Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Cruasanes salados en una mesa - header
Volver

Descubre todos los tipos de masas, sus diferencias y cuál usar en cada caso

20/12/2018

Llegas al lineal de masas frescas del supermercado buscando la masa perfecta para elaborar una tarta dulce o salada y ante la enorme diversidad y tipos de masas, te asaltan las dudas. En efecto, ves masa de hojaldre, masa de pizza italiana, masa para quiche o brisa... pero también ves una masa quebrada... ¿Qué diferencias hay entre ellas? ¿Qué podemos hacer con cada una de ellas? Te sacamos de dudas.

MASA DE HOJALDRE

El hojaldre es un tipo de masa clásica de repostería que se distingue por ser crujiente. Su origen podría remontarse a la antigua Grecia y Roma, donde aparecen referencias a pastas y masas hojaldradas, aunque parece que fueron los árabes quienes la trajeron a Europa. Su textura es uno de sus grandes atractivos.

Para conseguir ese interior en láminas se hace una masa de harina, agua y sal. Se extiende y sobre ella se pone la grasa (generalmente mantequilla) y se dobla sobre sí misma repetidas veces, de forma que los pliegues crean finas láminas interiores, como si de las hojas de un libro se tratase.

La masa de hojaldre Buitoni que puedes encontrar en el supermercado tiene hasta 196 capas y es ideal para preparar tartas y todo tipo de repostería dulce y salada. El secreto del hojaldre está en el aire que queda entre las capas. Cuantas más capas haya, quedará más crujiente y más sabroso. Encontrarás diferentes tipos de masa de hojaldre Buitoni: redonda, rectangular, y también sin gluten.

Una idea divertida para usar la masa de hojaldre Buitoni es una tarta de cumpleaños muy especial con la forma de los números. Del mismo modo que formamos un número, también podemos elaborar una tarta con forma de letra o, con un poco de maña, de cualquier forma que se nos ocurra.

Y si necesitas algo dulce, sencillo y clásico para tomar con el café en la sobremesa de una comida familiar, puedes preparar una tarta de hojaldre y manzana… ¡en sólo 15 minutos!

Si prefieres algo salado, prueba esta deliciosa trenza de hojaldre y verduras asadas.

MASA DE PIZZA

La masa para pizza italiana tradicional se elabora con harina, agua, sal, aceite y levadura y se deja fermentar como si fuera pan. La buena noticia es que se puede encontrar la masa de pizza refrigerada en el supermercado lista para hornear. Buitoni ofrece varios tamaños y tipos de masa para pizza: tradicional, tradicional maxi, finísima, finísima maxi, finísima mini (para preparar pequeñas pizzas de aperitivo, por ejemplo) y masa de pizza sin gluten (para que los celíacos puedan disfrutar de una deliciosa pizza en casa).

La receta para preparar una pizza con estas masas es sencilla. Hay que precalentar el horno a 240 ºC con calor arriba y abajo. Mientras se calienta, desenrollamos la masa y la colocamos en la bandeja del horno sobre el mismo papel en el que va enrollada. A continuación, repartimos por encima salsa de tomate, carbonara, barbacoa o si se prefiere sin salsa, dependiendo de la pizza. Después añadimos los ingredientes de la pizza y en la mayoría de casos terminaremos cubriendo con un queso que se funda, como mozzarella, emmental, o queso azul. La horneamos durante 10 minutos y a disfrutar de una deliciosa, fina y crujiente pizza casera, como esta de jamón ibérico.

MASA PARA QUICHE

En las recetas de tartas a menudo aparecen como ingrediente la masa brisa y la masa quebrada y por eso quizás dudamos de cuál es la masa más adecuada para quiche. La respuesta es las dos, porque la masa brisa y la masa quebrada son la misma con diferentes nombres. Este tipo de masa se emplea tanto para tartas dulces como saladas. Cuando se hornea, forma una especie de costra consistente y quebradiza, de ahí el nombre de ‘masa quebrada’ o en francés ‘brisée’.

Mientras tanto precalentaremos el horno a 180ºC, con calor arriba y abajo y sin ventilador. Desenrollamos la masa y la colocamos con el papel en el que va envuelta en el molde. Para que no se hinche al hornearla y quede uniforme, debemos pinchar el fondo de la masa varias veces con un tenedor y le daremos una primera cocción en el horno durante unos 15 minutos, hasta que esté ligeramente dorada. Es importante que el papel de la masa no toque las paredes del horno, lo podemos recortar si sobresale demasiado.

Un truco para que la masa de la tarta mantenga la forma y quede fina y crujiente es poner legumbres secas que no vayamos a usar (garbanzos o alubias) cubriendo la base. Después las retiraremos antes de poner el relleno.

Las ideas para rellenarla son muy amplias. Los ingredientes básicos del relleno de quiche son huevos y leche evaporada. A partir de ahí podemos preparar una clásica quiche lorraine, con o sin queso. Como en el caso de las tortillas, los ingredientes que se pueden añadir a una quiche son muchos: setas y queso manchego, calabacín y queso de cabra, verduras, tomate y albahaca...

La masa brisa o quebrada también puede servir como base para una espectacular tarta de queso horneada.

MASA PARA EMPANADA

La masa para empanadas Buitoni es una magnífica opción para preparar empanadas caseras; es manejable y resistente, perfecta para cualquier relleno.

Una vez extendida en la bandeja, cubrimos solo una mitad de la masa con nuestro relleno preferido, la doblamos y cerramos bien los bordes, que queden bien sellados. Después hacemos un agujero en el centro, de 1 cm de diámetro, para que salga el vapor durante la cocción. Pintamos la empanada con huevo batido y la horneamos a 200 ºC (el horno debe estar bien caliente) hasta que esté dorada, unos 20 o 30 minutos.

Como en el caso de las quiches, las empanadas y empanadillas admiten infinidad de rellenos. Además de la clásica empanada gallega, nuestros preferidos son la, también clásica, empanada de atún y tomateempanada de pisto, con mucha verdura; y la sorprendente empanada de morcilla y manzana.

¿QUÉ MASA USO PARA CROISSANTS?

Puede que después de estas explicaciones te surjan algunas dudas, como... ¿Puedo preparar croissants en casa con alguna de estas masas? ¡Por supuesto!

La mejor masa para croissant es la masa de hojaldre. Con una masa de hojaldre de formato redondo Buitoni, unas onzas de chocolate con leche Nestlé Postres y un huevo, puedes hacer que toda la familia se chupe los dedos con unos deliciosos croissants rellenos de chocolate.

Cortamos la masa en 8 porciones, como si de una tarta o pizza se tratara, de forma que tenemos triángulos de hojaldre. Los rellenamos, enrollamos desde la parte ancha hasta la punta, después le damos forma de croissant doblando las puntas hacia dentro, los pintamos con huevo batido, y listos para hornear a 200 ºC hasta que doren.

¿Prefieres croissants salados? Pues solo tienes que cambiar el chocolate por un poco de jamón york y queso.

¿QUÉ MASA USO PARA TARTALETAS?

Una tartaleta no es más que una tarta, dulce o salada, en formato individual. Estas preparaciones, ideales como aperitivos y entrantes en comidas con invitados o en celebraciones navideñas, se pueden elaborar con cualquiera de las masas que hemos visto.

Con brisa, la clásica masa de tarta, podemos preparar una tartaleta dulce de chocolate negro o una salada de rape y gambas, que quedarán ligeras y crujientes.

Con el hojaldre, el tipo de masa clásico de repostería, se pueden preparar unas tartaletas saladas de calabacín sin gluten ni lactosa o la versión tartaleta de las clásicas endibias con roquefort.

Así pues, más allá de la clásica masa de pizza italiana, también hay que atreverse con la masa brisa y hojaldre, dos tipos de masa usadas en pastelería que nos ofrecen muchas posibilidades tanto en dulce como en salado. Para cada ocasión tenemos a nuestra disposición un tipo de masa de hojaldre, brisa o pizza para lucirnos en la cocina sin esfuerzo.