Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Tarta flor un postre con leche condensada - header
Volver

Las mejores recetas de postres con leche condensada fáciles y en 5 minutos

20/12/2018

La repostería a menudo da miedo. Tiene fama de ser muy técnica, que si no se respetan las medidas y los tiempos con absoluta exactitud no salen. Por eso, a menudo, podemos desanimarnos a la hora de cocinar postres. Pero no hay motivo, porque tenemos los mejores trucos para que cocines postres con leche condensada fáciles y rápidos de hacer en casa, y sin complicaciones, en solo 5 minutos.

Bote de leche condensada La Lechera

La leche condensada es leche de vaca de la que se evapora parte del agua y se cocina con azúcar. Con la cocción con el azúcar, la leche se espesa y carameliza dando este sabor y texturas tan golosas, casi un postre en sí mismo. La leche condensada La Lechera también se puede encontrar sin lactosa, para todos aquellos que digieren mal este azúcar de la leche.

Los dulces con leche condensada son muy variados. De hecho, casi todas las recetas tradicionales admiten este ingrediente para facilitar el proceso y asegurar su sabor y textura. Vamos a ver algunos de ellos.

FLANES, UN CLÁSICO DE TODA LA VIDA

De entre los postres rápidos con leche condensada La Lechera, el flan es el rey. El flan es una de las recetas más antiguas y populares en toda Europa. Con una base de huevos, leche y azúcar o, como en este caso, leche condensada, se le puede añadir todo tipo de ingredientes. La leche condensada sustituye parte de la leche y todo el azúcar del flan tradicional. Además, con esta receta de flan rápido, no necesitas pesar nada ya que la misma lata de leche condensada sirve como medida. Más fácil imposible.

Flanes como postre

Tiene apariencia de un flan de huevo normal y corriente, pero éste no es un flan corriente. El flan de leche condensada y galletas combina la suavidad del flan tradicional con el dulzor y los recuerdos de las galletas marías. Y además con el truco de la leche condensada, que le aporta el punto justo de dulce y la textura perfecta.

Otra versión de flan con leche condensada que siempre sale bien es el de turrón de jijona. Además, es una receta de aprovechamiento una vez pasada la Navidad, cuando queda ese turrón en el fondo del armario. Este flan es muy fácil de preparar, solo hay que triturar todos los ingredientes juntos y cocinar en el horno al baño maría durante 40 minutos. Por cierto, que tanto este como los otros flanes, son aptos para intolerantes a la lactosa si usamos leche y leche condensada sin lactosa.

Un truco para que los flanes salgan sin los agujeritos en su interior, es que el agua del baño maría no llegue a hervir. Si lo hace, se forman burbujas de aire dentro del flan que, al cuajar, forman los característicos agujeros.

BIZCOCHOS, PORQUE HOY ES HOY

Los bizcochos son unos de estos postres que con leche condensada resultan más fáciles y rápidos de hacer. El típico bizcocho de yogur se puede preparar con harina, aceite, huevos, leche condensada y, por supuesto, yogur. La leche condensada aporta el azúcar justo y mucha jugosidad al bizcocho. También podemos preparar un bizcocho fácil y rápido con leche condensada y sin yogur. A partir de ahí, podemos variar estos bizcochos con todo tipo de sabores, desde un bizcocho de limón con semillas de amapola a otro delicioso de coco.

Receta de bizcocho con leche condensada

Para los más dulceros, se puede sustituir la leche condensada por dulce leche, que es leche condensada cocinada durante más tiempo hasta que se convierte en un almíbar de leche. El bizcocho de dulce de leche es especialmente rápido y fácil de hacer, ya que la misma lata de dulce de leche sirve como medidor para el resto de ingredientes. Si a este bizcocho le añadimos plátanos triturados con un poco de limón, se convierte en un fantástico bizcocho de plátano.

No nos olvidamos de los más chocolateros. Para ellos tenemos el bizcocho perfecto: un plum cake de leche condensada, naranja y chocolate con leche. Un postre rápido y sencillo de preparar y delicioso por la fantástica combinación de la naranja y el chocolate.

Las magdalenas también son un tipo de bizcocho, y como ellos, se pueden preparar con leche condensada. Estas magdalenas de café bombón aprovechan todo el sabor de la leche condensada y son perfectas para acompañar, por supuesto, un buen café.

Para que un bizcocho nos quede perfecto, además de escoger buenos ingredientes y seguir la receta al pie de la letra, debemos tener en cuenta algunos trucos al hornearlo.

  • Precalentar el horno antes de poner el bizcocho.
  • Respetar siempre las indicaciones de horneado de la receta. En muchos casos, hay que poner el molde con el bizcocho en el centro del horno con calor arriba y abajo pero sin ventilador, para que no se reseque.
  • No abrir nunca la puerta del horno en la primera parte de la cocción. Si lo hacemos, se interrumpe la acción de la levadura química y no queda esponjoso.
  • Engrasar bien el molde antes de poner la masa con mantequilla y harina. También se puede forrar el molde con papel de horno o bien usar los sprays especiales para moldes de pastelería que son muy prácticos y rápidos de usar. Antes de desmoldar el bizcocho, hay que dejarlo enfriar, como mínimo, 20 minutos.

Si, a pesar de todo esto el bizcocho queda hundido por el centro, le falta temperatura de horno y si queda en forma de volcán, le sobra. Cada horno es un mundo y no todos alcanzan o mantienen la temperatura que prometen. Por eso es importante conocer bien nuestro horno.

TARTAS, LAS REINAS DE LAS CELEBRACIONES

Preparar una tarta con sus capas de bizcocho, su relleno, su cobertura y sus decoraciones requiere de mucho tiempo y cierta habilidad. Pero no todas las tartas tienen que ser sí. De hecho, una tarta se puede convertir en un postre fácil y rápido de hacer con la ayuda de leche condensada.

Las posibilidades de tartas frías con leche condensada son muchas. Para la tarta de galletas y café galletas y café solo hace falta leche condensada, chocolate de postres, café, mascarpone y galletas. En 5 minutos está montada y después solo tiene que reposar en la nevera hasta el momento de servir.

El pastel rápido de leche condensada y queso al limón es una buena opción para improvisar un pastel en poco tiempo. Hay que poner capas de galletas y de crema a base de leche condensada, queso crema y zumo de limón. Poner en la nevera unas horas y está listo para comer.

Tarta flor con leche condensada

Para esta tarta flor tan bonita solo necesitamos una buena cantidad de galletas maría para formar la flor y una crema de queso mascarpone, leche condensada y limón para juntar las capas. El resultado final, con unos frutos rojos o un poco de chocolate rallado por encima, es resultón y muy goloso.

Partiendo de la misma idea se puede hacer con sabor a naranja , o una muy original con Kit Kat.

Tarta de queso con leche condensada

Las tartas de queso también entran en la categoría de postres fáciles y rápidos de hacer en casa con leche condensada. Sea de limón y queso, de queso y piña, de boniato… todas las tartas de queso admiten la leche condensada como sustituto del azúcar y parte de la leche o yogur.

Finalmente, con leche condensada, unos bizcochos, limón y mascarpone podemos tener en poco tiempo (y menos esfuerzo) un fantástico pastel a la crema de limón .

HELADOS, PARA REFRESCAR A TODOS

Para muchos, el helado casero es sinónimo de desagradables cristales de hielo. Pero este defecto se puede evitar si se prepara este postre rápido con leche condensada.

Sándwiches helados de frambuesas

El azúcar y la grasa de la leche condensada evitan en parte la cristalización del agua de los helados y los hacen más cremosos. Lo mismo ocurre con el alcohol. Por eso estos polos de mojito, ideales para celebraciones de verano, son tan suaves y deliciosos.

Aunque el trono de helado del verano es para el polo de limón, que está listo en dos minutos y queda perfecto gracias a la leche condensada.

Para los más pequeños, los sándwiches helados de frambuesas o de vainilla son una buena opción. Además, como en los otros casos, se preparan sin esfuerzo y sin heladera de ningún tipo.

CREMA PASTELERA, UN BÁSICO DE LA COCINA

A menudo se usa más como parte de una receta que como postre en sí. La crema pastelera puede ser muy técnica y apta solo para cocineros más experimentados. Pero la verdad es que podemos preparar una buena crema pastelera en poco tiempo y con una receta que nunca falla. El secreto está en la leche condensada y en el uso del microondas.

Estas son solo algunas recetas de postres entre las mil opciones de postres fáciles y rápidos con leche condensada La Lechera de Nestlé. En Nestlé COCINA hay muchas más ideas para cualquier ocasión y para todos los gustos. No lo olvides, la leche condensada La Lechera es un imprescindible en la cocina para preparar postres fáciles, rápidos y deliciosos en solo 5 minutos.