Quinoa con verduras

Quinoa con verduras
Receta de Solís
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

25

votos
Fácil 4
personas
20 min.
de preparación
25 min.
de cocción
Sin gluten Sin lactosa

Qué me aporta esta receta...

¿Llega la hora de comer y te faltan ideas para poner en la mesa? Pues con esta receta de quinoa con verduras, te proponemos un plato completo y muy sabroso, con el que descubrir las bondades de la cocina vegetariana. Este pseudocereal está considerado como un superalimento por su alto contenido en hidratos de carbono, proteínas de alto valor biológico, fibra, vitaminas y minerales y además, es un ingrediente perfecto para preparar platos sanos y apetecibles como este.

Aunque la quinoa no forme parte de la gastronomía tradicional europea, esta semilla es un alimento fundamental en la tradición culinaria de América del Sur, con Perú, Bolivia y Ecuador como principales productores mundiales. Si todavía no la has probado, esta receta de quinoa con verduras es una oportunidad fantástica para descubrir sus inmensas posibilidades culinarias, con un plato muy sencillo y rápido de preparar en casa, que seguro que encantará a toda la familia.

Además, si buscas recetas económicas que te ayuden a mantener controlado el precio de tu cesta de la compra, con esta quinoa con verduras podrás aprovechar las grandes ventajas de las verduras y hortalizas de temporada y disfrutar de los mejores sabores de cada estación. ¿Qué más razones necesitas para probarla?



Después de conocer esta receta, ¿te gustaría saber más sobre las propiedades de la quinoa? ¿Estás dando tus primeros pasos en el mundo culinario y necesitas algunos consejos para preparar este plato? Pues aquí te contamos todo lo que necesitas saber para que esta quinoa con verduras te quede de rechupete.

Si bien esta semilla es un alimento relativamente reciente en las cocinas españolas, la quinoa era básica dentro de la dieta de las culturas precolombinas americanas. Su sabor es muy similar al del arroz integral, aunque con una textura más fina que la hace muy agradable al paladar. Otra de sus ventajas es que no contiene gluten, por lo que esta quinoa con verduras es una receta totalmente apta para celíacos.

En España, la quinoa que solemos encontrar en los lineales de cualquier supermercado es la variedad blanca, pero también existe quinoa roja y negra, de sabor más intenso. Para prepararla, el primer paso es lavarla bien con agua fría, frotando con suavidad para eliminar la capa de saponinas que reviste estas semillas. Estas sustancias no solo aportan un sabor amargo a la quinoa, sino que pueden resultar tóxicas por lo que te recomendamos lavarlas siempre antes de consumirlas, aunque utilices quinoa envasada.

La mayoría de recetas con quinoa, como esta sabrosa quinoa con verduras, se elaboran con quinoa cocida. Para hacerlo, lo habitual es utilizar dos medidas de agua por cada una de quinoa, igual que con el arroz blanco. No obstante, estas proporciones pueden ser ligeramente diferentes dependiendo de la variedad, así que siempre es aconsejable consultar las medidas y tiempos de cocción recomendados por cada fabricante.

Después de poner la cazuela con agua y sal al fuego, espera a que rompa a hervir para añadir la quinoa y déjala cocer durante aproximadamente un cuarto de hora manteniendo el fuego a una potencia media, manteniendo la olla o la cazuela tapada. Durante la cocción, las semillas duplican su volumen y adquieren un tono casi transparente, que nos indica que la quinoa está lista. Para terminar, solo tenemos que escurrir en un colador para eliminar el exceso de agua y dejarla reposar tapada durante unos minutos.

¿Quieres un truco sencillo para intensificar su sabor? Antes de cocerlas, tuesta las semillas durante unos minutos en una sartén a fuego fuerte y verás como esta quinoa con verduras resulta mucho más sabrosa. También puedes darle un toque diferente añadiendo especias o hierbas aromáticas o un chorrito de salsa de soja o aceite de oliva. El curry, por ejemplo, funciona muy bien en este tipo de recetas, así como el tomillo, el laurel, el romero o el tomillo. Como ves, ¡hay opciones para todos los gustos!