Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Strudel

Strudel
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

10

votos
Fácil 6-8
personas
20 min.
de preparación
25 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Suspiras recordando los dulces caseros de tu infancia? El strudel es un postre perfecto para los amantes de la repostería tradicional. Delicioso por su relleno de manzanas y su cobertura crujiente de hojaldre o masa filo. Si estás buscando buenas ideas para poner un broche de oro a tus comidas o cenas, ¡te aseguramos que el strudel nunca decepciona!

Esta receta tiene su origen en el Imperio Austrohúngaro y se extendió rápidamente a todos los países europeos con tradición en el cultivo de manzanas. Actualmente, el strudel se ha convertido en uno de los postres típicos de la gastronomía de países como Alemania, Austria, Hungría, la República Checa, Rumanía o Italia.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Si te animas a preparar esta receta, seguro que te bastará un bocado para entenderlo. El strudel enamora a primera vista por su acabado dorado y crujiente, que envuelve delicadamente un exquisito relleno de manzanas, nueces y pasas de corinto maceradas en ron. El resultado es una perfecta sinfonía de sabores, que hará bailar de placer a tus papilas gustativas. ¡Basta con imaginarlo para que se te haga la boca agua!

Si quieres conocer más sobre la historia de este famoso postre o sus ingredientes, más abajo te contamos algunas curiosidades, trucos y consejos para lograr un strudel perfecto. ¿Te animas?

En esta receta, te hemos mostrado cómo preparar un irresistible strudel de manzana, también conocido como ‘apfelstrudel’ pero, ¿sabías que hay muchos otros tipos de strudel? El nombre de este postre, que significa remolino en alemán, hace referencia a la forma en la que se trabaja la masa pero, más allá de este denominador común, este pastel admite rellenos muy diversos, a cuál más delicioso.

El ‘apfelstrudel’ o strudel de manzana es típico sobre todo de Austria y las regiones del sur de Alemania. Los expertos estiman que sus orígenes podrían remontarse hasta el Imperio Otomano. Tras la conquista de Bizancio, las tropas otomanas llevaron esta receta hasta Viena, cuyos cocineros se encargaron de perfeccionarla creando el strudel de manzana tal y como lo conocemos en la actualidad.

Otra variante muy popular del strudel es el ‘topfenstrudel’, con un relleno elaborado a base de queso quark o nata montada, pasas y especias como la vainilla. En América Latina, el strudel también es un postre tradicional en los países con mayor presencia de inmigrantes alemanes, como Chile, Perú o Argentina, donde el strudel tiene un relleno salado, generalmente a base de carne y uvas pasas.

En cuanto a sus ingredientes, el strudel tradicional suele elaborarse con pasta filo, pero para ponértelo un poco más fácil, en esta receta nos hemos decantado por el hojaldre. ¿Qué diferencias existen entre ambas masas? La pasta filo resulta más difícil de trabajar, ya que debe extenderse hasta que quede casi transparente y manipularse con extremo cuidado para que no se rompa. Para que puedas disfrutar de este strudel aunque no seas un reportero experto, en esta receta usaremos una masa de hojaldre precocinada, mucho más cómoda y fácil de trabajar.

Para conseguir esa apariencia arremolinada típica del strudel, solo tienes que extender el hojaldre, colocar el relleno en el centro y enrollar la masa sobre sí misma, doblando los extremos hacia abajo para que el relleno no se salga durante la cocción. ¿Quieres un buen truco para hacer más fácil este proceso? En vez de colocar el hojaldre directamente sobre la bandeja del horno, usa una lámina de papel vegetal. De esta forma, el proceso de enrollado será mucho más cómodo. Espolvorear la bandeja con un poco de harina también ayudará a evitar que la masa se pegue.

Para disfrutar este strudel, te recomendamos tomarlo en caliente, acompañado de una bola de helado de vainilla o un poco de nata montada. ¡Delicioso!