Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Aperitivos y entrantes fríos - header
Volver

Aperitivos y entrantes fáciles y fríos: ideas que nunca fallan en tus celebraciones

20/12/2018

Los entrantes fríos son de lo más apetecible en las comidas veraniegas, pero hay muchos entrantes fáciles y fríos ideales para cualquier época del año, perfectos para agasajar a nuestros invitados. Cómo son sencillos, nos facilitarán enormemente el trabajo y al servirlos fríos, los podemos tener preparados con antelación. En conclusión, la combinación perfecta para sorprender a los invitados sin morir en el intento.

Hay algunos ingredientes clave que dan mucho juego a la hora de preparar estos aperitivos fáciles, fríos y rápidos. Por eso siempre hay que tener en la despensa o el congelador masa de hojaldre y de empanadillas, queso crema, copos de patata, legumbres, jamón y vegetales.

Para la próxima celebración, ten bien a mano la siguiente lista de entrantes fríos y fáciles que nunca fallan.

HOJALDRE

Para muchas de las ideas de aperitivos que os proponemos, el hojaldre es nuestro mejor aliado. Por ejemplo, unas palmeras o unos mini hojaldres son perfectos para abrir el apetito mientras preparamos la comida o la cena o esperamos a que lleguen todos los invitados.

Crear hojaldre en casa es difícil, ya que es una de las masas más complicadas y laboriosas en repostería, porque requiere unos tiempos y temperaturas muy determinadas. Pero podemos encontrar masas de hojaldre de muy alta calidad en el supermercado que nos pueden salvar los aperitivos para una cena en un santiamén.

Las palmeras son una de las ideas para aperitivos más fantásticas y fáciles que se han inventado. Basta con extender sobre una masa de hojaldre del que encontramos en cualquier supermercado los ingredientes que más nos gusten, enrollar la masa (desde los dos extremos hacia el centro), cortar y hornear. Salmón ahumado, queso crema, pimientos, tomate concentrado, olivada… son algunas de de las opciones más económicas y que tenemos más a mano. Nuestras preferidas son las palmeras de salmón y queso y las de pimiento rojo, nueces y queso de cabra.

Si no queremos formar palmeras, hay muchas otras ideas de entrantes con una base de hojaldre y diferentes ingredientes encima como pera, nueces y gorgonzola o los palitos de hojaldre, tomate y orégano, puro sabor a pizza. Una vez horneados, obtenemos un resultado crujiente y muy sabroso.

Los croissants salados son, como las palmeras, una magnífica idea de aperitivo. Admite todo tipo de rellenos aunque el clásico entre los clásicos es el de jamón york y queso que gusta por igual a grandes y pequeños.

Finalmente, las flores de hojaldre con salmón ahumado y calabacín son un aperitivo sofisticado que puedes preparar fácilmente siguiendo el paso a paso de la receta. Es mucho más fácil de lo que parece.

PURÉ DE PATATA

Otro excelente e insospechado aliado que nos puede proporcionar ideas de cómo hacer aperitivos fáciles es el puré de patata.

Estos bocaditos de patata y foie que se sirven fríos o tibios son una auténtica delicia. Se prepara un puré con agua y leche, se deja enfriar y se forman porciones en forma de croqueta, con un trocito de foie en medio. Después se envuelven con una lonchita de jamón serrano y les damos un golpe de horno para que se fundan todos los sabores. ¡Ya están listos!

Con el mismo puré se pueden preparar unos pasteles tipo tartiflette con beicon y queso. La tartiflette es un pastelito de patata originario de Saboya (Francia). Se puede tomar en caliente o frío, el sabor continúa siendo el mismo.

¡Con copos de puré de patata incluso se pueden hacer galletas! Mezclamos los copos con agua, huevo, mantequilla, queso parmesano y romero y tenemos una masa con la que formar galletas. Una vez horneadas y frías son una delicia salada.

OBLEAS DE EMPANADILLAS

Y si os han sorprendido las posibilidades de los copos de puré, no os podéis llegar a imaginar lo que se puede llegar a hacer con unas obleas de empanadillas de toda la vida.

Las clásicas empanadillas están igual de ricas calientes como frías. Una empanadilla de atún y tomate nunca falla. Además, son una receta de aprovechamiento, si te sobra pollo asado úsalo para las empanadillas de pollo asado y pimiento.

Pero las obleas de empanadillas ofrecen muchas más posibilidades. Si enroscamos cada oblea en forma de cono y la horneamos, obtenemos un curioso y original recipiente comestible que podemos rellenar de guacamole, de salmón, crema de queso y eneldo, de ensaladilla rusa o de cualquier cosa que se nos ocurra, aunque si el relleno es cremoso mucho mejor.

Con las mismas obleas podemos preparar tartaletas saladas en un momento, como estas de gambas, mango y lima o estos montaditos de feta y cebolla con mermelada de tomate.

UNTABLES

Si después de todas estas posibilidades todavía te faltan ideas de entrantes fáciles, toma nota de todos los untables que puedes preparar en casa.

El hummus es un clásico de la cocina mediterránea oriental. Se trata de una crema de garbanzos fina y suave que podemos acompañar con pan crujiente, chips o bastoncitos de verduras o incluso con unas patatas bien fritas. Es el aperitivo perfecto para poner los garbanzos al alcance de todos, niños y adultos.

Hay numerosas variedades de humus y patés para dipear que se pueden elaborar en casa con legumbres y vegetales: de garbanzos, de lentejas, de alubias, de aguacate, de guisantes, de remolacha… Y por supuesto, no nos olvidamos del clásico guacamole, otro paté vegetal ideal como aperitivo frío.

VASITOS DE APERITIVO

Si no se te ocurre cómo hacer aperitivos fáciles pero un poco más sofisticados, una muy buena opción son lo que se presentan en vasito. Es una versión original y diferente de los aperitivos convencionales.

Toma nota de estos aperitivos de tomate, pimiento, atún y ceviche de gamba. Lo que más tiempo lleva es marinar las gambas con jugo de limón durante 15 minutos, el resto es tan fácil como mezclar o servir.

Más ideas de aperitivos fáciles: unas brochetas de pasta y pesto, tan fácil poner un poco de salsa ya preparada en la base del vasito y un pincho de tortellini o de otra pasta rellena cocida en el interior del vasito y ¡a mojar!

Los vasitos de crema de guisantes y remolachaLos vasitos de crema de guisantes y remolacha son una nota de color en los entrantes fáciles y fríos. Se sirven frío y consisten en dos cremas, una de guisantes y una de remolacha que se pueden servir por separado para que cada comensal escoja.

El aguacate y el salmón combinan especialmente bien. Por eso el vasito de espuma de aguacate y salmón triunfa seguro en los entrantes. El salmón se marina con un poco de limón y el puré de aguacate lleva yogur para darle un toque de acidez y más cremosidad.

Finalmente uno que nos gusta especialmente, aunque requiere un poco más de elaboración (no demasiada), os hará triunfar seguro. Es el cappuccino de zanahorias con mostaza antigua.cappuccino de zanahorias con mostaza antigua. Se trata de preparar una crema de zanahoria por un lado y otra de mostaza con leche evaporada. Unir, enfriar y servir: ¡más fácil, imposible!

EMPANADAS Y QUICHES

Aparte de todas estas ideas de aperitivos, también podemos recurrir a la enorme variedad de empanadas y quiches, ligeramente más contundentes que los aperitivos, pero que son idóneas para preparar con antelación. Entre las más tradicionales encontramos la empanada de atún y la empanada de carne, pero en realidad podemos rellenar la masa de lo que más nos guste. Las cortamos en porciones individuales y tenemos un entrante individual más que sabroso.

Y lo mismo ocurre con la quiche. La más tradicional es la “quiche lorraine”, de beicon y queso, pero las podemos hacer vegetales, de queso, de salmón… ¡Las posibilidades son infinitas! Incluso se pueden preparar en formato individual de bocado, como estas de espinacas y queso fresco.

Preparar una quiche es muy fácil: una base de masa quebrada y un relleno que es básicamente una mezcla de leche evaporada, huevos y los ingredientes que queramos añadir para dar sabor.

Para los apasionados de la quinoa, también se puede incorporar al relleno de una quiche, como esta de espinacas. La quinoa aporta una textura diferente al relleno y puede ser una buena manera para que la descubran quienes aún no la conocen.

Querer es poder, y hacer aperitivos y entrantes fáciles no es una excepción. Hay muchísimas ideas de preparaciones con ingredientes al alcance de todos y que requieren poco tiempo y esfuerzo. Y lo mejor de todo es que nunca dejarás de sorprender.