Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Tortilla paisana

Tortilla paisana
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

14

votos
Fácil 4-6
personas
25 min.
de preparación
40 min.
de cocción
Vegetariano

Qué me aporta esta receta...

Si buscas recetas fáciles y ricas, pocos platos son capaces de igualar a una buena tortilla de patatas. La tortilla paisana es una de las variantes más conocidas de este clásico de la gastronomía española. Esta receta de origen humilde, pero con un sabor de categoría, demuestra las enormes posibilidades de la cocina tradicional, elaborada con ingredientes típicos de la dieta mediterránea, que siempre tienes a mano en la cocina.

A diferencia de la tortilla española, en la que solo utilizamos patatas, huevos, sal y aceite, en la tortilla paisana se añaden también embutidos, como el jamón curado o el chorizo, y verduras, como pimientos, cebolla, zanahorias, calabacín o guisantes. Existen muchas formas de prepararla, ya que una de las grandes virtudes de esta receta es que puedes adaptarla fácilmente a tus gustos y darle tu toque personal, añadiendo tus ingredientes favoritos.

Pero ¿y si además pudieras hacerlo sin perder tiempo pelando y friendo patatas? Con esta tortilla paisana, te enseñamos cómo lograr una tortilla perfecta de una forma muy sencilla, sustituyendo este tubérculo fresco por puré de patatas. Una alternativa ideal para cuando necesitas improvisar una cena o una comida en poco tiempo, manteniendo todo el sabor de la receta original, ¡con un resultado que seguro te sorprenderá!

Desde el punto de vista nutricional, la tortilla paisana constituye un plato de lo más completo. La patata es rica en hidratos de carbonos complejos en forma de almidón, mientras que el huevo aporta proteínas de alto valor biológico, como la albúmina. Los embutidos, como el chorizo o el jamón, añaden grasas y proteínas de origen animal, mientras que las verduras y hortalizas son ricas en vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes.

Como has podido comprobar, siguiendo los pasos que te apuntamos en esta receta, la preparación de esta tortilla paisana no reviste complicación. Mientras que con la versión tradicional es importante encontrar el punto justo de cocción de las patatas, con esta propuesta no tendrás que preocuparte por este proceso. Al utilizar como base el puré de patatas, te será mucho más fácil conseguir esa textura consistente, pero jugosa, que hace a este plato tan apetecible.

¿Eres novato y necesitas algunos consejos para asegurarte un resultado perfecto? A la hora de preparar el puré de patatas, no te olvides de dejar reposar un poco los copos antes de comenzar a mezclar, ya que si no resultará mucho más trabajoso conseguir que el puré espese. Este tipo de puré solo requiere un poco de paciencia para remover hasta conseguir una textura a tu gusto. En esta ocasión lo utilizamos como base para integrar el resto de ingredientes de la tortilla paisana, pero también es una opción excelente como guarnición para carnes o verduras.

Si te parece que el puré ha quedado demasiado consistente, siempre puedes rectificar añadiendo un poco más de agua y volver a remover. También puedes utilizar agua y leche –conservando siempre la proporción entre los ingredientes y los copos de patata– o incluso añadir una yema de huevo a la mezcla, para darle un toque más jugoso. Otro punto importante durante su elaboración es mantener el fuego a una potencia media, ya que si elevas demasiado la temperatura podría pegarse y arruinarías su sabor.

Una vez cuajada la tortilla ¡ya está todo listo para sentarnos a la mesa! Esta tortilla paisana puede servirse tanto en frío como en caliente, así que puedes prepararla con antelación y un día después seguirá estando igual de deliciosa. Además de resultar una cena o una comida perfecta para toda la familia, también es una propuesta fantástica como tapa, con la que triunfarás seguro si quieres agasajar a tus amigos a la hora del aperitivo o estás pensando en organizar una cena de picoteo.