Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Hachis parmentier

Hachis parmentier
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

64

votos
Fácil 6-8
personas
10 min.
de preparación
20 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Te apetece algo rico para comer hoy? Las recetas al horno son una opción estupenda para disfrutar de multitud de platos tan fáciles y deliciosos como este hachis parmentier. Esta especialidad gastronómica francesa es un exponente perfecto para mostrar las enormes posibilidades culinarias de un ingrediente tan básico en nuestra dieta como la patata, con el que seguro que harás las delicias de toda la familia. Además, ¡apenas necesitas media hora para prepararlo!

El hachis parmentier toma su nombre del agrónomo y farmacéutico francés Antonine Augustin de Parmentier, uno de los mayores promotores del consumo de la patata en Francia. Hasta el siglo XVIII, este tubérculo se consideraba un alimento de baja calidad, que se usaba sobre todo para el ganado. Sin embargo, Parmentier se percató de que su facilidad de cultivo y su alto valor nutritivo podía ser una solución ideal para las hambrunas que asolaban Europa en aquella época.

A medida que su consumo aumentaba, también aparecieron multitud de recetas que usaban la patata como ingrediente principal, denominadas genéricamente parmentier. Más abajo te contamos más sobre la historia de este plato y sus diferentes variantes pero primero, ¡descubre cómo prepararlo, paso a paso, con esta receta!

Como ves, la técnica de elaboración para este hachis parmentier es realmente sencilla, así que, incluso si estás empezando a descubrir el fascinante mundo de la cocina, te animamos a intentar prepararlo en casa. Después de probarlo, ¡seguro que repites y esta receta pasa a ocupar un lugar de honor dentro de tu recetario familiar!

El hachis parmentier tradicional se preparaba con carne de buey, pero quedará igual de bien usando carne picada de ternera, como en esta ocasión, carne de pollo, verduras o las sobras del cocido, por lo que resulta fantástica como receta de aprovechamiento. Sean cuales sean sus ingredientes, para preparar el parmentier debemos picarlos muy finos. De hecho, la palabra “hachis” significa “desmenuzado” o “picadillo” en francés, en alusión a una de las principales características de este plato.

La base del hachis parmentier clásico es el puré de patatas, una de las preparaciones culinarias más básicas que todo buen cocinero debe conocer. Tradicionalmente, este puré se preparaba con patata cocida, que luego se machacaba y se mezclaba con leche para darle una consistencia más cremosa, con una pizca de sal y nuez moscada como aderezo. En las recetas modernas, normalmente se utiliza puré de patata en copos para simplificar el proceso.

Gracias a su sencillez de preparación y a su delicioso sabor, desde su invención en el siglo XVIII el hachis parmentier ganó popularidad rápidamente y no tardó en traspasar las fronteras francesas para conquistar los paladares de todo el mundo. La gastronomía europea también cuenta con otros muchos parmentier tradicionales, elaborados a base de puré de patata, como el “shepherd's pie” o pastel de pastor británico, con carne picada de cordero o de ternera, o el “cottage pie”, con ternera picada y verduras.

En América, también merece una mención especial el “pâte chinois”, un bocado típico de las ciudades canadienses de Quebec y Nuevo Brunswick, en él, además de carne de ternera picada, se añaden verduras como la cebolla, los pimientos y el maíz. En la cocina latinoamericana, el parmentier se conoce popularmente como pastel de papas, con recetas tan deliciosas como el pastel de papas chileno, relleno con carne picada, uvas pasas, aceitunas negras y huevo duro troceado.

Como relleno, en esta receta te proponemos una alternativa rica y jugosa con carne picada, champiñones y salsa de tomate, que añadirá al hachis parmentier un toque más jugoso, para hacerlo todavía aún más irresistible. Solo tienes que picar bien todos los ingredientes y freírlos en la sartén, distribuir este relleno entre dos capas abundantes de puré de patata, ¡y listo para gratinar en el horno!