a reblandecerlo demasiado o incluso, hacer que se rompa.

¿Cómo lograr el punto perfecto? Para evitar el exceso de líquido, no tengas prisa a la hora de cocinar el sofrito. Tómate tu tiempo hasta que la salsa de tomate esté bien integrada con el resto de ingredientes, removiendo de vez en cuando con la cuchara para comprobar la densidad de la mezcla.

¿Y si, por el contrario, el relleno nos ha quedado demasiado seco? En este caso, la solución es aún más fácil: solo tienes que añadir un par de cucharadas más de salsa de tomate y remover bien.

Una vez tenemos listo el relleno de nuestro hojaldre de verduras y pollo, le toca el turno al hojaldre. Para este tipo de recetas, las masas de hojaldre preparadas, que puedes encontrar en la sección de refrigerados de tu supermercado, resultan de lo más cómodo, especialmente si eres novato en la cocina. Estas masas son muy fáciles de manipular. No obstante, ten en cuenta que el hojaldre siempre debe trabajarse en frío, por lo que te aconsejamos mantenerlo en la nevera hasta el último momento.

Para terminar, solo queda meter nuestro delicioso hojaldre de verduras y pollo en el horno durante unos 25 minutos, hasta que quede bien dorado, ¡y todo listo para sentarnos a la mesa!