Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Salsa de champiñones IDEAL

Salsa de champiñones IDEAL
Receta de Ideal
Pruébalo sin lactosa
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

76

votos
Fácil 4
personas
5 min.
de preparación
5 min.
de cocción
Pruébalo sin lactosa

Qué me aporta esta receta...

¿Quieres darle un poco de alegría a tus carnes y pescados a la plancha? Con esta salsa de champiñones, conseguirás convertir estos platos sencillos en creaciones de alta cocina, con un punto cremoso irresistible. Esta salsa representa un acompañamiento ideal para carnes y pescados a la parrilla, a la plancha o hervidos, así como para pastas o risottos.

Esta receta de salsa de champiñones te ofrece una forma deliciosa de incluir verduras y hortalizas frescas en tu dieta, básicos para una nutrición saludable y equilibrada. El champiñón, oriundo de Europa y América del Norte, es actualmente la seta más consumida en todo el mundo. Perteneciente a la familia de las Agaricales, el champiñón crece de forma silvestre en la naturaleza, aunque la variedad más consumida hoy en día sea la cultivada, conocida como Agaricus bisporus, disponible durante todo el año.

La mayoría de las recetas de salsa de champiñones se elaboran con una base de nata pero, en esta ocasión, te proponemos sustituirla por leche evaporada. De esta forma, conseguiremos reducir su contenido graso, sin renunciar a ninguno de los beneficios nutricionales de la leche ni a esa textura suave y delicada característica de esta salsa.

Más abajo, también encontrarás algunos trucos para darle el punto perfecto a tu salsa de champiñones y sacar el máximo partido a tus platos. Te contamos cómo prepararla, ¡paso a paso!

En la cocina, el champiñón está repleto de posibilidades. Su textura carnosa y su aroma lo convierten en un ingrediente ideal para la elaboración de salsas y cremas, como la que te proponemos en esta receta. Como has podido comprobar, su elaboración es muy sencilla y requiere de un tiempo mínimo. En apenas diez minutos, tendrás lista una deliciosa salsa de champiñones, perfecta tanto para estofados como para carnes o pescados a la brasa o a la plancha.

Más allá de su sabor, el champiñón también cuenta con muchas otras propiedades nutricionales beneficiosas. Cien gramos de setas contienen apenas 20 calorías, por lo que es un alimento muy recomendable para aquellos que quieren cuidar su línea. Además de su alto contenido en agua, el champiñón también es rico en fibra, vitaminas del grupo B y minerales como el yodo, el potasio, o el fósforo. Esta seta también contiene ergosterol, una sustancia presente en los tejidos vegetales que se transforma en vitamina D gracias a la acción de los rayos del sol y los procesos metabólicos, favoreciendo la absorción del calcio y el fósforo.

¿Qué debes tener en cuenta a la hora de preparar esta salsa de champiñones? En primer lugar, es importante limpiar bien los champiñones, utilizando un trapo húmedo para eliminar cualquier resto de tierra o partes picadas. Las setas nunca deben lavarse con agua, porque este proceso las hace perder gran parte de sus propiedades aromáticas.

Cuando cocinamos setas u hongos, también es importante no pasarse con el tiempo de cocción para preservar al máximo sus propiedades organolépticas. Solo necesitas rehogar los champiñones durante cinco minutos para que los champiñones queden dorados y bien jugosos.

La salsa de champiñones tradicional suele prepararse con un roux o una salsa suave de nata y mantequilla, exquisita al paladar pero también con un alto contenido calórico, por lo que siempre debe ser consumida con moderación. En esta receta, empleamos leche evaporada como sustitutivo a estos ingredientes grasos, obteniendo una alternativa mucho más saludable.

Como ves, esta salsa de champiñones representa una opción ideal para aquellos que buscan una alimentación sana, sin renunciar al sabor. Si te apetece variar un poco, esta receta también puede adaptarse a otras setas y hongos. El otoño es el mejor momento para el consumo de setas silvestres, como los níscalos, los rebozuelos, las colmenillas, las setas de cardo, las oronjas o setas de los césares, las lenguas de vaca o los boletus, unas de las setas más apreciadas para alta cocina.