Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Apple pie

Apple pie
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

21

votos
Fácil 12
personas
30 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Si hablamos de grandes postres estadounidenses, el ‘apple pie’ constituye todo un icono de la repostería norteamericana, a la altura de otras recetas tan populares como el ‘cheesecake’ al estilo neoyorquino o el brownie de chocolate. ¿Todavía no lo has probado? Pues con esta receta, ya no tienes excusa para no prepararlo en casa.

Aunque hoy consideremos al ‘apple pie’ un postre típico de Estados Unidos, lo cierto es que este dulce es una receta presente en la mayoría de los países europeos, con diferentes variantes. En el ‘apple pie’, la masa envuelve totalmente el relleno, a diferencia de otras tartas de manzana como la tarta tatin francesa.

En esta receta, te enseñamos a preparar un riquísimo ‘apple pie’ casero, paso a paso. Su elaboración requiere un poco de paciencia y algo de práctica pero, seguro que después de probarla, no te importará repetir esta receta tantas veces como sea necesario hasta dominarla completamente. Si la práctica hace la perfección, ¿qué mejor excusa que pulir tus habilidades para disfrutar de este postre siempre que te apetezca?

Más abajo, te contamos más sobre la historia del ‘apple pie’ y te damos algunas claves para lograr un resultado inmejorable. ¡Anímate a preparar esta tarta sensacional y convierte cualquier día en una fiesta!

¿Cuándo y dónde nació el ‘apple pie’? El origen exacto de esta receta es incierto, aunque la mayoría de las referencias documentadas sitúan este postre en Europa. El manzano es un frutal con una larga tradición en la mayoría de los países de este continente, por lo que los postres elaborados con manzana son un dulce tradicional típico.

En el siglo XIV, varios libros de repostería mencionan recetas de tartas de manzana muy similares al ‘apple pie’. Este dulce bocado también era muy apreciado por la aristocracia, tal y como nos demuestra el libro de cocina The Forme of Cury, publicado en 1390 por los cocineros del monarca Ricardo II de Inglaterra. Entre sus páginas encontramos la receta de ‘tartys in applis’, una tarta rellena de frutas que, además de manzanas, también incluía peras, higos y uvas pasas.

Tras el descubrimiento de América, los colonos británicos importaron al nuevo continente variedades de manzanas europeas, más sabrosas que las autóctonas, junto a su amor por los postres de manzana. En el siglo XVII, el ‘apple pie’ al estilo anglosajón ya era una tarta muy popular en Estados Unidos. En 1797 encontramos una de las primeras referencias escritas, con la receta incluida en el libro American Cookery de Amelia Simmons.

El ‘apple pie’ tradicional se elabora con masa brisa o masa quebrada, más compacta y rígida que el hojaldre, por lo que resulta idónea como base para tartas o pasteles. Para las tartas abiertas, es frecuente someter a la masa brisa a un doble horneado, primero en blanco para que adquiera consistencia suficiente para soportar el peso del relleno sin desmoronarse, y un segundo horneado, una vez incluido el relleno.

El ‘apple pie’, sin embargo, es una tarta abierta, por lo que simplificaremos el proceso horneando el pastel completo. ¿Por qué cortamos la masa antes de hornear? Estos cortes en forma de cruz no son meramente decorativos. Al hacerlo, ayudamos a liberar el vapor generado en el interior de la tarta durante la cocción. Sin esta vía de escape, la tarta podría hincharse demasiado durante su horneado y los bordes podrían despegarse y abrirse.

En cuanto a las manzanas, principales protagonistas de este postres, ¿qué variedades resultan más adecuadas para preparar este ‘apple pie’? Nosotros te hemos propuesto utilizar manzanas amarillas, como las Golden Delicious, de sabor suave y textura crujiente y jugosa. Esta variedad aguanta muy bien las altas temperaturas, por lo que es ideal para asar o elaborar recetas al horno. Si quieres probar con otros tipos de manzana, los expertos aconsejan decantarse por variedades más bien ácidas, como la Granny Smith o la Reineta, buscando el contraste con el dulzor del azúcar. ¡Delicioso!