Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Salsa roquefort Ideal

Salsa roquefort Ideal
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

29

votos
Fácil 4
personas
2 min.
de preparación
5 min.
de cocción
Vegetariano

Qué me aporta esta receta...

Si te gustan las salsas de queso, la salsa roquefort es una receta clásica que no puedes dejar de probar. Esta salsa es ideal para acompañar cualquier carne, como un suculento solomillo o un entrecot, pero también marida a la perfección con cualquier receta de pasta, verduras y ensaladas.

El secreto del éxito de la salsa roquefort reside en el sabor único de este famoso queso francés. El roquefort es un queso azul originario de la ciudad de Roquefort-sur-Soulzon, aunque actualmente se elabora también en otras partes del mundo. Al igual que los buenos vinos, el roquefort también cuenta con una denominación de origen propia desde 1925.

En la receta de salsa roquefort que te presentamos a continuación, la potencia aromática y de sabor característica de este queso de oveja se suaviza al combinarlo con la leche evaporada, que le aporta una irresistible textura cremosa. La salsa roquefort tradicional suele elaborarse con nata o mantequilla pero, para ayudarte a que mantengas una alimentación sana y equilibrada, en esta ocasión te proponemos usar leche evaporada como alternativa, para lograr una salsa mucho más baja en grasas.

Además, como podrás comprobar a continuación, solo necesitas diez minutos para preparar esta salsa sublime. Más abajo encontrarás algunos trucos y consejos útiles para elaborar esta sencilla receta de salsa roquefort, ¡con un resultado espectacular!

El queso roquefort, rey indiscutible entre los quesos franceses, es una elección fabulosa para la elaboración de salsas. La salsa roquefort es una de las más conocidas, pero este queso azul también es un ingrediente habitual en la mayoría de las recetas de salsa cuatro quesos, por ejemplo. Su sabor potente supone el contrapunto perfecto para carnes hervidas, a la plancha o a la parrilla, así como verduras y hortalizas, tanto cocinadas como en crudo, ¡fantástica para vegetarianos!

Como has visto, la receta de esta salsa roquefort es extremadamente sencilla. Si eres novato en la cocina, ¡con esta salsa acertarás seguro! Eso sí, a la hora de elaborarla, es importante tener en cuenta que el queso roquefort, al igual que el resto de la familia de quesos azules, tiene un sabor muy potente, así que siempre es recomendable usarlos con moderación.

¿A qué se debe ese sabor tan peculiar e identificativo del roquefort? Este queso se elabora con leche de oveja de raza Lacaune, a la que luego se añade sal y el hongo Penicillium roqueforti. Los quesos maduran después en cuevas o cavas naturales, con unas condiciones óptimas para el crecimiento de este hongo, responsable de sus características vetas de color azul verdoso y de su sabor y aroma extraordinariamente intensos.

El roquefort puede presumir de ser el primer queso del mundo en obtener la denominación de origen controlada (Appellation d'origine contrôlée). En 1996, consiguió la certificación de denominación de origen protegida (Appellation d'origine protégée). Actualmente, solo puede considerarse roquefort a los quesos elaborados en la región de Causses del Aveyron. Su sabor incomparable hace que sea un ingrediente ideal para recetas como esta salsa roquefort, pero, si quieres innovar, también puedes probar con otros quesos azules, como el queso Picón Bejes-Tresviso, el Gamoneu o incluso el Cabrales.

Además, aunque el queso sea el gran protagonista de esta salsa roquefort, tampoco podemos olvidar las interesantes propiedades nutricionales de su otro ingrediente principal: la leche evaporada. Este derivado lácteo se obtiene mediante la evaporación de parte del agua de la leche, lo que permite obtener una leche con mayor concentración de nutrientes que la leche entera , preservando todos sus beneficios y con un aporte calórico similar.

Estas cualidades hacen de la leche evaporada una excelente alternativa a la nata para la elaboración de salsas. Mientras que la nata presenta aproximadamente un 14% de materia grasa, en el caso de la leche evaporada este porcentaje es de solo un 6%. Y con recetas tan deliciosas como esta salsa roquefort, ¡cuidarse será todo un placer!