Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Croquetas de bacalao

Croquetas de bacalao
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

9

votos
Media 8
personas
30 min.
de preparación
30 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

Crujientes y doradas, con interior suave y cremoso, ¿quién le diría que no a una buena croqueta? Si estás cansado de cenas improvisadas y productos precocinados, con estas croquetas de bacalao te invitamos a redescubrir el auténtico sabor de la cocina de toda la vida, con una de nuestras recetas más internacionales.

¿Cuál es el origen de estos deliciosos bocados calientes? La invención de esta receta se atribuye al chef francés Antonin Caréme, que a mediados del siglo XVIII consiguió seducir a los paladares de la nobleza francés con sus “croquettes à la royale”. A finales de siglo, las croquetas comenzaron a prepararse a base de salsa bechamel y los cocineros españoles se encargaron de perfeccionarlas, hasta convertirlas en esas irresistibles bolitas empanadas que conocemos hoy.

Estas croquetas de bacalao son solo una de las muchas variantes de croquetas que podemos encontrar en la cocina española tradicional, muy consumidas especialmente en época de Cuaresma, cuando la carne estaba prohibida.

Aunque en nuestra memoria nada pueda compararse a las croquetas que nuestra madre o nuestra abuela nos preparaba en nuestra infancia, te aseguramos que con esta receta de croquetas de bacalao volverás a emocionarte como un niño, disfrutando del sencillo placer de degustar una auténtica croqueta casera.

Después de conocer esta receta, ¡seguro que no puedes esperar para probar estas riquísimas croquetas de bacalao! Estos bocados son habituales en la barra de cualquier bar o restaurante de España, especialmente en las regiones del norte. A todos nos encanta disfrutar de una buena croqueta así que, ¿por qué renunciar a ese placer si puedes prepararlas en casa siempre que quieras?

Para comenzar, ¡hablemos un poco de los ingredientes! El bacalao es un pescado muy apreciado en nuestro país, que podemos encontrar en el mercado en diferentes formatos. Para estas croquetas de bacalao, te proponemos utilizar bacalao desalado. Este tipo de bacalao ha sido salado en origen y desalado por el propio fabricante, por lo que no tendrás que perder tiempo dejándolo en remojo para eliminar el exceso de sal, como ocurre con el bacalao en salazón.

El bacalao desalado es un producto que puedes encontrar en tu supermercado o pescadería habitual durante todo el año, tanto refrigerado como ultracongelado. Otra buena opción para preparar estas croquetas de bacalao es el bacalao desmigado, un formato ideal para recetas con base de bechamel o tartas saladas.

Si decides utilizar bacalao en salazón al estilo tradicional, ten en cuenta que tendrás que dejarlo en remojo durante al menos medio día para que alcance el punto de sal adecuado. Y por supuesto, estas croquetas de bacalao también quedarán deliciosas con bacalao fresco, cuyo precio se ha vuelto mucho más asequible durante los últimos años.

Sea cual sea el tipo de bacalao por el que decantes, el secreto de una buena croqueta reside en la salsa bechamel. ¿Crees que esta salsa todavía es un reto fuera de tu alcance? Con esta receta, te demostraremos que no necesitas ser un experto para preparar una bechamel cremosa, suave y sin grumos, para que tus croquetas de bacalao te queden de lujo.

En esta ocasión, te enseñamos a preparar una versión más ligera que la bechamel tradicional, utilizando leche evaporada. Solo necesitas rehogar la harina con la mantequilla, prestando atención para que no se queme, incorporar el resto de ingredientes y remover con energía y constancia, hasta que la salsa hierva y se vuelva más espesa.

Una vez que la mezcla se haya enfriado, llega el momento de poner en práctica tus habilidades manuales moldeando tus croquetas de bacalao y empanándolas una por una, con cariño y sin prisa. Sin duda, esta tarea puede resultar algo laboriosa, pero te aseguramos que el resultado final compensará con creces este pequeño esfuerzo así que, ¡anímate a cocinar y date un capricho con esta receta irresistible!