Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Vichyssoise IDEAL (crema fría de puerros)

Vichyssoise IDEAL (crema fría de puerros)
Receta de Ideal
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

62

votos
Fácil 8-10
personas
10 min.
de preparación
20 min.
de cocción
Vegetariano Fuente de fibra

Qué me aporta esta receta...

Con la llegada del verano, las sopas y cremas frías se convierten en unos de los grandes protagonistas de nuestras mesas. Si en España podemos presumir del gazpacho, el salmorejo o el ajoblanco, la vichyssoise constituye una de las grandes estrellas de la cocina francesa dentro de esta categoría. ¿Todavía no has probado esta deliciosa sopa de puerros? Pues con esta receta, te descubrimos todos los secretos para prepararla como un chef experto.

Aunque parece que en sus inicios se tomaba caliente, hoy la vichyssoise se ha convertido en una de las sopas frías más conocidas del mundo. La receta original se elabora a base de puerros, patatas, cebollas, leche y nata y se sirve con cebollino picado. En esta ocasión, desde Nestlé Cocina te proponemos una variante mucho más ligera utilizando leche evaporada para reducir su aporte calórico, sin renunciar a su característico punto cremoso.

Aunque la mayoría de los historiadores atribuyen la creación de esta receta al chef francés Louis Diat, ¿sabías que algunas fuentes consideran que el inventor de la vichyssoise fue un cocinero de Bermeo? Más abajo, te invitamos a conocer un poco más sobre la historia de esta sopa de hortalizas de fama internacional y te ofrecemos algunos consejos para hacerla todavía más apetecible.

Si buscas recetas ligeras y deliciosas para ponerle el mejor sabor al verano, la vichyssoise es una de las propuestas que no puede faltar en tu recetario. ¿Dónde y cuándo nace esta exquisita sopa fría? Como ocurre con otras tantas creaciones culinarias, su origen resulta difícil de precisar y durante años, además de Francia, también Estados Unidos e incluso España se han disputado la invención de este plato. Antes de probarla, ¿te apetece conocer su historia?

La vichyssoise es una receta relativamente moderna, que aparece a principios del siglo XX. La mayoría de los historiadores gastronómicos sitúan su origen en el hotel Ritz-Carlton de Nueva York. Durante esta época, los “roof garden” se habían puesto de moda entre la alta sociedad neoyorkina, ofreciendo una ubicación ideal para disfrutar de la alta cocina al aire libre durante las noches de verano.

El francés Louis Diat, chef del hotel Ritz-Carlton, recibió el encargo de crear un plato frío acorde a los gustos de los refinados paladares aristocráticos. Según cuenta el mismo en una entrevista publicada por el diario “The New Yorker” en 1950, para crear la vichyssoise el cocinero se inspiró en la sopa de puerro y patatas que preparaba su abuela, que su hermano y él solían enfriar con leche fría. A partir de esta receta familiar, Diat creó la vichyssoise moderna, bautizada así en honor a la ciudad francesa de Vichy, cercana a Montmarault, pueblo natal de este cocinero francés.

Actualmente la mayoría de los historiadores gastronómicos consideran a Diat el creador de la vichyssoise, pero algunas fuentes también apuntan que en 1869, el chef y pastelero francés Jules Gouffé publicó una receta muy similar en su obra “Le livre de cuisine”. La sopa de Gouffé también se elaboraba con puerro, patata y nata aunque, a diferencia de la vichyssoise, esta se servía en caliente.

Otra versión aún más rocambolesca del origen de la vichyssoise nos cuenta que nació como una variante más refinada de la popular porrusalda vasca. Su creador sería el cocinero de Bermeo, que trabajaba a las órdenes del embajador español en el gobierno de Vichy, el bilbaíno José Félix de Lequerica. Tras la caída del gobierno colaboracionista del mariscal Pétain, el cocinero viajó a Estados Unidos y trabajó en el hotel Ritz de Nueva York.

Sin embargo, si tenemos en cuenta que las primeras referencias a la vichyssoise aparecen en torno a los años 30 esta teoría resulta bastante inverosímil por lo que, aunque la cocina vasca haya realizado grandes aportaciones a la gastronomía internacional, parece que esta famosa sopa fría no puede contarse entre ellas.