Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Bizcocho marmolado de chocolate con leche

Bizcocho marmolado de chocolate con leche
Receta de Nestlé Postres
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

105

votos
Fácil 8-10
personas
15 min.
de preparación
40 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Un buen desayuno es la mejor forma de empezar bien el día, ¿y qué mejor para conseguirlo que un buen dulce casero? Este bizcocho marmolado de chocolate con leche representa una forma deliciosa de comenzar el día a lo grande y cargar las pilas para afrontar la jornada con energía, fantástico también como merienda o si te apetece un pequeño tentempié para llevar. ¡Descubre cómo prepararlo con esta receta!

El bizcocho marmolado, también conocido como “Marmorkuchen”, es una receta de origen alemán, elaborada tradicionalmente con chocolate y vainilla. Tras la Segunda Guerra Mundial, los inmigrantes judíos germanos la exportaron a Estados Unidos, donde se le bautizó como “Marble cake”. Es en este país donde aparece publicada la primera receta de este dulce en 1889, dentro del libro de cocina “Aunt Babette's Cook: Foreign and Domestic Receipts for the Household”.

Además de estar riquísimo, el bizcocho marmolado también puede presumir de una presentación de lo más original, gracias a su masa veteada en dos colores que le da un aspecto similar a esta hermosa piedra natural. Tal y como te explicamos a continuación, el secreto para conseguirlo está en la elección de sus ingredientes y su particular forma de preparación. ¡Sigue leyendo y te enseñamos cómo hacerlo, paso a paso!

Como ves, si buscas recetas para hacer en casa con las que endulzar tus días, la repostería europea tradicional representa una magnífica fuente de inspiración. El bizcocho marmolado es una de sus recetas clásicas, a la altura de la tarta tatin francesa, la tarta Sacher austríaca, el tiramisú italiano o los pasteles de Belén lisboetas.

La espectacular presentación de este dulce lo convierte en una elección ideal para cumpleaños o si quieres sorprender a tus invitados a la hora del café, ¡pero no necesitas ninguna razón especial para disfrutarlo! Si has decidido decirle adiós para siempre a la bollería industrial y optar por recetas más sanas y equilibradas, anímate a preparar este delicioso bizcocho marmolado de chocolate con leche, con el que poner un sabor único a tus desayunos y meriendas. Y si tus hijos se han cansado del bocadillo a la hora del recreo, ¡seguro que este bizcocho es una alternativa excelente para contentarlos!

Si después de leer esta receta no puedes esperar para hincarle el diente, ¡veamos algunos trucos que te ayudarán a asegurarte el éxito! Como has podido comprobar, la elaboración de este bizcocho marmolado requiere ingredientes bastante sencillos, que siempre sueles tener en casa, como huevos, harina, mantequilla, azúcar y levadura. Para lograr su atractiva presentación, también necesitarás chocolate especial para repostería, un básico que tampoco puede faltar en tu cocina si eres aficionado a los dulces caseros.

En esta receta, te proponemos un bizcocho marmolado de chocolate con leche, pero si te gusta el resultado y te apetece variar, puedes utilizar cualquier otra variedad que te guste. Dentro de la gama de chocolates de repostería de Nestlé Postres, por ejemplo, puedes elegir entre chocolate negro con un 70% de cacao, para conseguir un sabor más intenso, chocolate blanco o praliné así que, ¡solo tienes que elegir tu favorita!

A la hora de fundir el chocolate, es importante tener en cuenta que cada variedad requiere un tiempo y una temperatura diferente. Al contener una menor porcentaje de cacao que el chocolate negro, el chocolate con leche se funde más fácilmente y a una temperatura más baja. Si decides utilizar el baño María, será suficiente con calentarlo a fuego lento durante cinco minutos para derretirlo totalmente.

En el caso de que prefieras utilizar el microondas, para fundir chocolate con leche te recomendamos usar una potencia media, en torno a 500 vatios, entre uno y dos minutos, dependiendo de la cantidad.

Para lograr ese interior esponjoso y veteado que caracteriza al bizcocho marmolado, solo tienes que alternar la masa y el chocolate fundido en capas superpuestas. ¡Y listo para meter al horno!