Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Gratén de patatas, atún y tomate

Gratén de patatas, atún y tomate
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

85

votos
Fácil 4-6
personas
20 min.
de preparación
25 min.
de cocción
Sin gluten

Qué me aporta esta receta...

Llegas a casa, miras en la nevera y... ¿no se te ocurre nada para cocinar? ¿Han llegado visitas inesperadas y te han pillado con la despensa bajo mínimos? Este gratén de patatas con atún y tomate es una receta de lo más socorrida, que te servirá para salir airoso en este tipo de situaciones, en las que necesitas improvisar aprovechando los recursos que tienes a mano en ese momento.

El puré de patatas en copos es un básico con el que siempre deberías contar en la cocina, estupendo como guarnición pero también para elaborar una gran variedad de recetas, como este gratén de patatas al horno: gratén de patatas con carne de ternera picada, con pollo, con verduras, con pescado... En esta ocasión, nos hemos decantado por un pescado tan apreciado como el atún, protagonista en la gastronomía tradicional de las regiones costeras del Cantábrico, para preparar un jugoso gratén de patata con atún y tomate, rebosante de sabor.

¿Quieres conocer otras recetas de gratén de patatas ? Más abajo te descubrimos algunas de las creaciones culinarias más famosas del mundo en las que las patatas al horno son protagonistas y te damos algunos consejos para que siempre te queden de lujo. ¡Anímate con este plato triunfador y regálate un bocado delicioso!

El gratén de patatas al horno es una plato típico en la cocina tradicional francesa pero, ¿sabías que a su llegada a Europa en el siglo XVI, la patata no fue considerada un alimento apto para el consumo humano? Al principio, este tubérculo solo se empleaba como alimento para el ganado hasta que, en el siglo XVIII, expertos en agricultura como Enrique Doyle y Antoine Parmentier dieran a conocer sus magníficas propiedades nutricionales.

Al ser baratas y fáciles de cultivar, las patatas se convirtieron en un alimento fundamental en la dieta europea, especialmente valioso en época de hambrunas. Desde entonces, las patatas se han convertido en uno de los alimentos más consumidos del mundo, que puede prepararse de decenas de formas diferentes, ¡todas ellas deliciosas!

El “hachis parmentier” francés, por ejemplo, es una de las recetas de gratén de patatas más conocidas a nivel internacional, bautizado así en honor a Antoine Parmentier, uno de los defensores más acérrimos de este tubérculo. Esta especialidad de la cocina gala se prepara con puré de patatas y carne de buey desmenuzada, gratinada al horno.

El “gratin dauphinois” o gratén delfinés es otro gratén de patatas clásico, originario de los Alpes franceses. En este caso, se utilizan patatas en rodajas finas y leche o nata fresca, aderezadas con ajo picado, pimienta molida, sal y nuez moscada. También merece una mención especial el “gratin savoyard”, un gratén de patatas al horno tradicional de la región de Saboya, en el que se acompaña a la patata con cebollas cortadas en rodajas muy finas, queso y caldo de ternera, en vez de nata.

En esta receta de gratén de patatas hemos apostado por el atún, un pescado de sabor intenso, ideal como relleno para empanadas y tartas saladas, como las famosas empanadas gallegas. La salsa de tomate ayudará a que el atún no se reseque en exceso durante la cocción y el gratén de patatas quede suave y jugoso.

¿Quieres algunos trucos para preparar este tipo de recetas como un cocinero experto? La mayoría de recetas de gratén de patatas al horno hacen hincapié en la importancia de picar o desmenuzar los alimentos en trozos muy pequeños, para que resulten más agradables al paladar.

Además, para que este pastel de patatas sea consistente y no se desmorone en el horno también es importante reducir al mínimo el aceite y los jugos del sofrito, dejándolo cocinar a fuego lento hasta que el líquido se evapore completamente.

En cuanto al horneado, el gratén de patatas suele requerir entre 20 y 30 minutos al grill, hasta que la capa superior adquiera un apetecible color dorado y una textura crujiente, gracias al queso rallado. ¡Para chuparse los dedos!