Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Pastel de patata, jamón york y queso

Pastel de patata, jamón york y queso
Receta de Maggi
Haz clic sobre las estrellas y puntúa esta receta Mejor en otro momento

25

votos
Fácil 10
personas
10 min.
de preparación
45 min.
de cocción

Qué me aporta esta receta...

¿Buscas inspiración para añadir variedad a tu cocina del día a día? Con este pastel de patata, jamón york y queso te demostraremos que, con un poco de creatividad, es posible preparar platos realmente exquisitos con ingredientes que todos tenemos a mano en la nevera o la despensa.

Los pasteles de patata forman parte del recetario tradicional de la mayoría de los países europeos. También son muy populares en Latinoamérica, donde se les conoce como pastel de papas. Gracias al alto valor calórico de este tubérculo, estos pasteles resultan de lo más nutritivos, por lo que son perfectos como plato único.

Además, gracias a su original formato, este pastel de patata, jamón york y queso también es una opción genial si trabajas fuera de casa, pero no quieres descuidar tu dieta, o estás planeando un picnic romántico o una excursión familiar. Y si tus hijos se han cansado del bocadillo a la hora del recreo, ¿por qué no pruebas a sorprenderles con una receta tan original como esta?

Su deliciosa combinación de sabores y su textura suave y esponjosa convierten a este pastel de patata, jamón york y queso en una apuesta segura pero, como te mostramos más abajo, existen muchas formas de darle tu toque personal. ¡Aprende cómo prepararlo, paso por paso!

Con propuestas tan ricas y sencillas como este pastel de patata, jamón york y queso, cocinar es un arte al alcance de todos. Además, esta receta también es un claro exponente de cocina de aprovechamiento, que nos permitirá sacar la máxima rentabilidad a nuestro presupuesto en alimentación y reducir el desperdicio de estos productos, avanzando hacia un consumo más sostenible y responsable.

En este pastel de patata, jamón york y queso te proponemos una combinación de sabores clásica, que gustará a toda la familia. Si te gusta variar, el bacon o la panceta también son una buena alternativa para esta receta, aunque debemos tener en cuenta que su aporte calórico es considerablemente mayor al del jamón york. Si quieres mantener las grasas bajo control, este pastel también queda delicioso con jamón de pavo.

Para preparar este pastel de patata, jamón york y queso comenzaremos por el puré de patatas, que servirá como base en la que integrar el resto de ingredientes. En algunos pasteles de patata es suficiente con mezclar y gratinar en el horno pero, en este caso, añadimos también huevos y levadura y batimos la mezcla, para incorporar aire a la masa. De esta forma, conseguiremos que nuestro pastel se infle durante la cocción y adquiera una textura más esponjosa, similar a la de un bizcocho.

En cuanto al horneado, recuerda utilizar siempre un recipiente apto para horno, como los moldes de aluminio, acero inoxidable o silicona. Las fuentes y bandejas de cerámica, barro, gres o vidrio también resultan muy adecuadas para este electrodoméstico.

Una vez hayas dominado la receta de este pastel de patata, jamón york y queso, siéntete libre de experimentar y personalizarla según tus gustos. Puedes usar casi cualquier ingrediente que imagines: carne picada, pollo hervido, verduras, pescado... Si te gusta el queso, también tienes muchas opciones, desde variedades de sabor y aroma intensos, como el parmesano que hemos utilizado en esta receta, hasta quesos más suaves, como la mozzarella.

¿Te quedan sobras de cocido del fin de semana? ¡Pues nada de tirarlas a la basura! Aprovecha estos restos y conviértelos en un delicioso pastel salado.

Como ves, el pastel de patata es una receta increíblemente versátil, con la que cocinar puede ser una experiencia divertida, creativa y muy gratificante, sobre todo cuando llega la hora de disfrutar del resultado. ¡Anímate a preparar este pastel de patata, jamón york y queso y descubre al cocinero que llevas dentro!