Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Crema de guisantes con jamón

Crema de guisantes con jamón
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

44

votos
Fácil 4-6
personas
15 min.
de preparación
Fuente de fibra

Qué me aporta esta receta...

¿Te cuesta llevar una dieta sana y equilibrada? Esta crema de guisantes te demostrará que el arte de la cocina es una herramienta enormemente poderosa para cuidar de tu salud cada día, sin necesidad de grandes complicaciones. Una receta fantástica para entonarte en los días fríos, aderezada con unos taquitos de jamón para darle un toque gourmet.

Aunque muchas veces los encuadremos dentro de la categoría de las verduras, los guisantes son una planta leguminosa oriunda de la cuenca mediterránea, también conocida como chícharo, petipuás o arveja. Los tirabeques de primavera son una de las variedades más apreciadas, ideal para esta crema de guisantes y un ingrediente habitual en la cocina asiática. No obstante, para ponértelo todavía más fácil, en esta ocasión te proponemos utilizar guisantes congelados, disponibles durante todo el año.

Los expertos en nutrición recomiendan tomar legumbres entre tres y cuatro veces por semana, dos de ellas como plato principal y el resto, como guarnición o ingrediente de otros platos. Sin duda, teniendo a mano propuestas tan ricas como esta crema de guisantes, te resultará mucho más sencillo alcanzar este objetivo y equilibrar tu dieta.

Si no estás acostumbrado a cocinar estas legumbres, más abajo te contamos todas las claves a considerar para lograr el punto de cocción perfecto. Y ahora, ¿nos ponemos manos a la obra?

Con esta receta, en apenas un cuarto de hora podrás tener listo un plato completo, que conseguiría la aprobación de cualquier nutricionista. Esta crema de guisantes es baja en grasas y rica en fibra, además de otros muchos nutrientes beneficiosos para la salud. Si te interesa cuidar tu alimentación diaria y buscas nuevas ideas para tus menús, ¡sigue leyendo y toma nota!

La fibra es un elemento clave para el buen tránsito digestivo, pero también es la razón de que los platos a base de legumbres resulten pesados e indigestos para muchas personas. Con esta crema de guisantes, sin embargo, no tendrás ese problema, gracias a su alto contenido en oligosacáridos y azúcares como la lactulosa o la isomaltosa. Al fermentar por acción de las bacterias presentes en el intestino grueso, estos elementos actúan como prebióticos, reforzando la flora intestinal.

De hecho, si atendemos a su composición, los guisantes frescos son más similares a las verduras que a las legumbres secas. Además de fibra y oligosacáridos, esta crema de guisantes también aporta proteínas vegetales, carbohidratos de absorción lenta, vitaminas y minerales como el potasio, el fósforo y el magnesio.

Con 200 gramos de guisantes frescos, estaremos cubriendo la ingesta diaria recomendada de vitamina C para un adulto. Esta legumbre también representa una fuente importante de vitamina A y carotenoides, similares a los que encontramos en las verduras de hoja verde, y vitamina K, que ayuda a mantener nuestros huesos y dientes fuertes.

Los guisantes congelados son una opción muy cómoda para preparar esta receta, pero, si te apetece variar, también puedes preparar esta crema de guisantes con legumbres frescas. La primavera es la mejor estación para degustarlas, con variedades tan exquisitas como el tirabeque o bisalto.

Una vez en la cocina, ¿cuál es la clave para que tu crema de guisantes quede perfecta? El secreto está en controlar el tiempo de cocción, que debe ser suficiente para que todos los ingredientes queden tiernos, pero no excesivo, ya que mermaríamos sus excelentes propiedades nutricionales.

Los guisantes congelados necesitan de 5 a 7 minutos para alcanzar el punto de cocción óptimo, mientras que para los guisantes frescos son necesarios alrededor de 20 minutos. Para evitar que se pasen, rehogamos primero las cebollas y las patatas, que necesitan más tiempo al fuego para cocinarse, y añadimos los guisantes más tarde.

Después, incorporamos la leche evaporada para conseguir una crema de guisantes más cremosa y añadimos los taquitos dorados de jamón, como toque final. ¿A que te apetece probarla?