Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Mousse expres de limón

Mousse expres de limón
Receta de La Lechera
Postres en 5 minutos
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

92

votos
Fácil 8-10
personas
5 min.
de preparación

Qué me aporta esta receta...

¿Eres de los que disfrutan poniéndole un toque dulce a la vida? Descubre la mousse de limón con leche condensada que conseguirá deleitar los paladares más golosos, delicada y suave al paladar y con un sabor de lo más refrescante. ¡Un broche de oro de excepción para culminar cualquier comida!

Este delicioso postre de origen francés se prepara a base de ingredientes batidos, a los que se añade espuma, como claras de huevo batidas a punto de nieve o crema montada, para que adquiera su textura característica. Aunque existen infinidad de variantes, las mousses más conocidas son las de chocolate o frutas, como esta mousse de limón con leche condensada.

El limón aporta a este postre un aroma irresistible, además de un sabor cítrico, muy fresco y ligeramente ácido. En esta ocasión, te invitamos a combinar esta refrescante fruta con el dulzor de la leche condensada, para crear una combinación de sabores realmente magistral.

Con esta mousse de limón con leche condensada te lo ponemos todavía más fácil. Solo necesitas cinco minutos para prepararla, si bien es importante tener en cuenta que, antes de servirse, debe pasar unas horas en la nevera para adquirir la consistencia adecuada. Eso sí, una vez que la pruebes, ¡te aseguramos que la espera habrá merecido la pena!

¿Sabías que la mousse ya triunfaba en Europa en el siglo XVIII? El recetario de ‘Les soupers de la cour’, del cocinero francés Menon, ya hacía referencia a esta receta, destacando tres mousses básicas: de chocolate, de café y de azafrán. A estas variantes se añadieron después las mousses de frutas, convirtiendo a este postre en un dulce increíblemente versátil.

La mousse de limón con leche condensada que te hemos presentado en esta receta es una opción ideal para el verano por su sabor refrescante y nada empalagoso. Además, las mousses elaboradas con cítricos, como el limón, la lima o la naranja, también son una elección fantástica para poner el punto final a una comida copiosa y eliminar la sensación grasa del paladar.

Si te animas a prepararla en casa, ¡aquí tienes algunos consejos para triunfar! Esta mousse de limón con leche condensada es una receta muy sencilla, aunque requiere un poco de paciencia y mimo. Sus ingredientes deben ser mezclados sin prisa, hasta lograr integrarlos totalmente y conseguir esa textura esponjosa que hace de este postre un bocado irresistible.

¿Montar la nata a punto de nieve todavía es un desafío para ti? En este caso, el secreto está en controlar la velocidad del batido. Tanto si usas una batidora eléctrica como una varilla tradicional, siempre comenzaremos a montar las claras a baja velocidad hasta crear un poco de espuma. Entonces añadiremos el azúcar, que añadirá consistencia a la mezcla y hará que suba más deprisa.

Después de conseguir esta espuma, aumentaremos la velocidad del batido para incorporar más aire. En poco tiempo, podrás observar cómo se forman pequeñas puntas en la superficie y la mezcla va adquiriendo más cuerpo y consistencia. Solo tenemos que seguir batiendo con perseverancia para alcanzar el deseado “punto de nieve” que necesitas para preparar esta mousse de limón con leche condensada.

¿Cómo puedes comprobar si has batido lo suficiente? Una forma sencilla de hacerlo es voltear el recipiente que lo contiene. Si has conseguido montar las claras a punto de nieve, el merengue será lo suficientemente consistente para mantenerse firme y no moverse.

Después, mezclaremos la nata montada con la crema de limón que hemos preparado previamente. Mientras que para alcanzar el punto de nieve necesitamos rapidez, en esta fase optaremos por movimientos mucho más suaves, lentos y envolventes. Solo queda trocear las galletas para crear una base crujiente y nuestra mousse de limón con leche condensada estará casi lista.

Como podrás comprobar, lo más complicado de esta receta es tener la paciencia suficiente para dejarlo enfriar en la nevera antes de pasar al ataque. Y tú, ¿serás capaz de resistir la tentación?