Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Solomillo de cerdo con salsa strogonoff

Solomillo de cerdo con salsa strogonoff
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

81

votos
Fácil 4
personas
30 min.
de preparación
35 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Buscando inspiración antes de ponerte manos a la obra en los fogones? La gastronomía internacional es una fuente inagotable de recetas extraordinarias, con las que enriquecer y dar un punto diferente a la cocina diaria. La salsa strogonoff, de origen ruso, es un magnífico exponente de ello. Esta salsa representa uno de los grandes embajadores de la gastronomía rusa, popular en todo el mundo. Si todavía no la has probado, ¡no dejes pasar la oportunidad de hacerlo con esta receta!

Si necesitas buenas ideas para una ocasión especial, como los inminentes festejos navideños, con este solomillo de cerdo con salsa strogonoff convertirás cualquier cena o comida en un auténtico banquete. La receta original rusa, creada en el siglo XIX, usaba esta salsa como acompañamiento para la carne de ternera, cortada en tiras. Sin embargo, tal y como podrás comprobar a continuación, la combinación de sabores que te propone este plato también funciona muy bien con la carne de cerdo, el pollo o el pavo.

En esta receta, te ofrecemos una versión actualizada de la salsa strogonoff tradicional, incluyendo muchos de sus ingredientes característicos, como los pepinillos en vinagre o los champiñones, y sustituyendo la crema agria por leche evaporada, para hacer su elaboración aún más sencilla. ¿Te animas a darle un toque ruso a tu cocina?

¿Quieres conocer más sobre la historia de esta sabrosa salsa? La invención de la receta se atribuye al chef del conde y general ruso Pável Aleksándrovich Stróganov, de la que toma su nombre. La receta del 'bife' o 'beef' con salsa strogonoff y mostaza aparece recogida en el libro de cocina “Un regalo para jóvenes amas de casa”, de Malena Ivanovna Molokhovets, publicado por primera vez en 1861 y muy popular en el siglo XIX y principios del XX. Actualmente, también podemos encontrarla en el Larousse Gastronomique, considerado una de las publicaciones de referencia más prestigiosas en este ámbito a nivel internacional.

El 'bife' a la strogonoff consistía básicamente en un plato de ternera cortado en tiras, acompañado de una salsa de setas, cebolla y crema agria y una guarnición de patatas fritas. La salsa se convirtió en un acompañamiento muy popular durante el periodo de entreguerras, en especial en países como China. Más tarde, los inmigrantes rusos y chinos llevarían la salsa strogonoff a Estados Unidos, donde es frecuente servirla acompañada de arroz o noodles.

Sin duda, una de las razones del inmenso éxito de la salsa strogonoff en todo el mundo es su acertada combinación de sabores, así como su textura cremosa. La receta original utiliza crema agria, elaborada a base de leche fermentada con sal y otros aditivos, pero, como has podido comprobar, esta crema puede sustituirse por otras alternativas tan saludables como la leche evaporada, más baja en grasas, sin alterar su sabor característico.

Los ingredientes necesarios para prepararla son sencillos de encontrar en cualquier frutería o supermercado, con un presupuesto apto para todos los bolsillos. De hecho, la salsa strogonoff resulta una receta ideal cuando somos muchos en la mesa, ya que resulta muy sencilla de preparar en grandes cantidades, con un coste muy asequible.

¿Quieres algunos consejos para que tu salsa strogonoff quede perfecta? En primer lugar, ¡cuidado con la mantequilla! En la sartén, este derivado lácteo resulta mucho más delicado que el aceite de oliva, así que es importante controlar el fuego y vigilar el tiempo, para evitar que se queme.

Lo mismo ocurre al cocinar la cebolla en juliana. Este corte resulta muy apropiado para añadir textura a la salsa, pero también hace que la cebolla se cocine antes y pueda quemarse si te descuidas. Para evitarlo, asegúrate de mantener el fuego a baja potencia, para que vaya cocinándose a fuego lento, y remueve de vez en cuando, para que no se pegue.

La paciencia también es importante a la hora de añadir el brandy, ya que el calor permite eliminar la mayor parte del alcohol. Después de cocinar bien la carne, solo queda añadir a nuestro solomillo de cerdo con salsa strogonoff el caldo de verduras, la leche evaporada, la mostaza y los pepinillos picados, dejar reducir durante aproximadamente un cuarto de hora, ¡y listo para sentarnos a la mesa!