Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Tarta Sacher

Tarta Sacher
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

415

votos
Media 10-12
personas
30 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si estás buscando un postre totalmente sublime para sorprender a tus invitados en una ocasión especial o convertir un cumpleaños en una celebración inolvidable, la tarta Sacher no te defraudará. Este magnífico postre de chocolate, conocido también como Sachertorte, está considerada una de las mejores tartas del mundo. Un dulce creado para contentar a los refinados paladares de la aristocracia austríaca que, gracias a esta receta, podrás disfrutar en tu propio hogar siempre que quieras.

¿Cuáles son las principales señas de identidad de la tarta Sacher? Este postre se elabora con un bizcocho de chocolate y mantequilla, con una capa de mermelada de albaricoque. Pero, sin duda, lo que le aporta ese acabado tan sofisticado e irresistible es su cobertura glaseada de chocolate negro. Como toque final, esta tarta suele servirse acompañada de crema chantilly, similar a la nata montada, aromatizada con vainilla.

Si después de esta descripción, se te ha hecho la boca agua, con esta receta te enseñamos cómo preparar la tarta Sacher, paso a paso, para que puedas degustar esta obra cumbre de la repostería, capaz de dejar boquiabiertos incluso a los comensales más sibaritas. Así que ¡anímate a ponerte el delantal y disfrutar del dulce en todo su esplendor con esta tarta incomparable!

¿Te gustaría conocer más sobre la historia de este admirable postre? Aunque la tarta Sacher también es muy popular en Alemania, la receta original es de origen austríaco. Su creador fue el aprendiz de repostería Franz Sacher, que en 1832 recibió el encargo de preparar un dulce para los invitados del príncipe Kiemens Wenzel von Metternich. Lo curioso es que esta tarea recayó en las manos de Sacher por casualidad, ya que el chef que normalmente se encargaba de cocinar para el príncipe había caído enfermo. Este infortunio, sin embargo, propició el nacimiento de la que se convertiría en una de las tartas más famosas del mundo.

Y es que, sin duda, con la tarta Sacher, el joven aprendiz superó con creces el desafío. Gracias a esta receta, Sacher pasó a formar parte del personal de cocina de palacio. Su creación fue convirtiéndose en uno de los dulces más apreciados por la aristocracia austriaca, aunque su artífice se ocupó de conservar la receta original bajo el secreto más absoluto. Años más tarde, Sacher regresó a Viena para abrir su propia tienda de vinos y delicatessen.

La historia de la tarta Sacher continuó en la famosa confitería vienesa Demel, donde su hijo Eduard trabajó como aprendiz de repostero. En 1876, abrió las puertas del Hotel Sacher en Viena y su esposa, Anna Fuchs, se apuntó al negocio familiar instalando una confitería frente al establecimiento, muy frecuentada por la aristocracia. Hoy, tanto el Hotel Sacher como la confitería Demel siguen figurando entre las visitas imprescindibles de cualquier amante de los dulces que visite Viena y quieran disfrutar del sabor de la auténtica tarta Sacher.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de prepararla? El chocolate, protagonista absoluto de la tarta Sacher, siempre es un ingrediente delicado de trabajar en repostería. A la hora de calentarlo en el microondas, asegúrate de no pasarte con el tiempo, ya que se quema fácilmente. Aunque depende de la cantidad, 30 segundos a baja potencia suelen ser suficientes.

Batir las claras a punto de nieve es otro proceso clave en la preparación de esta tarta. ¿Eres principiante en la cocina y no estás familiarizado con este término? Básicamente, el punto de nieve consiste en batir las claras para incorporar aire, hasta que su textura se vuelva espumosa, pero consistente. El método tradicional es utilizar una varilla, pero también puedes conseguir el mismo resultado con una batidora.

Respecto a la cobertura, siempre es recomendable utilizar chocolate de repostería, con mayor proporción de manteca de cacao, para ofrecer una textura idónea con la que darle el toque final perfecto a tu tarta Sacher.