Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Solomillo Wellington en Navidad

Solomillo Wellington en Navidad
Receta de Buitoni
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

33

votos
Media 6-8
personas
20 min.
de preparación
20 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Buscando inspiración para una comida o una cena especial? El solomillo Wellington es un plato digno de figurar en cualquier banquete y uno de los grandes embajadores de la gastronomía británica a nivel internacional. Esta receta de alta cocina es perfecta para lucirte en Navidades o celebraciones familiares, cumpleaños o aniversarios. Sin embargo, existen diferentes recetas de solomillo Wellington y una vez que compruebes lo fácil que es de hacer, ¡seguro que no te conformas con disfrutar de esta delicatessen inglesa sólo en fechas señaladas!

¿Cuál es el origen del solomillo Wellington? El nombre de este plato tiene una historia curiosa, que difiere según la versión. Según la tradición popular inglesa, este solomillo en hojaldre debe su nombre a Arthur Wellesley, primer duque de Wellington, famoso por su victoria ante Napoleón Bonaparte en la batalla de Waterloo. Parece que a este aristócrata brtánco le gustaba tanto la combinación de la carne con el foe y el hojaldre que el solomillo Wellington era el plato principal en todos sus banquetes.

Otros historiadores consideran que el solomillo Wellington fue una receta creada por un cocinero inglés basándose en el “filet de boeuf en croûte” típico francés, pero dándole un nombre mucho más patriótico. Sea como sea, ¡si de algo estamos seguros es de lo riquísimo que está!

¿Eres de los que pensabas que la gastronomía británica no iba mucho más allá de las “fish & chip y los sándwiches de pepino? Aunque quizá no resulte una cocina tan popular a nivel internacional como la francesa o la italiana, las islas británicas también han sido la cuna de recetas tan famosas como el solomillo Wellington, el “Shepherd's pie”, el roast beef, las “Jacket Potatoes”, la tarta de zanahoria o la tarta Banoffee, por citar solo algunas.

Si quieres conocer un poco más la cocina inglesa preparando uno de sus platos más exquisitos, ¡aquí tienes algunos consejos para triunfar con este solomillo Wellington! Uno de los secretos de este suculento plato está en el punto de cocción de la carne, para que quede bien jugosa, rosada y poco hecha en el centro. Para lograrlo, antes de envolverlo en el hojaldre asaremos el solomillo en el horno a fuego fuerte durante un cuarto de hora.

La “duxelle”, de origen francés, es otra de las señas de identidad de este plato. Esta preparación tradicional consiste en un picadillo de champiñones y cebollas o chalotas, a las que puede añadirse otras verduras como, en este caso, las zanahorias. Para pocharlas, usaremos uno de los ingredientes estrella de la cocina gala: la mantequilla. Por supuesto, también puedes usar aceite de oliva pero te aconsejamos que, al menos una vez, te animes a preparar el solomillo Wellington al estilo tradicional inglés y compruebes por ti mismo por qué este plato ha conquistado los paladares de todo el mundo.

Después, corta el hojaldre para darle forma cuadrada y reserva los bordes. Esa masa sobrante te será de gran ayuda para darle el toque final a este plato y brindar a tu solomillo Wellington una presentación de lujo. Lo habitual es adornarlo con tiras cruzadas, pero, si te sientes creativo, en Nestlé Cocina encontrarás otras muchas ideas para decorar platos de hojaldre como este.

Antes de meter el hojaldre relleno al horno, recuerda hacer varios agujeros en el hojaldre con un tenedor y un orificio central más grande, de aproximadamente un centímetro, para facilitar la liberación de los vapores generados durante la cocción. Así, la carne quedará mucho más jugosa y el hojaldre no se resecará. Después, solo queda hornear el solomillo Wellington durante otros 20 minutos y dejarlo enfriar antes de cortarlo, para conseguir esas increíbles láminas de carne tierna y jugosa, envueltas en hojaldre dorado. ¡Imposible que no se te haga la boca agua!

Sabías que...

Aunque el duque Arthur Wesley al que se asocia el solomillo Wellington vivió entre 1769 y 1852, la primera referencia documentada de esta receta data de 1996, cuando aparece publicada dentro de un libro de cocina. A día de hoy aún no existen evidencias que nos iluminen sobre el auténtico origen de este plato, pero desde su invención el solomillo Wellington se ha convertido en uno de los manjares que no pueden faltar en una mesa de fiesta.

Si quieres deslumbrar a tu familia estas Navidades o buscas buenas ideas para una comida especial, el solomillo Wellington es una opción deliciosa como plato principal. ¿Ya has pensado cómo vas a acompañarlo?

Debes tener en cuenta que los ingredientes del solomillo Wellington hacen que resulte un plato de lo más suculento, pero también contundente. Para lograr un menú equilibrado y no quedarnos sin sitio para el postre, te recomendamos acompañarlo con unos entrantes ligeros, de sabores más frescos, que aportarán el contrapunto perfecto a tu plato estrella.

Además de contar con una presentación muy vistosa, estos saquitos de masa pueden rellenarse con todo tipo de ingredientes. Para abrir boca antes del solomillo Wellington, ¿qué te parece un relleno a base de queso de cabra y cebolla caramelizada o berenjena y queso feta? Las tartaletas, los montaditos o los rollitos son otras ideas como entrantes de Navidad originales y fáciles, que admiten infinidad de combinaciones y además ¡son realmente divertidas de preparar!

¿Y si no tienes mucho tiempo para cocinar? Para que no tengas que renunciar al placer de disfrutar de una comida perfecta, en Nestlé Cocina encontrarás muchas propuestas de aperitivos fáciles para hacer el día anterior, con las que triunfar en cualquier ocasión y acompañar tu solomillo Wellington como se merece. ¡La clave está en saber organizarse! Hay muchos rellenos sencillos que puedes dejar preparados la víspera y después, solo tendrás que elegir cómo quieres presentarlos. ¡El único límite es tu imaginación!