Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Mousse de limón Ideal

Mousse de limón Ideal
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

291

votos
Fácil 4-6
personas
5 min.
de preparación
Sin gluten

Qué me aporta esta receta...

¿Buscas recetas de postres fáciles, rápidos de hacer y, por supuesto, deliciosos? Esta mousse de limón es una elección perfecta para refrescarte durante los meses de verano o poner un colofón de oro a cualquier comida ya que, además de estar riquísima, también resulta muy digestiva. ¿Y si además te decimos que solo necesitas cinco minutos para prepararla? ¡Sigue leyendo y te contamos cómo hacerlo!

Las mousses son uno de los platos estrella dentro de la categoría de postres fríos, exquisitas por su textura ligera y suave, que nos hace sentir como si estuviéramos saboreando pequeños pedacitos de nube. Las preparadas a base de cítricos, como esta mousse de limón, destacan por su sabor fresco y con un toque ácido, que las convierte en un bocado realmente celestial y nada empalagoso.

Para ponértelo fácil, incluso si eres principiante en la cocina, a continuación te ofrecemos una receta que seguro que te sorprenderá por su simplicidad, elaborada únicamente a base de tres ingredientes: limones, azúcar y leche evaporada, para conseguir una mousse de limón todavía más baja en grasas. ¿Quieres descubrir algunos trucos para lograr una mousse perfecta? Más abajo, te contamos todo lo que debes tener en cuenta a la hora de preparar este tipo de postres y disfrutar al máximo de su sabor y textura irresistibles.

¿Todavía eres de los que piensan que para disfrutar de un buen postre casero necesitas pasar horas trabajando en la cocina? Esta mousse de limón constituye un ejemplo perfecto de que, con un poco de creatividad, es posible conseguir recetas realmente exquisitas, sin necesidad de ingredientes sofisticados ni técnicas culinarias avanzadas.

Las mousses son un postre de origen francés, cuyo origen se remonta al siglo XVIII. Las primeras recetas aparecen publicadas en 1755 dentro del recetario “Les soupers de la cour”, obra del chef Menon, en el que encontramos tres versiones básicas: mousse de chocolate, de café y de azafrán. Las frutas, especialmente los cítricos, también son ingredientes fabulosos para la elaboración de este postre frío, como la mousse de limón que te presentamos en esta ocasión.

Las recetas de mousses tradicionales se elaboran normalmente a base de nata montada a punto de nieve o crema de leche batida, que las aportan su característica textura espumosa. Con esta receta de mousse de limón, en Nestlé Cocina te ofrecemos una variante todavía más sencilla, sustituyendo la nata por leche evaporada. Este derivado lácteo es un producto con infinidad de aplicaciones culinarias, que van desde la repostería hasta recetas saladas como cremas o purés.

Si te gusta cocinar ligero, la leche evaporada es una opción perfecta para reducir el contenido en calorías de cualquier comida, sin renunciar al sabor y ese punto cremoso que nos encanta. La leche evaporada contiene tan solo un 4% de grasa pero además, marcas como Nestlé Ideal ofrecen también alternativas semidesnatadas o sin lactosa, para que nunca te falten opciones para preparar un postre casero delicioso.

¿Cuál es el secreto para lograr que esta mousse de limón te salga perfecta? Este tipo de recetas suelen ser bastante sencillas en cuanto a sus ingredientes, pero es necesario ser cuidadoso a la hora de su preparación y seguir siempre a rajatabla los pasos indicados en cada receta si queremos conseguir un buen resultado.

La fase de batido es fundamental para lograr su textura característica, ya que nos permite incorporar el aire necesario a la mezcla para hacerla más ligera y esponjosa. En las mousse tradicionales, esto se consigue utilizando nata semi montada. En el caso de esta mousse de limón Ideal, solo necesitas batir la leche evaporada con energía hasta que notes que su volumen aumenta y su textura se torna similar a la espuma.

A la hora de añadir el resto de ingredientes, las mousses requieren paciencia y delicadeza. Tanto el zumo de limón como el azúcar deben incorporarse poco a poco, sin dejar de batir para que la mezcla mantenga la densidad adecuada. Después, solo necesitamos enfriar nuestra mousse de limón en la nevera. Más fácil, ¡imposible!